PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los fiscales del 'procés' fuerzan una guerra por la amnistía que amenaza con partir en dos la cúpula fiscal

La cuenta atrás para la investidura

PSOE y Unidas Podemos encaran divididos internamente los últimos días antes del fin del plazo para la investidura

Pablo Echenique comparece ante los medios escoltado por Ione Belarra y Jaume Asens.

Se agotan los días para alcanzar un acuerdo de investidura que evite una repetición electoral y todos los puentes entre PSOE y Unidas Podemos parecen rotos. La reunión que mantuvieron durante más de cuatro horas este martes ambas formaciones certificó la ruptura de las negociaciones, y salvo que algo cambie en los próximos días, los dos partidos ya asumen que habrá nuevos comicios si el otro no da un volantazo para "rectificar" su posición. Pero, ante ese escenario, tanto dentro del PSOE como en las diferentes formaciones que componen Unidas Podemos hay diferencias, y algunos dirigentes de primer nivel apuestan por tratar de evitar la repetición electoral a cualquier precio.

El encuentro de este martes, el segundo que celebraban los dos partidos tras la ruptura de las negociaciones a finales de julio, siguió el mismo esquema que el de la semana pasada: largas horas de reunión sin un solo avance y dos formaciones que se resistían a ser la primera que se levantaba de la mesa. La negativa de PSOE y Unidas Podemos a apearse de sus exigencias –en el caso socialista, gobernar en solitario, y en el morado, entrar en el Gobierno– condujo a una ruptura que algunos dirigentes se resisten a calificar como total, pero que prácticamente puede darse por definitiva.

El PSOE, según denunció Unidas Podemos tras la reunión, no acepta celebrar nuevas reuniones si la formación morada no renuncia a integrar una coalición, y los socialistas admitieron que "hoy por hoy" no ven "salida a esta situación" si Unidas Podemos no se pliega a negociar únicamente un pacto programático. No obstante, las dos formaciones se resisten a verbalizar la ruptura: la portavoz socialista, Adriana Lastra, afirmó que el PSOE está a la espera de "una reflexión" de la formación morada "y de sus confluencias" sobre "qué va a hacer", mientras fuentes de Unidas Podemos aseguran en privado que empujarán hasta el último momento para evitar la repetición electoral y se encomiendan a una última conversación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que pueda reconstruir los puentes.

Pero la posición de ambas direcciones, que prefieren ir a nuevas elecciones antes de traspasar sus líneas rojas, no es compartida por la totalidad de sus organizaciones. Varios dirigentes de primer orden tanto del PSOE como de Unidas Podemos apuestan por tratar de evitar las elecciones a toda costa, y algunos de ellos admiten que ninguno de los partidos tiene "consenso interno" sobre si es conveniente repetir los comicios antes que transigir con las exigencias del contrario.

Algunos de los barones socialistas son un buen ejemplo de esta discrepancia interna, que se expresa en privado pero que presidentes como el valenciano Ximo Puig o el castellanomanchego Emiliano García Page se han atrevido a plantear también públicamente. El pasado lunes, Puig y Page planteaban en El País una tercera fórmula para intentar desatascar la situación: la de que Sánchez e Iglesias pactasen un programa común y la legislatura se iniciase con un Gobierno socialista en solitario para, una vez transcurrido un plazo previamente pactado, se estudiase la inclusión de Unidas Podemos en el gabinete. Y este mismo martes, en una entrevista en la Cadena SER, Puig insistió en la necesidad de estudiar "distintas fórmulas" y pidió "actuar en consecuencia" si "se está de acuerdo en lo programático".

