PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los fiscales del 'procés' fuerzan una guerra por la amnistía que amenaza con partir en dos la cúpula fiscal

Educación

La cuantía media de las becas universitarias se reduce en 337 euros respecto a 2011

Las universidades españolas cuentan, este curso, con más becarios que los que había hace cuatro años... aunque reciben menos dinero. Y esa es la tendencia que se viene repitiendo en los últimos años según recogen las estadísticas oficiales consultadas por infoLibre. 

En los cuatro últimos cursos el número de becarios en la educación superior ha aumentado en un 6,9%. Ha pasado de 300.037 en el curso 2011-2012 a 320.788 en el actual. Este es el dato que suele repetir tanto el actual ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, como el anterior, José Ignacio Wert. Sin embargo, los datos oficiales recogen otras cifras menos positivas sobre la gestión de ambos responsables. 

Y es que este mismo período de tiempo la cuantía monetaria que reciben los estudiantes becados para comprar libros, material o pagarse el alojamiento en otra ciudad ha disminuido más de un 13%. Mientras en el curso 2011-2012 la cuantía media de la ayuda monetaria –sin incluir el precio de la matrícula– fue de 2.497 euros, para este curso es de 2.160. La diferencia es, por tanto, de 337 euros. La conclusión es clara: hay más beneficiarios, pero reciben menos dinero.

El Gobierno del PP dio en 2012 un vuelco radical al sistema de ayudas al estudio. En un polémico reglamento añadió criterios académicos, que suponen principalmente alcanzar una nota mínima de 5,5 para optar a la matrícula gratuita y obtener al menos un 6,5 en el expediente para optar a la ayuda general. E introdujo un baremo que incluye una parte de ayuda fija y otra variable que se otorga función del número de demandantes y del presupuesto.

La consecuencia es que este sistema permite que un mismo estudiante con una renta similar e idénticas notas pueda cobrar cantidades distintas de un curso al siguiente en función del presupuesto disponible. Las partidas anuales destinadas a las becas sufrieron un tijeretazo de treinta millones en 2012 y desde ahí han ido subiendo de forma progresiva hasta los 1.416,5 millones actuales. 

Subida de las tasas 

Este cambio en el sistema de reparto vino acompañado por un incremento sustancial y generalizado en las tasas precisamente en un contexto de pérdida de poder adquisitivo de las familias. El exministro Wert abanderó en 2012 un real decreto que dio a las autonomías la posibilidad de establecer la parte del coste educativo que asume directamente el estudiante en base a unas horquillas.

Desde entonces, en primera matrícula, el crédito se puede posicionar entre el 15 y el 25% del coste real que supone impartir un grado, variable que puede alcanzar hasta el 100% a partir de la cuarta matrícula. Asfixiadas por el déficit, algunas autonomías llevaron esta norma hasta el extremo. Aunque en los últimos cursos la mayoría de las autonomías han congelado los precios de las matrículas no los han devuelto a las cuantías previas al tasazo

Más sobre este tema
stats