LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

RIVAS VACIAMADRID

Un ERE polémico en el municipio emblema de Izquierda Unida

ERE polémico en el municipio emblema de Izquierda Unida

La firma Habyco, que gestiona la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) de Rivas Vaciamadrid, acaba de ejecutar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supone el despido de 15 trabajadores. El ERE se produce en el Ayuntamiento con mayor población que gobierna Izquierda Unida y que es el estandarte de la política municipal de la federación desde hace años.

Desde 2004, la gestión de la Empresa Municipal de la Vivienda se encuentra externalizada y en manos de Habyco, una empresa especializada en prestar servicios a administraciones y organismos públicos, así como en “colaboración público-privada en materia urbano-residencial”, según se publicita en su página web.

Su contrato sigue vigente hasta 2015 y puede prorrogarse otros dos años más. El primer teniente de alcalde de Rivas, Fausto Fernández, explica que se eligió a Habyco por su “modelo de gestión cooperativo, de la economía social”. Y defiende que la colaboración público-privada es válida “según a quién sirve”. “No es lo mismo que sirva a los intereses generales, como es este caso, que si se trata de poner en manos de la iniciativa privada áreas estratégicas de lo público”.

En la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas, asegura Fausto Fernández, los resultados han sido hasta ahora positivos, "con 3.000 viviendas protegidas construidas, 600 en alquiler y la generación de unas plusvalías de 90 millones de euros para el Ayuntamiento".

Sin embargo, el desplome del mercado inmobiliario ha pasado factura a Habyco, a la que no se le renovó en 2012 el contrato que mantenía con el Ayuntamiento de Coslada y que este año no ha podido ejecutar ni una sola vivienda en Rivas. “La empresa ha hecho un esfuerzo razonable”, destaca el concejal de Urbanismo, “y ha aguantado dos años; ahora está bajo mínimos y, como no factura, ha debido adaptar su plantilla a la realidad”. En parecidos términos se expresa José Miguel Calle, director general de Habyco, quien atribuye las malas cifras de la empresa a la crisis del sector inmobiliario español en su conjunto, más allá de la situación concreta de la vivienda en Rivas. En estos momentos el Ayuntamiento busca financiación para construir 230 viviendas, de un plan de 517, señala Fernández. Calle también desliga su suerte del Ayuntamiento gobernado por IU: “Rivas sólo representa el 15% o 20% de nuestra facturación”. También gestiona la EMV de Torrejón de Ardoz y asesora al Ayuntamiento de Loeches, todos en Madrid.

Polémica privatización

No opina lo mismo la sección sindical de CGT, uno de los sindicatos representados en el comité de empresa de Habyco –el otro es CCOO–. Pese a que ambos han firmado el ERE, CGT critica que el Ayuntamiento haya dejado un servicio público en manos de una empresa privada y califica de “ambigua” la posición mantenida por Fausto Fernández en una reunión que celebraron con él.

También el Partido Comunista de Madrid (PCM) denuncia la privatización de la EMV y ataca a “una parte de IU” por haber “asumido” la gestión privada de servicios públicos, “insignia de la derecha neoliberal”. Una resolución, aprobada por unanimidad el pasado sábado en la conferencia del PCM para el próximo congreso del PCE, pide la dimisión de los responsables municipales de Rivas y el regreso a la política de vivienda acordada por la coalición, que consideran “traicionada”. Importantes dirigentes del PCM consultados por este diario se desmarcan ahora de dicha resolución y aseguran que no tendrá mayor recorrido.

Sorpresas en la nómina de trabajadores

Además, el PCM revela que, durante la negociación del ERE, aparecieron por “sorpresa” en la nómina de Habyco cinco trabajadores que “no tenían ningún puesto asignado”, entre ellos una asesora con un sueldo bruto mensual superior a los 4.500 euros. Tanto Fausto Fernández como José María Calle lo desmienten. El director general de Habyco asegura que su empresa tiene cinco centros de trabajo y que no sólo se dedica al negocio inmobiliario. La trabajadora a la que se refiere el partido no trabaja para la EMV de Rivas ni se dedica a la gestión inmobiliaria, explica Calle, quien asegura que se encarga de asesorar a la empresa “en temas de internacionalización y sostenibilidad” y cobra “menos de la mitad” del sueldo antes citado. Su puesto, añade, se encuentra en las oficinas de Habyco en la Gran Vía de Madrid.

La Cámara de Cuentas destapa irregularidades en la Empresa de Vivienda de Rivas por 21 millones

La Cámara de Cuentas destapa irregularidades en la Empresa de Vivienda de Rivas por 21 millones de euros

Se da la circunstancia de que la asesora, patrona de la Fundación Equo, el laboratorio de ideas del partido ecologista, trabaja también para otra empresa que, a su vez, se encarga de gestionar el Parque Agroecológico del Soto del Grillo para el Ayuntamiento de Rivas.

Una portavoz de la sección sindical de CGT detalla que de la nómina de la empresa sólo hay una persona que les resultaba desconocida, la asesora, y asegura que pedirán explicaciones a Habyco. El comité negocia ahora una rebaja de salarios del 20% que la dirección quiere aplicar a la plantilla superviviente del ERE, 42 trabajadores. El sindicato se queja igualmente por la selección de los empleados que han sido despedidos. “Han sido 11 mujeres y sólo cuatro hombres, sólo dos eran jefas, el resto, administrativos y auxiliares administrativos; han despedido a los más baratos y han salvado a los jefes”, protesta. La empresa lo niega y cifra en cuatro los jefes afectados.

En lo que sí están de acuerdo todas las fuentes consultadas es en adivinar una batalla política interna en Izquierda Unida de Rivas detrás de la polémica sobre el ERE.

Más sobre este tema
stats