Podemos

Los militantes entregan todo el poder de Podemos a Pablo Iglesias

Los militantes entregan todo el poder de Podemos a Pablo Iglesias

Pablo Iglesias ya es el secretario general de Podemos y aglutinará todo el poder de la organización. Los militantes le han elegido como líder del partido con un abrumador 88,6% de los votos, y sus listas también han sido las más votadas para los otros dos órganos que se sometían a la decisión de los afiliados: el Consejo Ciudadano –el ente ejecutivo más potente del partido entre congresos– y la Comisión de Garantías Democráticas.

Los resultados se han dado a conocer este sábado en un abarrotado teatro Nuevo Apolo de Madrid, donde Luis Alegre, coordinador del Equipo Técnico que se ha encargado de organizar la llamada Asamblea Ciudadana Sí Se Puede –el congreso fundacional del partido, que acaba hoy–, ha presentado los resultados en un ambiente festivo que ha contado con la presencia, entre otros, de Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Joan Herrera, líder de ICV, Ada Colau, portavoz de Guanyem Barcelona, y José Antonio Pérez Tapias, que aspiró hace unos meses a la secretaría general del PSOE y que ha asegurado a los medios que “saluda” lo que está significando Podemos “en el panorama político español y también en la izquierda”.

En la votación para la elección de los líderes han participado 107.488 de los más de 250.000 afiliados con los que cuenta la formación. Y, aunque las listas para el Consejo Ciudadano y la Comisión de Garantías eran abiertas y se presentaron hasta 72 candidatos para ocupar la Secretaría General, no ha habido sorpresas. Las candidaturas de Iglesias han arrasado en los tres ámbitos y su poder interno será inmenso, especialmente tras haber retirado su candidatura para ocupar algunos asientos del máximo órgano entre congresos el sector crítico que más apoyos ha suscitado: el liderado por los eurodiputados Pablo Echenique y Teresa Rodríguez, cuya corriente –que en su día propuso un modelo de estructuras de carácter más asambleario que las planteadas por Iglesias– quedan fuera de los órganos decisorios de Podemos.

Así, el que hasta ahora era el líder del partido seguirá ocupando este puesto, pero ahora contará con la legitimidad que le da haber recibido más de 95.300 votos de los 107.000 emitidos y, además, tendrá el apoyo de un Consejo Ciudadano totalmente favorable en el que se sentará el resto del grupo promotor –Íñigo Errejón, Luis Alegre, Carolina Bescansa y Juan Carlos Monedero–, así como algunos de los colaboradores más cercanos de Iglesias, como la también eurodiputada Tania González y el ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo. De entre los 62 nombres recién elegidos para este órgano deberán salir los entre 10 y 15 componentes del llamado Consejo de Coordinación, la ejecutiva del partido que se encargará de diseñar en los próximos días Iglesias y que tendrá que ser sometida a la aprobación del Consejo Ciudadano, que esta tarde tendrá su reunión constitutiva.

Tsipras reivindica el 15-M

Tras la lectura de los resultados por parte de Alegre y de que los nuevos integrantes del Consejo Ciudadano subieran al escenario, ha llegado el turno de las intervenciones de Iglesias, Alexis Tsipras, líder del partido griego Syriza, y Marisa Matias, eurodiputada del Bloco de Esquerda portugués. La primera en intervenir fue precisamente Matias, que en castellano ha pedido "mantener alta la bandera de la dignidad" y ha reivindicado el trabajo del grupo de la Izquierda en el Parlamento Europeo. "Estamos hartos. No somos colonias de las grandes corporaciones, ni de una señora que se llama Merkel", ha denunciado la parlamentaria, que ha pedido que "si nos quitan la vida, quitémosles el poder" entre los aplausos del público.

Muy jaleada ha sido igualmente la intervención de Tsipras, que a través de una traductora ha querido hacer hincapié en la "lucha" de los "pueblos del sur" de Europa. "Ya está claro que juntos podemos", ha proclamado el líder de Syriza en un guiño a la formación de Iglesias. "Y vamos a volver a poner en primer plano a los pueblos de Europa y la justicia social; antes las personas que las ganancias de las multinacionales", ha dicho Tsipras, que ha reivindicado la importancia del 15-M para el ascenso de las fuerzas de izquierdas en el continente.

"Todo empezó aquí. Vosotros preguntábais en la Puerta del Sol '¿qué hora es? es la hora de que se vayan'. Pues es la hora de que se vayan Rajoy y [el presidente de Grecia, Antonis] Samarás. Es la hora de que venga el pueblo de mi país, y del vuestro, y de los pueblos del sur, con la esperanza de derrocar a los gobiernos de la corrupción", ha proclamado entre aplausos Tsipras, que ha denunciado a los que "nos acusan de tener una vida fácil, de ser vagos y de vivir por encima de nuestras posibilidades".

