LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

ELECCIONES MUNICIPALES

Las izquierdas ven posible ganar a un "desgastado" Almeida: "Lo tenemos que hacer todos bien"

José Luis Martínez-Almeida, en una imagen de archivo.

Almeida está débil, desgastado”. Esta reflexión sale de la sede socialista de la madrileña calle de Ferraz. El alcalde de Madrid no parece imbatible como Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de cara a las próximas elecciones locales del 28 de mayo. El consistorio de la capital es la gran joya y las izquierdas (PSOE, Más Madrid y Podemos) creen que no es una utopía arrebatarle el bastón de mando al conservador.

La radiografía que hacen en el PSOE, según fuentes del partido, es que Almeida está en retroceso y no es el mismo que empezó la legislatura. En un primer momento el alcalde tuvo mucho tirón entre toda la ciudadanía, durante la época más dura de la pandemia, calando con un discurso más transversal. Llegó a promover unos Pactos de la Villa que englobaron a todos los representantes en el Palacio de Cibeles. Pero la varita de Pablo Casado le tocó para nombrarlo portavoz del Partido Popular. Y ahí todo cambió. Su imagen se transformó radicalmente. 

Este desgaste de la imagen lleva a los tres partidos de la izquierda a considerarlo un candidato mucho más flojo el año que viene. Y lo que dicen las formaciones progresistas es que se le puede ganar, pero que hay que cuidar mucho esta batalla y no cometer errores. Lo resume un alto cargo de Ferraz: “Lo tenemos que hacer todos bien”.

Y ese bien empieza por la elección del aspirante del PSOE. Las otras dos fuerzas ya tienen en la pista de salida a sus figuras: Rita Maestre (Más Madrid) y Roberto Sotomayor (Podemos). Los socialistas siguen guardando con celo el nombre del número uno de su papeleta, entre constantes rumores que van de ministros, personajes de la cultura y hasta presentadores televisivos. La idea, según comentan fuentes de la dirección federal y regional, es que se haga público unos días antes de que acabe el plazo para presentar candidaturas a las primarias (21-22 noviembre). El plan es que ese aspirante concite el mayor apoyo posible y que no haya alternativas. La presentación de avales será entre el 23 y 29 de este mismo mes y la campaña durará entre el 1 y el 10 de diciembre. La primera vuelta es el 11 de diciembre, fecha en la que prevén la proclamación. Si hay que ir a una segunda vuelta, sería el 18 de diciembre.

La incógnita del "buen candidato o candidata" del PSOE

En el PSOE no despejan la duda pero se sigue manteniendo que será un candidato o candidata potente. Además, Pedro Sánchez se volcará en esta batalla con actos con el o la aspirante. Madrid es una plaza muy importante no sólo para el 28-M, sino para las próximas generales. El presidente necesita reactivar al electorado progresista después de unos años de dominio del Partido Popular con el efecto Ayuso, para intentar volver a ser primera fuerza en la comunidad como en las generales del 10 de noviembre de 2019.

Los socialistas subrayan que el Ayuntamiento está “muy a tiro”. El candidato lo saben “tres personas”: Pedro Sánchez, Juan Lobato (secretario general del PSOE de Madrid) y el propio o la propia aspirante. Así lo comentan fuentes socialistas, que sólo dejan caer algunas pistas como que es una persona “que se va a quedar en el ayuntamiento por primera vez en treinta años” y que no será un perfil como el de Pepu Hernández, sino el de alguien que “conoce las agrupaciones” y a quien se reconoce como “uno de los suyos”. “Tiene la edad para estar peleando en el consistorio diez años”, señalan asimismo. Además, su elección no va a provocar una pelea orgánica: “Tiene bastón de mando”. Con todos esos datos, algunas fuentes que conocen bien el PSM ven retratado el perfil de la actual ministra de Industria, Reyes Maroto, que siempre ha figurado en las "quinielas" para la candidatura.

El PSOE se ve en ascenso respecto a las anteriores municipales, en las que quedaron en cuarta posición. “Podemos arrastrar mucho, es una cuestión de contagiar a la izquierda de que vamos a ganar, estamos a tope, no deprimidos”. Esperan además en la calle Ferraz que no haya otro “drama” como en las anteriores municipales cuando la fragmentación de la izquierda perjudicó al no entrar la candidatura de Carlos Sánchez Mato (Madrid en Pie).

Otro de los factores que creen que puede jugar a su favor es la caída de Ciudadanos. Todo apunta a que al PP le hará falta Vox para formar una coalición, por lo que surge la pregunta de qué hará el partido naranja. Las fuentes consultadas del PSOE explican: “Será un marrón para Inés Arrimadas. ¿Respaldará un gobierno del PP y Vox? Cuidado con los animales heridos que están a punto de morir. Son muy peligrosos. A lo mejor no les apoyan en un giro”.

