El futuro del PSOE

El PSOE llevará en breve al Congreso la denuncia del Concordato

Alfredo Pérez Rubalcaba, con José Antonio Griñán, Javier Fernández, Susana Díaz y Elena Valenciano, el 10 de noviembre en la clausura de la Conferencia Política del PSOE.

El compromiso del PSOE de denunciar los acuerdos con la Santa Sede llegará "pronto" al Congreso. La moción está abocada al fracaso, dada la mayoría absoluta del PP, pero será la primera vez en más de 30 años de democracia que los socialistas voten a favor de la ruptura con el Vaticano. La primera puesta de largo de su giro a favor de una mayor laicidad del Estado

El nuevo camino del partido lo marca la Conferencia Política, clausurada el pasado domingo. Y fue la relación con la Iglesia el capítulo del documento marco que sufrió una de las metamorfosis más significativas. Finalmente, como ya se había adelantado en las últimas semanas, los socialistas pusieron por escrito que denunciarán el Concordato de 1979. Pero la enmienda transaccional que ofreció la dirección, y que fue aprobada por la comisión y por el plenario, señala algo más: "Se precisa una nueva Ley [de Libertad Religiosa] como marco general para responder con libertad a las demandas de la sociedad conforme a los principios constitucionales. El grado de madurez democrática en el que se encuentra España es suficiente para garantizar que estos principios puedan ser reconocidos por nuestra propia legislación, sin necesidad de tratados internacionales bilaterales. Por tanto, a lo largo de esta legislatura, propondremos al Parlamento la denuncia de los acuerdos de España con la Santa Sede, compromiso que mantendremos en el Gobierno". Así consta en el dictamen de la comisión

Los socialistas, por tanto, llevarán al Congreso la denuncia de los privilegios de la Iglesia. Fuentes de la dirección federal explicaron ayer lunes a infoLibre que la intención es redactar una proposición no de ley o una proposición de ley en el Congreso "próximamente", con la que instarán al Gobierno del PP a que rompa los acuerdos de 1979. "No tenemos decidido exactamente cuándo lo haremos, pero será pronto", indicó una responsable del equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba. Es previsible que al PSOE le caiga el chaparrón de críticas desde los demás grupos de izquierda, que tanto batallaron en anteriores legislaturas por este asunto y jamás arrancaron nada a los distintos Ejecutivos socialistas. La iniciativa, con seguridad, será rechazada, dada la oposición del PP. 

El PSOE, si cumple su compromiso aprobado en la Conferencia, anulará los acuerdos cuando retorne a la Moncloa. Así lo dijo Rubalcaba en su discurso de clausura, en uno de los pasajes más aplaudidos y celebrados por el plenario: "Vamos a denunciar el Concordato con la Santa Sede. Ahora que estamos en la oposición, lo denunciaremos. Y cuando lleguemos al Gobierno, sencillamente lo derogaremos. ¡Lo vamos a derogar! ¡No más castas, no más elites dirigiendo la vida de los ciudadanos! ¡Queremos unos españoles que gobiernen su vida, libremente! Esa es la sociedad que queremos". 

Negociación del fin del 'contrato'

Pero, ¿cuál es el procedimiento? Hay que tener en cuenta que el Concordato, firmado en Ciudad del Vaticano el 3 de enero de 1979, tiene rango de tratado internacional, de convenio bilateral entre dos Estados. Y se compone en realidad de cuatro acuerdos: asuntos económicos (exenciones fiscales, financiación de la Iglesia), asuntos jurídicos (personalidad jurídica civil de las entidades eclesiásticas, validez jurídica del matrimonio católico), asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y asuntos educativos y culturales (enseñanza de Religión y régimen jurídico del patrimonio histórico de la Iglesia). Los cuatro fueron suscritos por España y la Santa Sede y ratificados por las Cortes Generales. 

Cuando un Estado denuncia un tratado internacional significa que declara roto el acuerdo de forma unilateral, y así se lo comunica a la otra parte. En ese momento, los dos Estados soberanos negocian cómo poner fin a ese convenio, cuándo y cómo acaba la vigencia del contrato. España, aseguran los socialistas, no puede romper "y ya está", porque si no se sienta a la mesa para discutir la terminación del tratado, lo estaría incumpliendo. 

