GESTIÓN PÚBLICA

La Seguridad Social dedicará a pagar las pensiones 113 millones que espera obtener de la venta de edificios

El inmueble de la calle de Balmes, en Barcelona, vendido por la Seguridad Social.

La Seguridad Social ha ingresado casi 87 millones de euros desde 2013 vendiendo 11 edificios singulares de su propiedad. Son la parte más apetitosa de los 107 inmuebles de todo tipo, desde fincas rústicas hasta locales comerciales, que el organismo público ha sacado a subasta como parte del Programa para la Puesta en Valor de Activos Inmobiliarios del Estado. En estos momentos, la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) tramita la venta de otros tres grandes edificios, dos en Madrid y uno en Bilbao, por importe de 25,73 millones de euros. Cuando se formalicen las operaciones, la TGSS habrá percibido un total de 112,67 millones de euros, que destina a “financiar prestaciones y servicios” de la Seguridad Social, incluido el pago de pensiones.

La Seguridad Social no ha querido precisar a infoLibre el importe total ingresado por los 56 inmuebles que ha enajenado desde 2013. Los 51 restantes también salieron a subasta pública, pero ésta quedó desierta y no fueron adjudicados. El real decreto que regula el patrimonio de la Seguridad Social establece que, si una subasta queda desierta, el edificio puede adjudicarse directamente, previa autorización del Consejo de Ministros, antes de que transcurra un año. Y deberá hacerse con el mismo precio con que salió a subasta. La Seguridad Social tampoco ha aclarado a este periódico si ése ha sido el destino de los 51 inmuebles cuya subasta resultó fallida.

Aunque sí fue el caso de uno de los edificios cuya venta está tramitando ahora la TGSS, situado en la calle de Cartagena de Madrid. Su subasta quedó desierta el 14 de junio del año pasado, con un precio de salida de 6,16 millones de euros. Consta de tres sótanos y siete plantas incluida la baja. También saldrá a subasta, el 30 de marzo, un inmueble de seis pisos ubicado en el número 14 del Paseo de la Castellana, cuyo precio de partida será de 17,48 millones de euros. Finalmente, está prevista la venta de otro edificio en la calle de Juan de Ajuriaguerra de Bilbao, detrás del Guggenheim, por un mínimo de 2,08 millones de euros.

Por adjudicación directa fueron igualmente cedidos un inmueble en Barcelona, en el Paseo de Joan de Borbó, con un precio de 3,66 millones de euros, y otro en Rúa do Reloxo de Pontevedra, que se valoró en 165.000 euros. En estos dos casos no medió subasta porque se los quedaron administraciones públicas: el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca de Vigo. Lo mismo ocurrió con otro edificio, situado en la calle Podavines de San Sebastián. En principio, la Seguridad Social se lo ofreció al Ayuntamiento de San Sebastián, que terminó rechazándolo por su elevado precio. La única empresa que pujó por el inmueble fue una guipuzcoana, Etxa, que se lo quedó por 9,95 millones de euros.

Pisos de  lujo

Buena parte de estos inmuebles, muchos de ellos situados en los barrios más caros de sus ciudades, han sido comprados para convertirlos en viviendas de lujo. Es el caso del edificio de San Sebastián, ubicado en el barrio de Amara: 9.534 metros cuadrados distribuidos en tres plantas de sótano y cuatro alturas. Etxa los transformará en 80 viviendas de dos y tres habitaciones, con terrazas de hasta 64 metros cuadrados. Costarán entre 300.000 y 400.000 euros, según publicó Diario Vasco.

La Seguridad Social vendió el año pasado dos inmuebles en la zona alta de Barcelona, en la calle de Balmes. El primero, en el número 433, salió a subasta con un precio de 6,32 millones de euros y fue vendido por ocho millones al grupo inmobiliario Alting. El segundo, en el número 443, partió de 4,99 millones y se lo llevó Alta Premium Connect por 7,4 millones de euros. Alting, un grupo inmobiliario de propiedad familiar que factura 50 millones de euros al año, se gastará ahora cinco millones de euros en convertir los seis pisos del inmueble en 15 viviendas de lujo, con jardín y piscina, publicó Expansión.

Según publicita Alting, pondrá a la venta o en alquiler pisos de entre 150 y 170 metros cuadrados, además de un ático de 190 metros cuadrados con una terraza privada de otros 170 metros cuadrados que incluye piscina.

También se convertirán en pisos de alto nivel los que Domo Gestora, a través de su cooperativa Valnova, adquirió en 2014 a la Seguridad Social por 7,56 millones de euros en la calle de Bretón de los Herreros de Madrid. El precio de salida fue de 5,72 millones. Seis plantas y un ático albergarán pisos de uno a tres dormitorios, de hasta 135 metros cuadrados, con piscina, pista de pádel y jardín interior. Los precios, de entre 220.000 y 570.000 euros sin IVA, según puede comprobarse en su página web.

El edificio saltó a las primeras páginas de los periódicos cuando fue ocupado por el grupo neonazi Hogar Social Ramiro LedesmaHogar Social Ramiro Ledesma en diciembre de 2014. Fueron desalojados por la Policía cinco meses después.

Un fondo buitre, un 'pelotazo', Inditex

Pero la joya de la corona de las ventas fue el inmueble de la calle de Fuencarral de Madrid que la TGSS vendió por 21 millones de euros en septiembre de 2015. Lo adquirió Inversiones Lombok, cuyo único socio es Gore Spain Holdings, una socimi (Sociedad Anónima Cotizada de Inversión Inmobiliaria) que empezó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) el pasado mes de enero. Valorada en 144 millones de euros, Gore Spain es la dominante de un grupo que integra 18 filiales participadas al 100% y posee 20 activos. Su accionista único es el fondo buitre GreenOak Spain Investment.

La socimi ha puesto en manos del grupo Aguirre Newman la venta de los pisos de superlujo que espera entregar en el último trimestre de 2018. Serán 38 viviendas de hasta cuatro dormitorios y 145 metros cuadrados. También ofrecen dúplex, un tríplex con terraza y un loft. El bloque tendrá piscina, solarium y jardines. Desde 327.000 euros los estudios de 55 metros cuadrados. Según puede comprobarse en su página web, ya tienen reservados siete pisos.

La historia del inmueble de la calle de Colón, en Valencia, tiene un final diferente. Lo compró en julio de 2015 Riera y Nat, una sociedad del expresidente de la Asociación de Promotores Turísticos de Dénia Enrique Pla, por 14,2 millones de euros: el precio casi duplicó el de salida, 7,95 millones. El edificio tiene ocho plantas y un par de locales. Esos bajos y las dos primeras plantas fueron vendidos sólo un año después por 20 millones de euros, según publicó el periódico Levante. En ellos se ha instalado Inditex, que los ha convertido en su mayor tienda de la marca Pull&Bear en Valencia.

El Gobierno infló en 50.000 millones el presupuesto de cotizaciones a la Seguridad Social desde 2012

El Gobierno infló en 50.000 millones el presupuesto de cotizaciones a la Seguridad Social desde 2012

Más sobre este tema
stats