Migración

España devuelve a Marruecos a 2.700 de las más de 6.000 personas llegadas a Ceuta

infoLibre

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha cifrado en "poco más" de 6.000 el número de personas que ha accedido irregularmente a la ciudad autónoma de Ceuta desde este lunes bordeando los espigones marítimos del Tarajal y Benzú. Según ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, unas 2.700 personas ya habrían sido devueltas a Marruecos y el Gobierno ha enviado un refuerzo de 200 efectivos, sumando 150 agentes de la Policía Nacional y 50 de la Guardia Civil. El ministro ha reconocido además que es "pronto para poder fijar el número de menores" que habrían cruzado a Ceuta, pero ha reconocido que la "cantidad aproximada" está en torno a los 1.500. Este martes por la mañana la ciudad amaneció con miles de ciudadanos deambulando por las calles de Ceuta.

El titular de Interior ha explicado que el Ejecutivo continuará aplicando la ley para proteger a los menores y procederá con la devolución del resto de migrantes que han "entrado de manera ilegal". Asimismo, Marlaska ha reconocido que todavía hay "personas con voluntad" de entrar en la ciudad autónoma. Marlaska viajará a Ceuta tras dar detalles de la crisis migratoria en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, según han informado fuentes de este departamento ministerial.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cancelado este martes el viaje previsto a París y ha "fijado como prioridad devolver la normalidad a Ceuta". Según ha anunciado en una declaración institucional tras el Consejo de Ministros, viajará este mismo martes por la tarde a Ceuta y Melilla "para mostrar la determinación" con la que está actuando el Gobierno de España. "Mi prioridad es devolver la normalidad a Ceuta. Sus ciudadanos y ciudadanas deben saber que cuentan con el apoyo absoluto del Gobierno de España y la máxima firmeza para velar por su seguridad y defender su integridad como parte del país ante cualquier desafío", ha dicho en su cuenta de Twitter.

El líder del Ejecutivo ha calificado de "grave crisis para España y Europa" la situación de Ceuta, ciudad a la que han llegado más de 6.000 personas procedentes de Marruecos. "Vamos a restablecer el orden y nuestras fronteras con la máxima celeridad", ha asegurado. Ha especificado, además, que esta mañana ha hablado con el rey Felipe VI, con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y con el líder del PP, Pablo Casado.

Habilitado el estadio José Benoliel y dipuestos 8.000 kilos de comida

La Delegación del Gobierno y el Ejecutivo local acordaron durante la noche habilitar el estadio José Benoliel para albergar a los adultos que se encuentran en la calle, mientras que a los menores de edad se les está dando cabida en naves de los polígonos comerciales del Tarajal y en módulos prefabricados en la zona de Piniers.

Cruz Roja ha activado este martes su convenio de colaboración con Carrefour para disponer de inmediato de 8.000 kilogramos de alimentos de primera necesidad con los que atender a los recién llegados.

La Delegación del Gobierno ha pedido "tranquilidad" a la población y ha garantizado que desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez "se están realizando todas las acciones necesarias para revertir la actual situación y volver cuanto antes a la normalidad".

Por su parte, el presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha lamentado los alrededor de 180 incidentes, ninguno grave, que se produjeron a lo largo de la madrugada y ha avanzado que este miércoles se suspenderá la campaña de vacunación porque, según ha dicho, el ambiente en Ceuta es de "estado de excepción". Así se ha expresado el mandatario autonómico conservador en declaraciones en Onda Cero, recogidas por Europa Press, donde ha asegurado que, ante la situación, la gente está "con miedo y asustada" encerrada en sus casas y muchos niños no han ido este martes al colegio. El mandatario autonómico ha señalado que sería una "equivocación" tratar esto como un problema migratorio. "Esto excede de ese aspecto", ha subrayado Vivas, quien cree que los ciudadanos de la ciudad autónoma interpretan esta "invasión" como que el Ejecutivo marroquí está intentando calibrar la determinación de España para garantizar la soberanía en las ciudades autónomas.

