GOBIERNO

Moncloa aprieta el acelerador de las reformas económicas y aprueba este viernes la nueva ley de 'startups'

Nadia Calviño, en una imagen de archivo.

La maratón de Consejos de Ministros programada para el mes de diciembre empieza a traducirse en un aluvión de medidas aprobadas cada semana, muchas de ellas relacionadas con las reformas económicas comprometidas con Bruselas a cambio de los fondos europeos. Este viernes, por ejemplo, se dará luz verde a la conocida como ley de startups, un ambicioso paquete legislativo y de incentivos fiscales que aspira a “poner a España a la vanguardia” del desarrollo de pequeñas y medianas empresas emergentes y con una base eminentemente tecnológica.

El objetivo de la ley de startups, según la propia vicepresidenta económica, Nadia Calviño, es “atraer inversión y talento” del extranjero y conseguir que nuestro país se convierta en un referente para el “impulso y el crecimiento de estas empresas”, ofreciéndoles la ayuda necesaria para que puedan consolidarse como proyectos sólidos. Para ello, el texto incluye incentivos fiscales de mucho calado. El más importante es la reducción en el impuesto de sociedades y sobre la renta de no residentes de diez puntos: del tipo general del 25% se pasará al 15% en los cuatro primeros ejercicios desde que la base imponible sea positiva.

Pero hay más. También se eleva el importe de la exención de tributación de las opciones sobre acciones (stock options) de 12.000 a 50.000 euros anuales y se ampliará la base máxima de deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación de 60.000 a 100.000 euros anuales. Desde el punto de vista administrativo, el proyecto de Ley prevé agilizar los trámites burocráticos y contempla la gratuidad de aranceles respecto a notarios y registradores en la constitución de sociedades limitadas, la creación de la empresa por medios telemáticos y la no obligatoriedad de obtener el número de identificación de extranjeros para los inversores no residentes.

También este viernes se espera que el Consejo de Ministros dé luz verde a iniciativas del Ministerio de Transportes, como la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030, del departamento de Derechos Sociales, con subvenciones al tercer sector y ayudas a la vivienda de personas vulnerables en Ceuta y Melilla, y de Trabajo, con la implementación del Plan Nacional contra el trabajo forzoso.

En realidad, en la Moncloa explican que diciembre va a superar todos los récords de celebración de Consejos de Ministros extraordinarios por un overbooking legislativo que tiene mucho que ver con los compromisos de Bruselas. Esta misma semana, el Gobierno ya ha dado luz verde a ayudas económicas al sector turístico cifradas en 720 millones de euros, una inversión que refleja el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Hace solo una semana, el Consejo de Ministros también impulsó la comprometida Ley de Empleo, una de las medidas más potentes de la legislatura en materia laboral. La vicepresidenta Yolanda Díaz la presentó como una auténtica reconversión del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para dar paso a la Agencia Española de Empleo. Un nuevo organismo que contará con más recursos económicos y más autonomía para llevar a cabo las políticas activas de empleo y poder dar respuesta a los demandantes.

En la referencia de cada Consejo de Ministros de las últimas semanas lo habitual es ver un incremento progresivo de las medidas comprometidas con Bruselas por los fondos de recuperación y que deben ver la luz antes de final de año. Una de las más importantes, la reforma laboral, también se confía que pueda aprobarse en fecha, aunque en este caso se están apurando los plazos de una negociación en el marco del diálogo social que, según todas las partes implicadas, podría dar frutos en los próximos días.

Desde el Gobierno explican que la intención de Pedro Sánchez es “pisar el acelerador” de las reformas económicas que puedan impulsar una recuperación económica “vigorosa, sostenible y justa” que sea perceptible por los ciudadanos a corto plazo y que, de paso, dibuje un horizonte político mucho más amable para el Ejecutivo en la segunda mitad de la legislatura. “El compromiso del presidente al inicio del curso fue ese, que pondría toda la maquinaria del Gobierno al servicio de la recuperación económica. Hay mucho trabajo avanzado, pero la intención era acelerar porque, además, los fondos europeos dependen de ello”, explican fuentes gubernamentales. 

Bruselas aprueba el desembolso a España de los 10.000 millones del primer tramo del fondo de recuperación

Bruselas aprueba el desembolso a España de los 10.000 millones del primer tramo del fondo de recuperación

Más sobre este tema
stats