LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma laboral logra reducir la temporalidad sin dañar el empleo en el año de la guerra y la inflación

Libertad de expresión

La feminista Blanca Cañedo gana en el Supremo al colectivo ultracatólico Abogados Cristianos: "Mi activismo no va a parar"

La feminista Blanca Cañedo.

La feminista Blanca Cañedo contesta al teléfono con tono de victoria. "Por fin se termina", se apresura a decir. El Tribunal Supremo acaba de fallar a su favor, después de que la organización ultracatólica Abogados Cristianos la demandara por un supuesto delito contra su honor. La activista había declarado hace dos años, en una entrevista publicada por La Voz de Asturias, que "todavía hay que luchar contra los Abogados Cristianos, que reciben una muy buena subvención por cada caso que abren". El Supremo encaja sus declaraciones dentro de la libertad de expresión.

"La libertad de expresión permite critirar las ideas contrarias de las que se discrepa, sin que las calificaciones negativas que se hagan de las mismas comporten un ataque al honor de las personas que las sostienen cuando se producen en un contexto de confrontación", dicta la sentencia. Los jueces consideran además que "en el conjunto de la entrevista prevalece el elemento valorativo, la expresión de pensamientos, ideas y opiniones". De hecho, razona, "la falta de exactitud de una frase", aquella relativa a las subvenciones, "no es suficiente para considerar que se ha producido una vulneración de su honor, máxime cuando se trata del honor de una persona jurídica, pues no se advierte una crítica que descalifique profesional ni personalmente" a la organización ultra ni a sus asociados.

Abogados Cristianos, que pedía una indemnización de 6.000 euros, ganó la primera batalla judicial en el Juzgado de Primera Instancia número 14 de Valladolid. El caso llegó más tarde a la Audiencia Provincial, que revocaba el fallo. La acociación ultracatólica recurrió al Alto Tribunal y este acaba de dar la razón a la activista feminista. Cañedo cree que el dictamen es "muy educativo" porque explica "la militancia" de ambas partes respecto al aborto, un asunto que ha sido ampliamente "debatido en la calle y en los medios, pero que no debe estar en sede judicial".

Cañedo encaja la batalla en los tribunales como parte de la estrategia de Abogados Cristianos, "llevar los debates no al parlamento o a la calle, sino a los tribunales". Lo que considera "un abuso de la justicia". "Lo importante es que se acaba, pero hay que recordar el acoso que siguen sufriendo las mujeres ante las clínicas", remacha la activista.

La feminista reconoce lo agotador del proceso judicial, pero no pierde fuelle. "Mi activismo no va a parar, siempre hay algo por lo que pelear y con quien pelear", subraya y destaca que "haciendo las cosas correctamente y sin aspavientos" se van consiguiendo metas. La sentencia que le da la razón sirve también de impulso a la hora de confiar en un cambio crítico de la justicia: "Queremos cambiar las cosas y sólo creyendo en la justicia la podemos mejorar. El mundo cambia, la sociedad cambia y los derechos se pelean, pero eso no significa que estemos alejados del poder judicial". Al contrario, argumenta, el movimiento feminista tiene "todo el derecho a estar en el terreno de juego".

"No vamos a renunciar a la calle": el feminismo busca mantener la tensión social y recuperar la agenda este 8M

"No vamos a renunciar a la calle": el feminismo busca mantener la tensión social y recuperar la agenda este 8M

Más sobre este tema
stats