La estrategia del PP

El PP cuestiona de nuevo los datos del paro y anuncia que cuando gobierne volverá la “flexibilidad” laboral

Cuca Gamarra, Alberto Núñez Feijóo y Elías Bendodo en la sede nacional del PP.

Ni siquiera que sus propias comunidades (Galicia, Madrid y Castilla y León) saquen pecho con los datos de creación de empleo en el mes de junio es suficiente para que el PP admita que la evolución del paro es positiva, sobre todo teniendo en cuenta el contexto de problemas de suministro energético que sufre el mundo como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania y la crisis de suministros causada por la pospandemia y los recientes cierres por covid en China.

“Madrid, Galicia, Castilla y León… Cada una hace su balance, evidentemente. Por lo tanto dejemos que cada uno haga su balance”, aseguró literalmente el número tres del PP, Elías Bendodo, en una rueda de prensa convocada en Génova con ocasión de la reunión semanal del comité de dirección del partido. “Pero la realidad, la tozudez de los datos es esta: el mes de junio, que siempre ha sido potente en la creación de empleo, es el peor de la última década”, subrayó pasando por alto que en 2020 y 2021 se destruyó empleo en el mismo mes. Es “un mal síntoma” que los de Feijóo insisten en relacionar con los meses previos al estallido de la gran recesión en el año 2008.

Bendodo fue especialmente crítico con el presidente Pedro Sánchez por haber declarado “formidables” los datos del mes de junio a pesar de ser, subrayó hasta en tres ocasiones, “los peores en más de una década”. “Así empezó [el expresidente José Luis Rodríguez] Zapatero y miren cómo acabamos”, aseguró relacionando la situacion actual con los meses previos al estallido de la Gran Recesión de 2008. “Zapatero empezó así”, insistió, “diciendo, cuando las cosas empezaban a ir mal, que las cosas iban a ir muy bien. Y nos preocupa ese paralelismo”.

En realidad lo que Sánchez había dicho unas horas antes es que los datos eran “formidables”, pero porque se han producido en un contexto “complicado”, con una elevada inflación y “con la crisis económica a las puertas de Europa a causa de la guerra”.

Ese matiz, sin embargo, no es relevante para el PP. “Los datos, teniendo en cuenta que estamos en el mes de junio, que es un gran mes siempre desde el punto de vista de la creación de empleo, no son todo lo positivos que se esperaban”. 

Bendodo trató después de matizar su comentario diciendo que él “únicamente “dice “que no hay que lanzar las campanas al vuelo. Que este Gobierno es muy de venirse arriba y hay que mantener los pies en el suelo”. Lo hizo, según él, con la cumbre de la OTAN. “Que sí, que ha salido bien, pero no podemos decir que ha sido el acontecimiento más importante desde la caída del muro de Berlín”, ironizó. “En estos de la política es bueno sosegarse, no venirse arriba”.

“Maquillaje”

También se mostró muy crítica la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, en una entrevista emitida por la Cadena Ser. El dato del paro confirma, según su criterio, una “desaceleración” en el crecimiento que se estaba produciendo y que el PP nunca reconoció. Ella sí puso en duda los datos al recalcar que se trata de una “realidad que está maquillada” por los fijos discontinuos, un modalidad de contratación que existe desde hace décadas pero que el principal partido de la oposición trata de presentar como un intento del Gobierno de contabilizar parados como empleados. “Ocultar” las cifras no es el “camino correcto”, llegó a decir.

Los datos revelan una “desaceleración” en ese crecimiento que estaba teniendo lugar en los últimos meses. “Baja”, admitió, “pero no baja como debiera estar bajando si estuviéramos en un momento de crecimiento económico”, añadió negando que la economía española siga en tasas positivas.

El PP sigue denunciando que el Gobierno está ocultando “que la realidad sigue siendo una alta temporalidad”. “Haber cambiado los contratos temporales por contratos a tiempo parcial por fijos discontinuos, hace que aparezcan como contratos indefinidos contratos que en su esencia no lo son”, argumentó.

Según su análisis, este mes ha habido “41.000 personas que han tenido más de un contrato indefinido” y “ahí hay una realidad que está maquillada por el cambio de los términos y eso creo que no es el camino correcto porque es ocultar también una realidad”.

De lo que no hay duda, porque así lo confirmaron tanto Bendodo como Gamarra, es que en cuanto el PP llegue al Gobierno, si gana las próximas elecciones, algo que los de Feijóo dan por seguro, volverán a desregular el mercado laboral para darle más “flexibilidad”. 

“Flexibilidad” es el término con el que la patronal y la derecha, mediática y política, conservadora y liberal, se refieren desde hace años a la desregulación de las contrataciones y a la facilitación de los despidos, así como a la ampliación del margen de decisión de los empresarios en relación con las condiciones de trabajo.

“Está claro que hay que buscar un mercado laboral más flexible y mejorarlo para ajustarlo a las condiciones de cada momento”, explico Bendodo. “Una norma laboral no puede ser rígida, tiene que adaptarse a las circunstancias de la economía en cada momento. Por tanto, el PP cuando llegue al Gobierno buscará un mercado laboral más flexible”. Una reforma que tenga en cuenta “la importancia de la productividad” y “la internacionalización, añadió Gamarra”.

La Junta de Andalucía, que hace un mes se atribuía el mérito de la creación de empleo en la comunidad y en plena campaña electoral afirmaba su liderazgo en el mercado laboral, culpa ahora del crecimiento del paro en junio —la única región de España en la que ha ocurrido— a la agricultura y al sector servicios, que según el gobierno en funciones de Juanma Moreno ya adelantó contratos durante abril y mayo de cara a la campaña de verano.

La Xunta de Galicia, en cambio, sí se felicitó de la buena evolución de las cifras en Galicia, así como el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el de la Junta de Castilla y León.

Feijóo y los datos: cómo presentar la situación de España como la peor de nuestro entorno

Feijóo y los datos: cómo presentar la situación de España como la peor de nuestro entorno

Más sobre este tema
stats