En una línea similar se han pronunciado otros dos personajes que, si bien formalmente no cuentan con ningún cargo en el partido, siempre son escuchados con atención en el PSOE: el expresidente Felipe González y el exdirector de El País Juan Luis Cebrián. En una serie de reflexiones publicadas hace unos días en el diario de Prisa, González fue muy claro: más allá del debate sobre la "diferencia entre Gobiernos de cooperación y de coalición", él apuesta porque Sánchez e Iglesias "no nos lleven a elecciones" y "respeten las reglas del juego". Por su parte, Cebrián señalaba en un artículo este mismo lunes que "un mal Gobierno, o un Gobierno difícil de gestionar, no son buena noticia, pero peor es el no Gobierno", criticaba el "empecinamiento" del PSOE y se mostraba a favor de la petición de Unidas Podemos de formar un Ejecutivo de coalición.

Unidad hacia fuera, diferencias hacia dentro

Pero no solo entre los socialistas surgen voces que plantean la necesidad de evitar a cualquier precio unas nuevas elecciones. Las fuentes consultadas confirman que también en Unidas Podemos existen diferencias sobre la estrategia seguida por Iglesias, aunque lo cierto es que todos los principales dirigentes –incluidos los discrepantes– han arropado en las últimas semanas a su líder en sus intervenciones en los medios ante el riesgo de que los desacuerdos puedan ser utilizados por el PSOE para debilitar la posición de Unidas Podemos. Pero que los primeros espadas de Unidas Podemos estén manteniendo un mismo discurso en los medios no significa que las divergencias hayan dejado de existir.

La familia anticapitalista, por ejemplo, mostró desde el mismo día de las elecciones su rechazo a conformar un Gobierno compartido con el PSOE por motivos ideológicos, y el lunes su principal referente, la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, abría la puerta a que Unidas Podemos dejase de lado la exigencia de formar una coalición si eso sirve para evitar las elecciones. Si los socialistas se comprometieran a medidas como la "derogación de la reforma laboral" y la Lomce, así como a "blindar las pensiones con el IPC" o a implantar un "salario mínimo de 1.200 euros", habría que "pensar" en votar una investidura de Sánchez, señaló Rodríguez, que no obstante criticó la posición del PSOE en las negociaciones y mostró su desconfianza hacia los socialistas: "Quiero ver ese documento primero".

Podemos lanza un vídeo en el que apela a sus orígenes y carga contra el PSOE y su relación con los grandes poderes

Podemos lanza un vídeo en el que apela a sus orígenes y carga contra el PSOE y su relación con los grandes poderes

En un sentido parecido que expresó hace unas semanas su homólogo vasco, el secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez. A finales de agosto, el dirigente morado afirmó que "la prioridad tendría que ser evitar las elecciones", y señaló que aunque su primera opción era la de "pensar en un Gobierno de coalición", si llegase "el momento de tomar una decisión", Podemos tendría que "abrir" su "marco". "Lo que no se puede hacer es llamar a la gente a votar varias veces hasta que consigamos los resultados que queremos", planteó Martínez.

Fuentes de IU, por su parte, confirman que sigue vigente el comunicado que la federación hizo público tras la investidura fallida de julio. En ese escrito, IU exigía al PSOE que apostase "decididamente por un gobierno de izquierdas" en coalición con Unidas Podemos, pero también planteaba que la formación morada debía "exigir un acuerdo en torno a las bases programáticas establecidas en el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 aun en el supuesto de que no existiera acuerdo para constituir un gobierno de coalición". El objetivo fundamental, apuntaba el documento, debe ser "evitar una nueva repetición electoral".

Sin embargo, varios dirigentes de IU denuncian que el PSOE está tratando de dividir a Unidas Podemos a ojos de la opinión pública presentándolos como una formación sensata frente a los postulados maximalistas de Podemos, e insisten en que la federación no piensa romper la cohesión de su alianza. Y de ahí que el discurso mantenido en público por IU sea prácticamente el mismo que el de Podemos: este mismo martes, su coordinador federal, Alberto Garzón, culpó al PSOE de una eventual repetición electoral y aseguró que Sánchez "cree que unas nuevas elecciones le sitúan con unas mejores cartas". "La unidad no es homogeneidad", pero IU "no va a permitir ser utilizada por un PSOE que puede estar tentado de utilizar nuestras pequeñas discrepancias para atacarnos", zanjó.

Más sobre este tema
stats