Elecciones 26-J

Mujeres cabezas de lista: sólo el PSOE aprueba en paridad

La legislatura con más mujeres en el Congreso: 2004-2008

Las listas cremallera y la creciente implicación de los partidos políticos en la lucha por la igualdad ha contribuido a una mayor visibilización de la mujer en política. La foto fija de los números uno por provincias de cara a las elecciones del 26 de junio, sin embargo, refleja cómo los hombres siguen dominando la primera línea del juego político.

Las cuatro grandes candidaturas que protagonizan la política nacional –PP, PSOE, Ciudadanos, Unidos Podemos y sus confluencias en Galicia, Cataluña y la Comunitat Valenciana– no logran alcanzar, en su mayoría, la paridad real. El balance deja una única excepción: los socialistas. 

La Ley de Igualdad del 2007 únicamente establece una fórmula de equidad según la cual el número de hombres o mujeres candidatas no puede superar el 60%, ni ser inferior al 40%. Asimismo, la ley fija que los partidos han de contar con dos mujeres por cada tramo de cinco puestos, como mínimo. No obstante, la libertad de cada formación a la hora de escoger a sus números uno es absoluta, lo cual no siempre beneficia a las mujeres.

Marisa Soleto, directora de la Fundación Mujeres, observa que "unas elecciones como las del 26 de junio, donde existe un fraccionamiento del voto, hace que en la mayor parte de las provincias sólo salga un candidato", por lo que si los partidos no amplían la paridad en previsión de los resultados, continúa la experta, "ese fraccionamiento del voto tendrá consecuencias para las mujeres".

El PP incorpora nuevas mujeres

El equipo de Mariano Rajoy se queda a medio camino de la paridad, con 19 mujeres cabezas de lista, de un total de 52 candidaturas. En comparación con los anteriores comicios del 20 de diciembre, el PP ha incorporado a nuevos nombres encabezando sus listas, y precisamente todas estas nuevas incorporaciones son mujeres que sustituyen a hombres.

Así, Teresa Palmer sustituye a Mateo Isern en la provincia de Baleares, mientras que Carolina España es la número uno en Málaga, en lugar del anterior candidato José María García. También en Las Palmas, Carmen Hernández sustituye a José Manuel Soria, y finalmente Ana María Zurita ocupa el puesto de Pablo Matos en Santa Cruz de Tenerife. 

Junto a ellas, las candidatas femeninas repiten en provincias como Albacete, Asturias, Cádiz, Segovia o Toledo. En total, el 37% de los líderes de las listas conservadoras tienen rostro femenino.

El PSOE gana en paridad

Los socialistas son, con diferencia, los ganadores en la carrera por la igualdad: más de la mitad de las cabezas de lista para las elecciones de junio son mujeres. Concretamente 27 nombres de mujer ocupan los primeros puestos de las 52 provincias en las que se presenta el PSOE. 

Meritxell Batet en Barcelona, Micaela Navarro en Jaén o María González en Murcia son algunos de los ejemplos que conforman el 52% de mujeres socialistas que encabezan las listas de la formación.

Unidos Podemos se queda en el 38%

La coalición entre el partido de Pablo Iglesias y el de Alberto Garzón ha ido alternando los candidatos de una y otra formación para ocupar el primer puesto por cada provincia. De esta forma, un total de 18 mujeres de Podemos y dos de IU componen las 20 mujeres que lideran las candidaturas de Unidos Podemos.

La coalición se queda en un 38% de mujeres que encabezan las listas en provincias como León, con Ana Marcello; Pontevedra, con Alexandra Fernández; o Ciudad Real, con Juana Caro a la cabeza.

Ciudadanos, a la cola

El partido de Albert Rivera pierde a la hora de presentar mujeres que lideren sus listas en las 52 provincias donde compiten. Concretamente, son 15 los nombres femeninos que asumen primeros puestos.

Entre ellas, Marta Martín en Alicante, Nomaya Prats en Teruel o María del Socorro Cuesta en Segovia forman parte del 29% de mujeres que encabezan las listas de la formación naranja.

