Corrupción

Correa admite que pactó favorecer a empresas que financiaban al PP y que camufló trabajos con facturas falsas

Francisco Correa, es increpado por una persona a su llegada a la Audiencia Nacional este lunes.

Alicia Gutiérrez / Tono Calleja

A las once de la mañana de este jueves, el considerado jefe de la trama Gürtel, comenzó a declarar en el macrojuicio que se celebra en la Audiencia Nacional y lo hizo anunciando que va a reconocer los hechos que le atribuye la Fiscalía y por los que se arriesga a 125 años de prisión.

La primera confesión de relevancia hecha por Correa ha sido reconocer que participó en el mecanismo de financiación ilegal del PP: en 1996, ha relatado, habló con Luis Bárcenas, entonces gerente de la formación conservadora, y acordó con él "ayudar" a conseguir adjudicaciones públicas para empresarios que luego iban "a colaborar con el partido".

Más tarde, y en referencia a Valencia, ha reconocido que facturó a constructores trabajos que en realidad habían tenido por destinatario al PP. "Si nos decían que teníamos que facturar a un constructor pues facturábamos a un constructor", han sido sus palabras textuales. "Posiblemente en Valencia –había sido su preámbulo– hicimos cosas irregulares con la financiación del PP".

Correa ha remarcado que trabajaba "con todo el equipo de Aznar" y que era "íntimo amigo" de su yerno, Alejandro Agag, que le llamaba siempre que acudía a Marbella. Sobre su intensa relación de años con el PP, lo ha ilustrado así: "Me pasaba más tiempo en Génova que en mi despacho". 

Las palabras de Correa confirman lo que múltiples fuentes jurídicas que representan a distintos intereses creían a pies juntillas desde el arranque de la vista: que buscaría una rebaja de condena a cambio de confesiones

El acusado comenzó su declaración a las 11.00 anunciando que iba a reconocer los hechos que le atribuye la Fiscalía y admitiendo que "parte de los fondos" que obtenía sirvieron para financiar actos del PP en Pozuelo y Majadahonda.

Admite que ocultó en Suiza las comisiones que le pagaban los empresarios

Francisco Correa reconoció además que

ocultó en Suiza los pagos en forma de comisiones que le abonaban distintos empresarios a cambio de sus labores de intermediación. Para ello empleaba los servicios de otros de los acusados, Antonio Villaverde, al que entregaba el dinero en efectivo para que lo sacara de España. "¿Por la misma finalidad de opacidad?", le preguntó la fiscal Concepción Sabadell. "Efectivamente", admitió el cerebro de la trama.

Correa también explicó que no conserva recibos de aquellos pagos que percibía para facilitar a los constructores adjudicaciones públicas ligadas con los ayuntamientos que controlaba. "No escribí nada de las gestiones de empresarios privados para que fueran beneficiarios de obras", declaró.

El líder de la trama quitó además importancia a las actividades realizadas durante los años que se están juzgando (1999-2005). En esta línea, destacó que el juez de la Audiencia Nacional que comenzó a investigar esta causa, Baltasar Garzón, abrió diligencias por las "connotaciones políticas". Sin la existencia de ese componente, simplemente le hubiese "pegado un tirón de orejas": le hubiese puesto "una multa importante y nada más".

Las comisiones a López Viejo se pagaron a través de actos de la Comunidad de Madrid

Correa insiste en que las comisiones a López Viejo se pagaron a través de actos de la Comunidad de Madrid

Más sobre este tema
stats