Bruselas también se ha pronunciado. La comisaria de Interior, la socialista sueca Ylva Johansson, ha avisado este martes a Marruecos de que su frontera con Ceuta es también "frontera con la Unión Europea" y ha instado a Rabat a cumplir con sus compromisos de control del paso de migrantes irregulares y frenar la llegada "sin precedentes" que se está registrando desde el lunes en la ciudad autónoma. "La frontera española es frontera europea, la UE quiere construir la relación con Marruecos en base a la confianza y compromisos compartidos, la inmigración es un elemento clave a este respecto", ha afirmado la comisaria durante una intervención en el pleno del Parlamento europeo. Johansson ha informado además de que está en contacto con las autoridades españolas para conocer la evolución de la situación, que sigue "con mucha atención" junto al Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, y el comisario de Vecindad, Olivér Várhelyi.

El Gobierno moviliza al Ejército

El Gobierno español decidió este lunes movilizar al Ejército, concretamente a las unidades de La Legión y Regulares, para reforzar a las fuerzas de seguridad en el control de la ciudad. Los soldados se van a encargar, de la mano de la Policía Local, la Nacional y la Guardia Civil, de "agrupar a los inmigrantes desperdigados" y de prestar todo el "apoyo logístico" que ha reclamado la Delegación del Gobierno.

La Administración General del Estado y la Ciudad Autónoma mantuvieron una reunión telemática a última hora de la tarde del lunes para coordinar el dispositivo de acogida, que se pretende centralizar en las naves comerciales anexas a la frontera, vacías en su mayoría desde el cierre del paso a mediados de marzo del año pasado. Un varón adulto marroquí falleció a media tarde de este lunes.

"No es fruto de un desencuentro" con España

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, en una entrevista concedida este lunes por la noche a la Cadena Ser, señaló que desde Marruecos aseguran al Gobierno español que la llegada masiva de marroquíes a Ceuta "no es fruto de un desencuentro" con España. "No puedo hablar por Marruecos. En todo caso, puedo decirle que nos han asegurado hace unas horas es que esto no es fruto del desencuentro", dijo. 

En este contexto, González Laya señaló que la llegada de migrantes "no es una cuestión nueva para España" e incidió en que se va a gestionar "manteniendo los canales operativos en vigor con los países de origen y asegurando la seguridad de nuestras fronteras". Según aclaró, "habrá refuerzos" y se devolverá a sus lugares de origen a aquellas personas que han entrado "de manera ilegal, de acuerdo con los protocolos que están en vigor".

En este mismo sentido, Marlaska ha evitado este martes relacionar la situación con cualquier represalia del lado marroquí ante la acogida en España del líder del Frente Polisario. Preguntado si es cierto que hubo discrepancias dentro de los ministerios del Gobierno de Pedro Sánchez por las consecuencias de acoger a Gali para ser atendido en un hospital de La Rioja, Marlaska ha dicho que "el Gobierno actúa siempre de conjunto". "Estamos enfrentando ahora una situación extraordinaria y todo el Gobierno estamos trabajando conjuntamente", ha contestado.

Entran en Melilla 86 subsaharianos

Un total de 86 de migrantes de origen subsahariano —85 hombres y una mujer— han entrado este martes en Melilla bordeando el dique sur de la costa más próxima que separa la ciudad española de Marruecos. Según ha informado a Europa Press un portavoz de la Delegación del Gobierno, el paso se ha producido sobre las 04.45.

Al respecto, ha detallado que más de 300 subsaharianos han intentado acceder, "pero gracias al dispositivo anti intrusión desplegado por la Guardia Civil, en el que también ha participado la Policía Nacional, y a la colaboración activa de las fuerzas de seguridad de Marruecos se ha conseguido evitar el acceso de más de 200 de ellos".

Los migrantes "han accedido por la zona de las rocas, a la carrera, bordeando el Dique Sur, logrando entrar a la ciudad 85 hombres y una mujer, que ha necesitado asistencia de Cruz Roja". El portavoz gubernamental ha denunciado que "los migrantes han mantenido una actitud agresiva y han lanzado piedras contra los agentes de las FyCSE, de hecho, tres agentes de la Guardia Civil han requerido asistencia sanitaria por contusiones leves". Los propios migrantes se han dirigido a la carrera al CETI mientras eran acompañados por varias dotaciones policiales en su recorrido.

90 millones de euros en tres años destinados a Marruecos para controlar la inmigración

90 millones de euros en tres años destinados a Marruecos para controlar la inmigración

Más sobre este tema
stats