"¿Vamos a seguir atados a la austeridad, o vamos a reivindicar como Podemos un discurso de justicia?", se ha preguntado el líder de Syriza, que ha pedido "huir de dogmatismos" ya que, a su juicio "la rendición de mucha gente es el arma de la dominación actual". Y, entre las muchas referencias a Alemania en el discurso de Tsipras ha reverberado en todo el auditorio una, referente a la condonación parcial de la deuda alemana tras la Segunda Guerra Mundial: "Alemania no tiene derecho a negar a Europa lo que Europa, de manera tan generosa, le ofreció", ha remachado Tsipras.

El objetivo es la Moncloa

Pero el discurso más esperado era el de Iglesias, que nada más subir al escenario coreó junto al público "el pueblo unido jamás será vencido". La intervención, que ha durado una media hora, ha comenzado con el agradecimiento del nuevo secretario general a todas las delegaciones internacionales de partidos de izquierda que han asistido al acto, entre los que se encontraban formaciones bolivianas, uruguayas, colombianas, nicaragüenses, francesas o suecas. También han sido invitados los embajadores argentino, boliviano y palestino –quien ha recibido una cálida ovación del público–, así como un representante del Frente Polisario y de diversos colectivos, como la marea blanca, Cáritas o el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha).

"Las verdaderas dificultades empiezan ahora, y cuando ganemos las elecciones en noviembre de 2015", ha comenzado su discurso Iglesias, que ha afirmado que "Podemos es el resultado del fracaso del régimen, de sus oligarcas y de sus partidos". "Pero el miedo lo tienen otros, como JP Morgan. No solo el miedo está cambiando de bando, la sonrisa también, así que cuando nos insulten, mientan y difamen, sonreid, porque vamos a ganar", ha asegurado el secretario general entre el fervor del auditorio.

La intervención ha girado en torno al proyecto político que plantea Podemos, y una buena parte se ha dedicado a la economía, donde para Iglesias "la cuestión no es reducir el gasto, sino aumentar los ingresos". "La corrupción no tiene que ver con manzanas podridas, tiene que ver con pagar impuestos y democratizar la economía", ha asegurado el líder del partido, que ha puesto como ejemplo en ese sentido a Dinamarca, el país con menor nivel de corrupción de Europa. "Corrupción es un régimen que permite que 20 personas tengan la misma riqueza que 14 millones", ha remachado.

Iglesias ha definido a Podemos como "una escoba para barrer la sociedad", y ha querido enfrentarse a los que, a su juicio, enarbolan contra el partido el discurso del "miedo". "Todos estamos juntos en esto. Los únicos que tienen que tener miedo son los que no pagan impuestos",  ha asegurado, para también referirse a la necesidad de "una fuerte intervención pública" en la economía a nivel español y europeo para elaborar "un plan integral que nos saque de la dependencia del ladrillo y el turismo".

Críticas a Juncker, el PP, CiU y también a ERC

Para eso, y para los créditos públicos que también ha propuesto, "hace falta dinero", ha admitido el nuevo secretario general. "Por eso hay que hacer una reforma fiscal para aumentar los ingresos, y para que paguen más los que más tienen" cuyo objetivo, según ha anunciado, es reducir la dependencia de los mercados internacionales. Iglesias, en este sentido, ha anunciado que, junto a Tsipras, está preparando una conferencia internacional sobre la deuda, y ha tenido palabras también para Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, en el centro de la polémica por los contratos que, mientras él era primer ministro, Luxemburgo firmó con grandes empresas para que tributasen incluso por debajo del 1%.

"Yo digo que Juncker es un ladrón, y que la crisis tiene nombres y apellidos", ha señalado tajantemente el nuevo secretario general de Podemos, que ha señalado que el partido es "europeísta", pero no partidario de una Europa "que algunos han convertido en una pesadilla oligárquica". "Junto a todos los pueblos europeos queremos recuperar una Europa para los ciudadanos, que recupere los valores de los que todos somos hijos: libertad, igualdad y fraternidad", ha dicho Iglesias.

¿Y sobre la cuestión territorial en España? El líder de Podemos se ha mostrado partidario del derecho a decidir y ha criticado que el PP hable de "legalidad" cuando ellos, ha añadido irónicamente, "la cumplen mucho", pero también ha tenido palabras para los partidos que sustentan el gobierno catalán. "PP y CiU son partidos de la casta que se retroalimentan", ha asegurado Iglesias, que no se ha quedado ahí, sino que ha hecho también una referencia directa a ERC –que sostiene el gobierno conservador de Artur Mas– al criticar los "brindis al sol" de la "esquerroconvergencia".

Dimite el concejal del PP que deseó en Facebook un tiro en la nuca a Pablo Iglesias

Más sobre este tema
stats