LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Feijóo se instala en el 'no' a todo salvo para celebrar el pacto judicial con el “depredador del Estado de Derecho”

Los papeles de Bárcenas

Las revelaciones de Bárcenas que señalan al presidente

Mariano Rajoy, durante el pleno de la semana pasada en el Congreso de los Diputados.

Las revelaciones de Luis Bárcenas sobre la supuesta financiación ilegal del PP agravan las dificultades para Mariano Rajoy. El presidente del PP y del Gobierno, el mismo que en 2009 aseguró que nadie podría demostrar que Bárcenas no es inocente, sigue postergando el momento de las explicaciones en la convicción de que la tormenta pasará. Pero, con o sin respuesta, se enfrenta ahora a nuevas y comprometedoras preguntas cuyo mero planteamiento pone en solfa la versión oficial de que el PP nada tiene que temer de Bárcenas. Y son estas.

1. ¿Envió el presidente un sms a Bárcenas tras la publicación de la contabilidad B?

Según el diario El Mundo, el extesorero del PP narró al director de ese rotativo un episodio inquietante: el pasado 1 de febrero, un día después de que El País publicase la supuesta contabilidad B del partido, Luis Bárcenas recibió dos llamadas del PP, la segunda de ellas procedente de su antiguo amigo y exeuroparlamentario Gerardo Galeote.

La petición fue la misma en ambos casos: que negase la autoría de los documentos. Finalmente, y después de lanzar un comunicado en el que negaba irregularidades en el PP pero sin desmentir aún la autoría de los papeles, llegó el momento clave: Rajoy le envió un sms en el que decía entender su decisión, le aconsejaba que estuviera “tranquilo y sereno” y le anunciaba una llamada para el día siguiente. Bárcenas no recibió esa llamada pero, según su relato, se le comunicó que los exministros Ángel Acebes y José María Michavila serían sus interlocutores.

Si es cierto el relato anterior –el PP declinó este lunes confirmar o desmentir su contenido-, surge una nueva pregunta: ¿por qué el presidente del Gobierno transmitió un mensaje de serenidad a Bárcenas en un momento en que, por ejemplo, ya se sabía que el juez había localizado cuentas opacas de su propiedad en Suiza? ¿Qué impulsó a Rajoy si el partido nada tiene que ver con los manejos de Bárcenas?

2. ¿Son falsos los pagos a Rajoy que los papeles reflejan durante 11 años?

Si, tal como sostiene la dirección del PP, los papeles de Bárcenas son tan solo unas “fotocopias” inventadas, el punto anterior plantea una incógnita: ¿por qué el partido llamó dos veces a Bárcenas el día después de la publicación de los documentos para que negase su autoría, llamadas a las que se habría añadido un mensaje sms del propio presidente? Y, a partir de ahí, surge uno de los interrogantes principales del caso: ¿cobró Mariano Rajoy 25.200 euros del partido entre 1997 y 2008, periodo que comprende varios años en que el líder del PP perteneció al Gobierno de José María Aznar y tenía, por tanto, incompatibilidad absoluta para percibir ingresos de cualquier otra fuente?

3. ¿Pudo pactar Bárcenas seguir cobrando al mes 21.000 euros sin que Rajoy lo supiera?

La información de Pedro J. Ramírez sostiene que Bárcenas le describió con detalle una reunión a la que, además de él mismo y su esposa, asistieron Mariano Rajoy y Javier Arenas. Fue en esa cita donde quedó pactado que Bárcenas cesaría como tesorero, lo que ocurrió finalmente en abril de 2010, pero mantendría sueldo y coche oficial. La versión de Bárcenas, que siguió cobrando del PP 21.300 euros brutos al mes hasta que el partido cortó realmente la relación laboral el 31 de enero de 2013, pone en solfa el discurso oficial: según el PP, la organización alcanzó en 2010 un acuerdo de despido con Bárcenas, ese que María Dolores de Cospedal definió en febrero así: “La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido en forma simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución”. 

O sea, un sueldo en toda regla y que conduce a dos interrogantes: ¿por qué el PP siguió pagando a un tesorero cuyo cese se había visto obligado a imponer tras su imputación en el caso Gürtel? Y, sobre todo, ¿resulta verosímil que Luis Bárcenas pudiese seguir cobrando durante 21 meses un sueldazo de 21.300 euros sin que Mariano Rajoy lo supiese y diese su aprobación previa? ¿Y si la dio, qué le guió a dar ese paso?

Precisamente en esa reunión con Rajoy y Arenas a la que alude El Mundo, Bárcenas señaló a Cospedal como la culpable de que él mismo se hubiese visto obligado a pedir a una empresa una comisión de 200.000 euros a cambio de un contrato público en Toledo. Según El Mundo, Bárcenas asegura que, para estupor de Rajoy, “mostró documentos acreditativos de la operación”. La información que conoce infoLibre señala, por el contrario, que Bárcenas nunca ha estado en poder de documentos que acrediten aquel supuesto pago ilegal, que presuntamente se efectuó en la precampaña de las elecciones municipales y autonómicas de 2007.

