La herencia del PP

El equipo de Ana Botella pagó cuatro millones a intermediarios inmobiliarios en la recta final de su mandato

Ana Botella en una imagen de 2014, cuando era alcaldesa de Madrid.

La Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) de Madrid, que en 2014 arrastraba una deuda superior a 200 millones, pagó cuatro millones de euros por “intermediación inmobiliaria” en la recta final del mandato de Ana Botella.

Con una plantilla de casi 300 empleados públicos, la EMVS articuló la fórmula de intermediación privada a través de dos contratos: uno de diciembre de 2012, el más suculento y polémico porque su supuesta y no demostrada vinculación a la compra de 18 promociones (1.860 viviendas públicas) por el fondo buitre Blackstone ha incrementado las sospechas sobre los pagos efectuados a su amparo. Y otro, de mayo de 2014.

La mayoría de los pagos de ambas adjudicaciones se efectuaron entre enero de 2014 y junio de 2015, cuando la alcaldesa Manuela Carmena y su equipo de Ahora Madrid tomaron el bastón de mando municipal tras cinco lustros de poder municipal del PP.

Por volumen de gasto, la parte del león se la llevó la primera de las dos licitaciones para intermediación privada. Mediante contratos firmados en diciembre de 2012, esa primera licitación reportó casi 2,4 millones a la UTE Ítaca Desarrollos Urbanos SL-Promociones y Desarrollos Creaziona SL, uno de cuyos principales representantes es un antiguo socio y directivo de Aguirre Newman, el gigante del sector madrileño que comanda un hermano de Esperanza Aguirre.

La adjudicación de diciembre de 2012 permitió asimismo ingresar otro millón de euros a la filial inmobiliaria española del grupo francés BNP. En total, cinco intermediarios se alzaron con la licitación convocada ese año, aunque solo cobrarían aquellos que lograsen poner en contacto a un comprador con el vendedor, es decir, la EMVS. Y finalmente cobraron exclusivamente los dos citados: Ítaca-Creaziona y BNP Paribas Real Estate Advisory Spain SA.

Pero no solo el porqué de la intermediación privada en sí ofrece incógnitas sino, sobre todo, el porqué de la mayor parte de dos tercios de los pagos efectuados.

Porque la UTE encabezada por Ítaca cobró los 2,4 millones del contrato de 2012 (2.392.775 euros en cifras exactas) tras emitir dos facturas según las cuales su misión había consistido en mediar en la venta de 1.860 viviendas públicas a dos filiales del fondo buitre Blackstone.

Desveladas hace un año por eldiario.es, las dos facturas emitidas por la UTE Ítaca-Creaziona se corresponden con el siguiente concepto: "Honorarios de asesoramiento e intermediación inmobiliaria en la venta de un portfolio de 18 promociones residenciales en rentabilidad propiedad de la EMVS a las entidades mercantiles Fideres Gestion de Vivienda SLU y Fidere Vivienda SLU (sociedades intrumentales de The Blackstone Group International Partners Llp) según contrato de intermediación inmobiliaria de fecha 12 de diciembre de 2012 para la venta de inmuebles propiedad de la EMVS y Carta de reconocimiento de cliente de 4 de abril de 2013".

Esa "carta de cliente" no aparece en el expediente. O, por lo menos, la EMVS no ha logrado encontrarla. Y el contrato suscrito por Ítaca-Creaziona, a cuyo contenido ha accedido infoLibre, no hace la menor referencia a las 18 promociones que terminaron en los activos de Blackstone por 128,5 millones, garajes y locales incluidos.

Pero los portavoces de BNP Paribas Real Estate Advisory Spain SA, que también fue adjudicataria de esa misma licitación, han asegurado este jueves a infoLibre que únicamente intermediaron en la venta de suelo residencial.

Y que ello fue así porque ese era el objeto del contrato del cual resultaron adjudicatarios al igual que la UTE Ítaca Desarrollos Urbanos SL-Promociones Creaziona y otros tres operadores del sector.

Las mismas fuentes del grupo BNP han indicado a este diario que nunca se amplió el objeto de su contrato con las 18 promociones de vivienda pública que finalmente fueron adquiridas por dos filiales del fondo Blackstone. Y confirman que el listado de activos del contrato solo incluía solares.

Las explicaciones de BNP agudizan las sospechas alimentadas por la Cámara de Cuentas de Madrid, que en un informe cuya versión final está todavía pendiente de publicación cuestiona incluso que la UTE encabezada por Ítaca Desarrollos hiciera otra cosa además de cobrar. "No queda otra constancia de la intermediación realizada que las facturas por dichas intervenciones", dice el anteproyecto de informe.

InfoLibre contactó este jueves con la sede de Ítaca pero no logró hablar con su administrador solidario Guillermo Barturen.

Arquitecto de larga trayectoria, es el perfil profesional que Ítaca-Creaziona entregó a la EMVS al concurrir a la licitación de 2012 el que desvela que Barturen fue socio y director de Aguirre Newman. Adicionalmente, y así lo acreditan las publicaciones oficiales, fue uno de los patronos fundacionales de la Fundación Aguirre Newman

Una llamada cursada ayer jueves a la sede principal de Aguirre Newman ofreció el siguiente resultado: tras preguntar por Guillermo Barturen, la recepcionista respondió “un momento”. Transcurrido un breve espacio de tiempo, la recepcionista recuperó la conexión para informar a quien llamaba de que el señor Barturen ya no trabaja allí.

El curriculum oficial del arquitecto refleja que dejó de trabajar para Aguirre Newman no hace un año ni dos sino exactamente 12. Junto con Patricia Sáinz Sanz y un tercer socio, Barturen fundó Ítaca Desarrollos Urbanos SL en 2004. Este diario facilitó a su secretaria en Ítaca un móvil de contacto y le explicó en detalle el porqué de la llamada. Barturen no la devolvió.

Para el contrato de 2014, otorgado en mayo de ese año, Ítaca Desarrollos Urbanos acudió con la empresa Cootar (Coordinación, Tecnología y Arquitectura SL) y obtuvo 61.710 euros tras mediar en la venta de un inmueble de valor histórico situado en pleno centro de Madrid: el icónico edificio ubicado en el número 20 de la Corredera Baja de San Pablo, que llegó a estar okupado por los impulsores del Patio Maravillas

En cuanto a BNP Paribas, su filial BNP Paribas Real Estate Advisory Spain SA  ingresó 426.484 euros por los asesoramientos prestados en ese segundo contrato de 2014. Su web indica que, en ese caso, la intermediación consistió en vender tres suelos en la zona de Arroyo del Fresno, en el norte de Madrid

Además de Ítaca-Cootar y BNP Paribas, el contrato de 2014 deparó ganancias a una tercera empresa: Domo Gestora de Viviendas SL, que ingresó 24.859 euros.

La Seguridad Social dedicará a pagar las pensiones 113 millones que espera obtener de la venta de edificios

La Seguridad Social dedicará a pagar las pensiones 113 millones que espera obtener de la venta de edificios

Más sobre este tema
stats