La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Víctimas del franquismo

“No interesa que se conozca la verdad de la Guerra Civil”

"Yo creo que el término memoria histórica es inexacto, porque sigue siendo un tema de actualidad". Son palabras de Xosé Abad, director del documental A pegada dos avós (La huella de los abuelos), que narra la investigación que realizan siete adolescentes de varios de los crímenes cometidos en la Guerra Civil y que se proyectará este miércoles en el Congreso sobre Jurisdicción Universal en el siglo XXI que se está celebrando estos días en Madrid, en el teatro Goya Multiespacio.

La cinta –premiada en el VIII Encuentro Hispanoamericano de Cine y Vídeo Documental Independiente y que competirá en el próximo Festival de Cine de Vigo– cuenta cómo los siete jóvenes, alumnos cuando se inició el rodaje en 2011 del instituto coruñés Adormideras, "inician un viaje" para conocer "lo que no se cuenta en los libros de texto" sobre la contienda. "Son siete chicos elegidos al azar, dos de los cuales tenían familiares falangistas" explica Abad, que señala que muchos de los chicos "tenían poca o ninguna idea" de qué sucedió en la Guerra Civil antes de iniciar el rodaje y califica de "sorprendente" la "transformación" que se obraba en ellos según iban "dando respuestas a preguntas que están en el aire".

"El desconocimiento de los jóvenes con respecto a la Guerra Civil está fundamentado en que se les oculta la verdad en la enseñanza porque no interesa que se conozca, por alguna razón que no alcanzo a entender", denuncia Abad, que asegura que cuando comenzaron a investigar, los protagonistas del documental tenían una visión, en cierta manera, "ingenua" de qué fue lo que pasó hace más de setenta años. "El documental va a derribar muchos mitos", según su director, precisamente porque muestra cómo los jóvenes se preguntan "cómo no se nos ha contado esto".

"A mí todas sus reacciones me han sorprendido: cuando Aitana [una de las protagonistas] dice que 'ahora que ha pasado el documental y sé lo que sé siento rabia, y también miedo', o que Clara diga refiriéndose al testimonio de Garzón que en una sociedad así no quiere vivir ni quiere tener hijos. Es muy impresionante que una chica de 18 años diga algo así", cuenta Abad. Y en este sentido, el director señala que haber entrevistado a personajes como el propio exjuez y haber recabado testimonios de familiares de represaliados por la dictadura ha hecho que los jóvenes "se den cuenta de que los derechos sociales y laborales se están perdiendo".

"Hay fuerzas que quieren mantener esa idea de las dos Españas"

Cuestionado por la relación entre una y otra cuestión, Abad es tajante: "el conocimiento de la Historia conduce a que ellos puedan analizar con conocimiento de causa el presente", asegura. "Te das cuenta, primero, de que lo que teníamos no era gratis, sino que alguien luchó por ello; y segundo, de que lo estamos perdiendo, de que cuando nos manifestamos, la Policía carga como en los peores tiempos", abunda el director, que señala que para los protagonistas de La huella de los abuelos "es interesante querer conservar la memoria, querer saber qué pasó en sus casas, poner en valor la lucha de sus antepasados, aunque no los conozcan".

"Después de 40 años de democracia, los chavales se dan cuenta de que este asunto está sin resolver y de que hay fuerzas que quieren mantener viva esa idea de las dos Españas", resume el cineasta al preguntarle por qué la Guerra Civil sigue atrayendo tantas miradas a pesar del paso del tiempo. "Mientras no se deje aflorar la verdad en un sentido y en otro y no se les dé reconocimiento a las víctimas y se establezca que tienen derecho a apoyo del Estado para recuperar a sus familiares, este asunto seguirá ahí como una espina clavada", remacha.

Sin perdón: los bombardeos de la aviación de Mussolini en Barcelona

Sin perdón: los bombardeos de la aviación de Mussolini en Barcelona

Por todo ello, Abad asegura que el Congreso sobre Jurisdicción Universal en el siglo XXI –organizado por la Fundación Internacional Baltasar Garzón– no sólo es necesario, sino que se ha tornado "imprescindible", ya que "están atacando a una cuestión básica de derechos humanos, el poder perseguir delitos en el ámbito internacional". Y su crítica se extiende a la parálisis de la Justicia española a la hora de investigar los crímenes del franquismo, algo que, a su juicio "define el momento en el que estamos en la democracia española".

"Hay unas carencias muy serias en cuanto al desarrollo democrático y en cuanto a la justicia en España", denuncia el cineasta, que agradece a la Comisión para la recuperación de la memoria histórica de A Coruña, la Fundación Primero de Mayo y la propia Fundación Internacional Baltasar Garzón el apoyo a la hora de grabar este documental para reflejar "un punto de vista novedoso, una mirada no tocada, la de la gente más joven, que lo ve [la Guerra Civil] con una distancia tremenda y un gran desconocimiento".

La cinta ha sido financiada a través de una campaña de crowdfundingcrowdfunding, y su guión ha sido coescrito por Sandra García Rey el propio Abad. En ella participan familiares de víctimas de la represión franquista, como Mariquiña Villaverde, hija del que era secretario general en Galicia de la CNT José Villaverde, o el recientemente fallecido –murió hace escasos días– Gabriel Toimil, cuya abuela fue fusilada. Asimismo, el documental cuenta con entrevistas al exjuez Baltasar Garzón o al historiador Emilio Grandío, entre otros.

Más sobre este tema
stats