PORTADA DE MAÑANA
Ver
La Audiencia Nacional avala la batalla de Sanidad para impedir que se conozca el precio real de los fármacos

La sanidad pública

La privatización rompe su techo mientras la inversión pública sigue por debajo de 2009

Una profesional sanitaria prepara un quirófano.

La concertación sanitaria rompe su techo en España. Los conciertos, la fórmula más extendida de privatización de servicios públicos, consumieron en 2017 un total de 7.812,08 millones de euros, lo que supuso un 11,2% del total de la inversión pública sanitaria, porcentaje que se mantiene bastante estable desde el inicio de la crisis. Esta cifra, por primera vez por encima de los 7.800 millones, supone un récord histórico. Son 261,28 millones más que en 2016, lo que supone un 3,46% de crecimiento anual. Y supera el anterior récord, de 2008, cuando se alcanzaron 7.698,68 millones.

Pero, mientras la concertada supera su techo precrisis, fenómeno simultáneo al récord de negocio alcanzado por la sanidad privada, la inversión sanitaria pública global sigue por debajo de 2009, completando un fenómeno similar al que se da en el ámbito educativo. Es decir, la concertación sale de la crisis antes que la inversión en el sistema público.

Estos datos se extraen de la Estadística de Gasto Sanitario del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, publicada este martes y que abarca la serie histórica 2002-2017, un periodo en el que el porcentaje de inversión pública sanitaria que se lleva la concertación ha subido 6 décimas (de 10,6 a 11,2%). En dicha estadística puede comprobarse que la inversión pública sanitaria en España sigue por debajo de su máximo. El gasto público sanitario consolidado en 2017 alcanzó los 68.482,72 millones de euros. La inmensa mayoría, 63.493,88 millones (92,72%), corresponde a las comunidades autónomas, que son las que tienen las competencias sanitarias. Después van las mutualidades de funcionarios (2.101,52 millones), el sistema de Seguridad Social (1.613,47), la Administración central (656,45) y los ayuntamientos (617,38). La cifra global, 63.493,88 millones, supone una subida del 2,7% con respecto a 2016. Pero es una cifra inferior a la alcanzada en 2009 (70.645,18 millones) y 2010 (69.974,13).

Por comunidades autónomas, sólo País Vasco, Navarro, Murcia y Castilla y León han alcanzado su pico histórico de inversión sanitaria pública. Las restantes 13 autonomías siguen por debajo de las marcas de gasto consolidado alcanzadas en años anteriores, previos al recrudecimiento del bache presupuestario. Esta situación es resultado, lisa y llanamente, de los recortes, que aún no se han revertido. El informe realizado por CCOO a partir de los presupuestos de las autonomías señala que, si se hubiera mantenido a lo largo de la crisis el pico presupuestario se habrían invertido 8.000 millones más. CCOO considera que esto supone que ha habido más de 8.000 millones en recortes. Estos ajustes se han realizado sin cuestionar la concertación, pero rebajando en casi 5.000 el número de camas, según la información oficial comparada entre 2010 y 2016.

Esta sobrecarga del sistema, con menos recursos y más exigencias que antes de la crisis, ha dado la cara en forma de saturación de la atención primaria y las listas de espera. El Ministerio de Sanidad negocia actualmente con las comunidades autónomas, en plena precampaña, medidas para reforzar la atención primaria. El debate sobre derivaciones, conciertos y listas de espera se ha caldeado también el ambiente político en Andalucía, donde el Gobierno PP-Cs ha anunciado un plan de choque con 15,5 millones para enviar pacientes a la sanidad privada.

Un negocio pujante

La Iglesia compensa en las aulas su retroceso en el púlpito

La Iglesia compensa en las aulas su retroceso en el púlpito

La concertación –que avanza en paralelo al crecimiento de las derivaciones, el desaprovechamiento de recursos púlbicos y el enquistamiento de las listas de espera– tiene beneficiarios claramente identificables. Impulsada por la concertación y por el auge de los seguros privados, la facturación del sector hospitalario privado alcanzó en 2017 su récord, los 6.405 millones de euros, un 3,7% más que en 2016, según el informe Sanidad privada, aportando valor, del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). En 2013 la facturación fue de 5.481 millones. Es decir, ha subido en cuatro años 924 millones, un 16,85%, sin dejar de crecer en ningún ejercicio. Los hospitales privados son ya 460 en España, un 58% del total, con datos de 2017. Su menor tamaño explica que totalicen sólo el 32% de las camas, 51.373, frente a las 106.896 camas públicas.

El grupo Quirón es el líder destacado del sector hospitalario privado, el más beneficiado por la concertación, con 2.800 millones en facturación en 2017. Por detrás van Vithas (521 millones), Ribera Salud (449), HLA (375), Hospiten (289), Sanitas (259), Clínica Universitaria de Navarra (182), Viamed (123), Pascual (122) y Juaneda (3). La fundación IDIS destaca el proceso de "concentración" que sigue el sector. Quirón posee el 10% de la cuota en número de hospitales y el 13,2% en camas. Un total de trece grupos concentran el 42% de los hospitales y el 56% de las camas.

El gasto en conciertos en España se repartió así en 2017, según la estadística del Ministerio de Sanidad: 5.864 millones llegaron a las compañías privadas desde las autonomías, 1.360,63 millones desde las mutualidades de funcionarios, 399,34 millones desde el sistema de Seguridad Social y 795 millones desde la Administración central. Las corporaciones locales no hacen conciertos sanitarios.

Más sobre este tema
stats