LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

23J 7 ELECCIONES GENERALES

Un mes para el 23J: Feijóo mantiene el enredo sobre los debates como cuando llegó a la Xunta sin ir a ninguno

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo durante un debate en el Senado.

Un mes para las elecciones generales. Y España no sabe todavía si verá un debate electoral, con quién, cómo y cuándo. El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, sigue poniendo condiciones y excusas para no aceptar los distintos modelos ofertados por los medios de comunicación y dilata los tiempos evitando la intención inicial del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de haber hecho seis cara a cara entre los dos antes de ir a las urnas.

El tiempo sigue corriendo y no habrá acuerdo, de llegarse, hasta al menos la semana que viene. El Partido Popular señaló este jueves, a través de su portavoz de campaña, Borja Sémper que ha emplazado a una reunión al equipo del PSOE el próximo lunes para negociar las condiciones de los debates, que no están regulados por ley.

El Partido Popular lleva esquivando este tema desde el anuncio de la convocatoria anticipada de las elecciones y la propuesta de Sánchez de aceptar todos los debates solicitados por los medios (tanto para los cara a cara entre el presidente y Feijóo como para participar en otros a cuatro con Yolanda Díaz y Santiago Abascal). 

Pero el Partido Popular ha planteado su propio esquema de debates, sin tener en cuenta las peticiones de los medios de comunicación. La idea que lanzan es celebrar uno con Sánchez y Díaz, con la excusa de que han gobernado en coalición. No incluyen en este formato la presencia de Santiago Abascal (Vox), una imagen que quiere evitar el presidente de los populares, que se encuentra incómodo en estos momentos por las negociaciones con la ultraderecha para formar gobiernos autonómicos. Además, los populares se abren a participar en otro con PSOE, Sumar y Vox siempre que estén presentes también ERC, el PNV y EH Bildu. Su excusa: por el “protagonismo” que esas formaciones han tenido durante esta legislatura.

Las cartas de Ferraz a los medios

En el PSOE, según fuentes del propio partido, creen que Feijóo quiere evitar los cara a cara con Sánchez porque se ve perdedor en este tipo de debates después de las experiencias durante este periodo de sesiones en el Senado. En cambio, Sánchez se ve fuerte y considera que se deben contrastar los dos modelos con argumentos y propuestas. Esto va, repite siempre el presidente, de la disyuntiva “Sánchez o Feijóo”.

Fuentes de Ferraz resaltan: “Son los grupos de comunicación los que organizan los debates. Hemos aceptado todos y estamos esperando que los grupos nos citen para concretar los detalles”. “El Partido Popular debería comenzar por contestar a estas invitaciones que tiene sobe la mesa para debatir. El PSOE, y su candidato a la Presidencia del Gobierno, no tienen ningún problema en debatir. Por ello, hemos confirmado con claridad nuestra asistencia. Las maniobras para embarrar esta cuestión por parte del PP no ocultan que los socialistas aceptan todos los debates. A esta hora es el PP el que no aceptado ninguno”, indican desde la sala de máquinas del PSOE.

Los socialistas remitieron misivas este jueves destinadas a José Crehueras (Atresmedia), Elena Sánchez (RTVE), Borja Prado (Mediaset) y Joseph Oughourlian (Prisa) confirmando la asistencia de Pedro Sánchez a los debates ofrecidos, bajo la firma del secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, hombre de confianza del líder de los socialistas y encargado de negociar además con los conservadores estos formatos,

Estrategia del pasado

Las excusas y el enredo con los debates no son algo nuevo para Alberto Núñez Feijóo, que desplegó esta estrategia ya en el pasado. De hecho, cuando era candidato a la Xunta en 2009, y no gobernaba, también protagonizó una cadena de excusas y condiciones para celebrar un debate, teniendo que cancelar a última hora TVG el espacio que estaba previsto para enfrentar al líder del PP con Anxo Quintana (BNG) y Emilio Pérez Touriño, el socialista que dirigía entonces el Gobierno gallego.

Feijóo, que ahora está asesorado por Esteban González Pons, Miguel Tellado y Luis de la Matta en este tema, ahonda en lo que hizo en aquella cita electoral, en la que era el candidato principal de la oposición y no quiso correr riesgos. La compañía de la radiotelevisión pública gallega tuvo que suspender el debate entre los tres por la negativa del candidato popular, que puso como condición que hubiera un debate entre los tres candidatos además de otros tres cara a cara entre los tres aspirantes a la Presidencia de la Xunta. Desde la dirección de la TVG no consideraban posible adaptar el plan de cobertura electoral a las exigencias de Feijóo. La corporación pública señaló entonces: "El señor Núñez Feijóo no ha atendido a los diferentes requerimientos hechos por la CRTVG para que confirmase, de manera indudable, su participación en el referido debate".

Las exigencias y formatos por parte de Feijóo han ido variando respecto a las distintas citas electorales. En 2012, cuando aspiró a la reelección en Galicia, se enfrentó por separado con Pachi Vázquez (PSOE) y Francisco Jorquera (BNG). En 2016 accedió a un formato que consideraba que le presentaba como el aspirante de la estabilidad y se sentó junto a representantes del PSOE, En Marea, BNG y Ciudadanos. Un estilo parecido al de 2020, donde hubo más aspirantes en el plató: Gonzalo Caballero (PSdeG), Ana Pontón (BNG), Antón Gómez-Reino (Galicia en Común), Pancho Casal (Marea Galeguista), Beatriz Pino (Ciudadanos ) y Ricardo Morado (Vox).

Entre las condiciones que ahora pone Feijóo para estas elecciones generales está un debate con Sánchez y Díaz, pero con una vuelta de tuerca, según dijo este jueves Borja Sémper, que puede ser a dos si el presidente socialista “quiere dejar fuera” a la vicepresidenta segunda. Los populares sigue insistiendo en la celebración de un segundo debate con el resto de partidos nacionales incorporados a la gobernabilidad de España por Sánchez con grupo parlamentario propio, como Bildu o ERC. “Este debate reflejaría mejor la legislatura que Sánchez plantea”, afirmó el portavoz de la campaña.

González Pons y Cerdán se han mandado mensajes durante las últimas horas. Según fuentes conocedoras de la negociación, el número tres del PSOE le trasladó al popular que “sinceramente” su propuesta “queda muy lejos de la voluntad sincera de realizar debates”. “Reunirnos para marear la perdiz, como pretendéis, no es nuestro estilo”, le escribió. Fuentes socialistas agregan: “Nosotros vamos a ir a todas las reuniones con los medios de comunicación que convocan los debates, en las que suponemos estará el PP, o no”.

Más sobre este tema
stats