Lo que tienen claro en el PSOE es que Martínez-Almeida “está muy tocado”, ya que se le ha caído esa “pátina de gestor” que tenía y ese aire de abogado del Estado con temas como el caso mascarillas.

En Más Madrid también creen que está muy reñida la batalla. Acaban de hacer pública una encuesta realizada por 40dB para ellos, que refleja que la izquierda (28) se quedaría a un escaño de la suma de las derechas de PP, Vox y Cs (29) en el Palacio de Cibeles. El PP sería la primera fuerza, con 22 asientos, mientras que Más Madrid bajaría al segundo puesto, con 17. Los socialistas subirían al tercer peldaño, con 11 ediles, y Vox lograría 4. El gran desplome sería para Cs, que sería quinto (con tres concejales).

Esto demuestra, según fuentes de Más Madrid, que las elecciones no van a ser un paseo triunfal como piensan las derechas. “Se veían como una primera vuelta de las elecciones generales para derribar a Sánchez, pero se está rompiendo el guion y la situación ahora es que se va a jugar todo por pocos votos”, subrayan desde el grupo municipal, para lanzar: “Se puede disputar. Más Madrid será la primera fuerza de la izquierda y puede tirar del bloque progresista”.

Los próximos días 11 y 12 se celebrará el plenario de esta organización y luego se abrirá el proceso de primarias, que acabará el 15 de diciembre. No saben si habrá candidatos alternativos, pero serán “testimoniales”, apuntan las fuentes. El camino está totalmente despejado para que Rita Maestre asuma el número uno. “Estamos en un momento dulce interno, estamos muy bien, creciendo organizativamente”, sostienen desde Más Madrid, una vez que se apartó Marta Higueras.

En Más Madrid defienden su estrategia así: “Estamos currando mucho y pateando la ciudad, llevamos una campaña permanente de dos años. Y guante blanco con las otras fuerzas progresistas. Queremos que les vaya bien, no confrontar. Vamos a ser muy colaborativos. Pero esto se va a decidir entre Almeida o Maestre. Contamos con que el PSOE mejore un poco, no puede empeorar el candidato respecto a Pepu o Carmona".

"La mayor amenaza: que no se hable de Madrid"

Para Más Madrid, la “mayor amenaza es que no se hable de Madrid” y que la dinámica sea de “pimpampum, Sánchez para arriba, Sánchez para abajo”. Por eso, lo importante es “bajar la pelota y que se hable de la ciudad”. Si el marco es municipal, apostillan, se lograrán “buenos resultados”. Porque, y a tenor de los datos de la encuesta, la gestión de Almeida “ha naufragado”. Hablar sobre eso es el “mejor terreno” para la izquierda: no hay proyecto de ciudad y la ciudad está sucia. “Eso se ve en los barrios”, comentan los de Maestre.

Podemos irá a las elecciones con Roberto Sotomayor como candidato. Y él mismo hace esta reflexión: “Hay una cosa que quiero dejar clara. Es posible ganar. Ya lo demostramos en 2015 y podemos reeditar la victoria en 2023”.

“Almeida se ha erosionado mucho en esta legislatura. Ha usado las instituciones para sus guerras internas en el PP. Tiene los barrios abandonados. Y todos recordamos el escándalo de las mascarillas”, explica sobre el actual alcalde. A lo que añade: “Es cierto que PSOE y Más Madrid podrían haber sido más contundentes en su labor de oposición. Por ejemplo, planteando una moción de censura ante el escándalo de las mascarillas y, desde luego, no mordiendo el anzuelo de los pactos de la villa, firmados junto al PP y la ultraderecha, con el único resultado de blanquear al alcalde”.

Enlaza Sotomayor: “Aun así, creo que hay un sentimiento compartido de que Almeida no ha estado a la altura de los retos que tiene Madrid”. “Esto, sumado a la tendencia a la baja de Ciudadanos y Vox, posibilita que si todas las fuerzas progresistas hacemos una buena campaña y logramos que no se quede un solo voto en casa, existan posibilidades reales de ganar Madrid”, subraya el exatleta.

Con un obsesión por parte del candidato morado: “Un llamamiento a todas las personas progresistas para que se movilicen, para que se ilusionen, porque recuperar las instituciones y acabar con el modelo de privatización y corrupción está mucho más cerca de lo que algunos nos quieren hacer creer”.

Más sobre este tema
stats