4. ¿Por qué ni siquiera pronuncia Rajoy el nombre de Bárcenas?

Luis Bárcenas, el hombre que controló las cuentas del PP durante 20 años, dejó de ser el número dos de la tesorería por intervención directa de Mariano Rajoy. Fue el presidente quien, en el congreso nacional de 2008, lo elevó desde el puesto de gerente al de tesorero. En 2009, y cuando Baltasar Garzón, primer instructor del caso Gürtel, ya apuntaba hacia Bárcenas y Gerardo Galeote, Rajoy formuló una profecía de extraña construcción: “Nadie podrá probar que no son inocentes”.

Lo dijo el 2 de abril de 2009. Y ya habían trascendido las palabras pronunciadas por Francisco Correa mientras su interlocutor, un exconcejal, le grababa a escondididas: “Yo le he llevado a Bárcenas más de 1.000 millones de pesetas, a su casa y a Génova”.

En esa misma charla, Correa explicaba el origen del dinero: “Adjudicaciones de obras de la época de [Francisco Álvarez] Cascos”, ministro de Fomento con Aznar entre 2000 y 2004. El considerado jefe de la trama corrupta trató luego de deshacer su propio entuerto asegurando que se había malinterpretado aquel impactante enunciado donde los conceptos millones, adjudicaciones, Cascos, Bárcenas y Génova encajaban como piezas de un puzle.

En los cuatro años transcurridos desde el estallido del caso Gürtel, Rajoy se ha resistido como gato panza arriba no ya a condenar la actuación de Bárcenas sino a pronunciar su nombre. En marzo, cuando el partido demandó al diario El País por publicar los documentos que supuestamente reflejan su contabilidad B, incluyó en la demanda al “autor de los falsos papeles”.

Para actuar contra el rotativo sin que ello implicase cargar contra Bárcenas, el PP volvió a elegir una fórmula peculiar: la demanda, todavía en trámite, también incluía “al autor de los falsos papeles publicados, que según dicho medio de comunicación, es Luis Bárcenas, aunque él lo haya negado públicamente”. Los peritos calígrafos a quienes el juez Pablo Ruz encargó esclarecer la autoría de los documentos identificaron a Bárcenas sin resquicio de duda pero Rajoy siguió atrincherado en el silencio.

El nombre del que ascendió a jefe de las finanzas del PP es hoy tabú para su antiguo mentor. Hace seis días, por ejemplo, el presidente logró el récord de no nombrar a Luis Bárcenas durante las cinco horas que duró su comparecencia en el Congreso. No lo nombró, dijo, por “respeto” a los tribunales. En otros sectores políticos, empezando por aquel que conforma el entorno de Bárcenas, la explicación es muy distinta: el extesorero del PP posee mucha y muy comprometedora información. Más de la ya publicada y cuya difusión puede acelerarse si la Audiencia Nacional confirma la prisión incondicional dictada por el juez Pablo Ruz.

5. ¿Por qué el PP pagó 265.728 euros al abogado que defendía a Bárcenas hasta ayer?

La contabilidad del PP entregada al juez Pablo Ruz muestra cómo, entre 2009 y 2011, el PP pagó 265.728 euros a Foro de Análisis Hispanos, una empresa administrada por el penalista Miguel Bajo. Y Miguel Bajo es el abogado cuyo bufete defendía hasta ayer a Luis Bárcenas y a su mujer, Rosalía Iglesias.

Margallo admite que el 'caso Bárcenas' perjudica la 'Marca España' pero dice que no afecta al Gobierno

Margallo admite que el 'caso Bárcenas' perjudica la 'Marca España' pero dice que no afecta al Gobierno

El PP nunca ha confirmado que esos pagos tuvieran como objeto la defensa legal de Bárcenas. Ni ha desvelado tampoco si la asesoría fiscal de Bajo a la que hacía los pagos –Foro de Análisis Hispanos- realizó alguna otra clase de trabajos para el partido.

Pero lo cierto es que Foro de Análisis Hispanos, que por cierto heredó el código de proveedor antes asignado a Miguel Blesa, comenzó a cobrar el año en que Bárcenas fue imputado por primera vez. Que el PP asumiera en un primer momento el gasto de defensa de su tesorero pertenece a la lógica de los partidos.

Que lo siguiera haciendo a medida que los informes policiales iban destapando nuevos indicios resulta ya menos explicable. ¿Tenían los pagos a Foro de Análisis la defensa de Bárcenas como único o principal objeto? De ser afirmativa la respuesta, ¿significa lo anterior que el partido consideró tarea propia salvar al extesorero hasta que el escándalo alcanzó tal magnitud que no pudo seguir protegiéndolo? Hasta ahora, el PP no ha dado respuesta.

Más sobre este tema
stats