Desafiar los estereotipos de género

La paridad, explica Marisa Soleto en conversación con este periódico, es "un tema muy controvertido que se discute mucho a nivel de calle y que no siempre es entendido como un objetivo político en sí mismo". La especialista en Comunicación y Género Pilar López Díez coincide con su compañera al entender que los partidos, en la actualidad, deben atender a las reivindicaciones de igualdad "defendidas por amplios sectores de la sociedad y, por tanto, ya instaladas en el imaginario colectivo".

Sin embargo, las demandas ciudadanas no siempre tienen una aplicación práctica en la realidad política. López Díez lamenta que, "desde el momento en que la generalidad de los partidos políticos están dirigidos por hombres, si no pecamos de ingenuidad, no podemos esperar que se aparten del poder para dar paso a compañeras con experiencia y capacidades tan valiosas las suyas propias, sino más".

A este hecho hay que añadir, bajo el punto de vista de la experta, la importancia de la cooptación entre los varones: "Ellos se relacionan, mayoritariamente, entre ellos mismos, toman copas juntos, y se identifican entre ellos más que con las compañeras. La cooptación hace que se elijan entre ellos", valora. En cuanto al papel de las mujeres, López Díez señala que muchas "no se atreven a desafiar los estereotipos de género y se conforman con los segundos puestos", lo que responde a ideas tan arraigadas en el imaginario colectivo como que "no está bien ser ambiciosa, no está bien reivindicar ser la primera en nada, y menos en las listas".

Para rematar, la experta incluye en su análisis una segunda cuestión: "No siempre está presente la solidaridad femenina en quienes militan en los partidos políticos, de manera que en casos flagrantes, serían las propias compañeras quienes deberían, organizadas, exigir determinados nombres femeninos en los puestos de salida para conseguir la paridad real". Para ello, señala como requisitos imprescindibles "luchar, enfrentarse y quizás, perder".

¿Por qué cumple el PSOE?

La evidente ventaja de los socialistas en materia de igualdad responde a varios fenómenos señalados por las expertas. Para Marisa Soleto, en primer lugar el cumplimiento efectivo de la paridad requiere "la obligación legal para que esa intencionalidad en la construcción de las listas electorales se lleve a cabo, y también hacen falta procesos de reflexión interna que fijen objetivos reales". En este sentido, Soleto destaca que "la izquierda asume con mayor facilidad que la presencia de mujeres y el equilibrio son en sí un objetivo político".

La diferencia entre partidos como el PSOE y Unidos Podemos, según la experta, es el "largo debate interno" de los socialistas, que "a medio y largo plazo está dando frutos de cumplimiento adicional de las normas". De este modo, y al haberse enfrentado ya en varias ocasiones al cumplimiento mínimo de la norma, "sus propias estructuras se han acomodado para cumplir con los objetivos de paridad, y responden a ellos".

Pilar López Díez entiende que en la formación "hay mujeres feministas que se lo han trabajado mucho más que en otros partidos progresistas". En este sentido, continúa López Díez, cobra especial importancia también el amplio recorrido "en la lucha incansable dentro del partido para conseguir, de facto, mayores cuotas de poder".

"Aunque no siempre ocurre así", señala Soleto, quien añade que "la historia de la paridad se escribe en clave de las vulneraciones que los propios partidos han hecho de ella, por mucho que se hayan intentado buscar fórmulas promocionales u obligatorias que dejan margen a los partidos –como la del 40%-60%–, y que finalmente nunca se aplican", porque resulta más cómodo conformarse con el cumplimiento mínimo de la norma.

Pese a la lenta –pero progresiva– evolución en cuanto a la paridad real dentro de los partidos, existen formaciones que han conseguido superar ampliamente las cuotas de igualdad de cara a la cita electoral del 26 de junio. Entre ellos, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma), que ha anunciado que el 75% de sus números uno en las 52 circunscripciones responden a candidaturas de mujeres.

La lucha de 21 diputadas pioneras en las Cortes constituyentes

La lucha de 21 diputadas pioneras en las Cortes constituyentes

Más sobre este tema
stats