¿Qué pasaría en ese momento? Fuentes del entorno de Ramón Jáuregui, el coordinador del documento marco y autor de la transaccional, calculan que el Vaticano probablemente intentaría sustituir unos acuerdos por otros, negociar un nuevo texto. "No podemos especular con qué hará la Iglesia en su momento, porque esto llevará seguro aparejada una negociación larga y compleja. Veríamos. Hay muchos modelos de acuerdo. Algún tipo de acuerdo hay que tener. El Vaticano es un Estado y no está dentro de la Unión Europea. Es cierto que hay Estados que no tienen firmados tratados con la Santa Sede. Y otros con acuerdos no muy ampliios. Creemos que algún marco de acuerdo habrá que tener. Pero no sabemos. Eso vendrá después. Lo importante es la voluntad de romper los acuerdos de 1979". 

El Vaticano tiene hoy relaciones diplomáticas con 179 Estados del mundo, según publica en su web. Con España firmó el primer Concordato en el siglo XV. Son, por tanto, una excepción los países que no tienen ningún tipo de acuerdo con el papa. 

Religión fuera del horario y del currículum

La denuncia de un tratado internacional, igual que su aprobación, debe ser autorizada por las Cortes Generales, como indica el artículo 96 de la Constitución. En su día, en 1979, el Concordato pasó por Congreso y Senado. 

Para el PSOE, llegar a este punto, a poner negro sobre blanco que romperá el convenio con Roma, no ha sido ni fácil ni rápido. En los meses anteriores amenazaba con pedir la denuncia si el Gobierno ahondaba en sus contrarreformas (ley Wert, Ley del Aborto...). Es decir, condicionaba su paso a la acción del Ejecutivo de Mariano Rajoy. ¿Qué ha pasado? La dirección ha explicado, en los últimos días, cómo ha ido tomando cuerpo una "mayor inmediatez en la decisión". "Al imponer el Gobierno la Religión como asignatura que cuenta para hacer media y acceder a las becas, los ánimos se encendieron, y las enmiendas pidieron que se denuncie ya el Concordato. Lo que ha establecido la ponencia es este compromiso de denuncia de los tratados ya, y que la Religión salga del currículum educativo y del horario escolar".

Los socialistas también apuestan por avanzar hacia la autofinanciación de la Iglesia, y consideran que "ya no es aceptable" la casilla del IRPF que ellos mismos aprobaron en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Abogan por la neutralidad del Estado en "actos, símbolos y espacios públicos" –como en funerales de Estado o en promesas de cargos, sólo ante la Constitución y sin la Biblia– y por una nueva Ley de Libertad de Pensamiento, Conciencia y Religiones.

Desigualdad como "principal aliada de la derecha"

El PSOE, por otra parte, presentará este martes una Agenda contra la desigualdad [ver PDF] un manifiesto por la igualdad que engloba todas las medidas sobre este asunto aprobadas en la Conferencia Política. Las hay de todo tipo: fiscales, de lucha contra la brecha salarial de hombres y mujeres, reforzamiento del papel sindical, igualdad de género... Igualdad ha sido una de las palabras nucleares de la Conferencia y una de las señas de identidad en las que el partido está haciendo más hincapié. "La desiguadad, en todas sus formas y manifestaciones, es incompatible con un orden social justo", y es la que, a juicio de los socialistas, está fomentando la derecha –es su "principal aliada"– "para imponer su modelo ideológico, basado en el reparto privilegiado del poseer, del poder y del saber". "Sólo los socialistas hemos sido capaces de mantener siempre una alianza con el progreso y los cambios, de impulsar la justicia social desde la fundación del partido y de defender en todo momento la libertad, el pluralismo y la democracia", reza el texto.

Entre las medidas, la mayoría son conocidas y han sido explicadas, la creación de un Fondo de Emergencia contra la Pobreza y la Exclusión Social, dotado con mil millones de euros; el combate al fraude fiscal; la recentralización del Impuesto de Sucesiones y Donaciones; la creación de un único impuesto de Patrimonio y Renta; la eliminación de los beneficios fiscales drásticos; el endurecimiento del régimen de las sicav; la reforma "profunda" del Impuesto de Sociedades; limitación de las retribuciones de los altos directivos; el desarrollo de instrumentos para combatir la discriminación salarial y el refuerzo de la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social; recuperación de la ultraactivdad en los convenios colectivos; listas cremallera; igualdad de acceso a la sanidad, la educación, los servicios sociales y la dependencia; la garantía del derecho a un techo...

Griñán se despide con un mensaje a Rubalcaba: “El tiempo de los de nuestra generación ha pasado”

Griñán se despide con un mensaje a Rubalcaba: “El tiempo de los de nuestra generación ha pasado”

Más sobre este tema
stats