Crisis en el PSOE

Susana Díaz defiende los cambios y los críticos los tachan de “revancha” contra los afines a Sánchez

Ibon Uría

La reorganización de los grupos socialistas en el Congreso y el Senado que este jueves aprobó la comisión gestora del PSOE ha divido nuevamente al partido. Los afines a la dirección provisional, entre los que se cuenta la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, defienden esos cambios y el proceder de la cúpula transitoria. Los diputados afectados y que se mantuvieron fieles al anterior secretario general, Pedro Sánchez, denuncian en cambio que se trata de una "revancha" y aseguran que se enteraron por la prensa de la noticia. Los líderes de dos federaciones también han expresado su malestar en las últimas horas.

Los cambios aprobados en una reunión que la minoría calificó de "extremadamente desagradable" afectaron a la dirección del grupo tanto en el Congreso –salen la balear Sofía Hernánz y la catalana Meritxell Batet, dos diputadas que votaron no a Rajoy– como del Senado –pierde su puesto Luisa Carcedo, que era miembro de la Ejecutiva de Sánchez–. También a las comisiones parlamentarias, donde salen perjudicados tanto diputados que se apartaron de la disciplina de grupo –como Susana Sumelzo, Zaida Cantera, Rocío de Frutos y Odón Elorza–, como Adriana Lastra, que se abstuvo pero que era también cercana a Sánchez.

Susana Díaz, secretaria general del PSOE andaluz, aseguró este viernes que la gestora está poniendo a los "mejores en cada sitio para hacer oposición útil". La líder del partido en Andalucía manifestó que todo lo que haga la gestora le parecerá bien, porque está actuando con "responsabilidad" y "mucha cabeza" en un momento "muy complicado". En una entrevista en Canal Sur Radio, Díaz elogió especialmente el trabajo del portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, de quien dijo que está haciendo un "buen" trabajo y que, además, lo hace ni "con aspavientos ni con numeritos, como otros" porque ese no es el "estilo" de los socialistas.

Quejas de los críticos

Pero varios de los diputados relevados de sus funciones aseguran que se han enterado de la noticia por los medios y lamentan las formas. Susana Sumelzo, diputada aragonesa muy cercana a Sánchez, dijo este viernes que "nadie" le explicó los cambios, que se enteró "por la televisión" y agregó que, aunque no está en política para ocupar cargos, la decisión de la gestora "no es la mejor forma de pasar página". "Yo tengo muy claro que estoy en política para servir a los ciudadanos, con independencia de que sea portavoz o diputada de base" pero "no hay que ahondar en las heridas que pueda haber" en el PSOE, añadió la parlamentaria.

En esa misma línea, la diputada asturiana Adriana Lastra calificó la decisión de la gestora de "revancha" contra los parlamentarios que mantienen su "lealtad" a Pedro Sánchez. "Lo que han hecho es penalizar el haber mantenido nuestra lealtad al secretario general y el no a Rajoy. Si alguien piensa que vamos a cambiarla por tener mayor o menor responsabilidad, es que no nos conocen", sostuvo en declaraciones a RNE y en un mensaje publicado en Facebook. Tanto Lastra como otros diputados afectados por los cambios y consultados por infoLibre coinciden en que la gestora no les ha notificado oficialmente su decisión.

La independiente Margarita Robles, que también votó no a Rajoy, pidió por su parte "pasar página", trabajar "unidos" y "superar" las diferencias para hacer una oposición "seria y rigurosa". "A eso es a lo que hay que estar" recalcó Robles, que incidió igualmente en que "en el PSOE no sobra nada". En los últimos días se había especulado con la posibilidad de que la gestora quitara a Robles, jueza en excedencia, la Presidencia de la Comisión de Justicia que actualmente ostenta y que finalmente mantendrá. Robles comentó que "nadie" de la gestora le llamó para comentarle este asunto. 

Dos territorios reclaman Congreso

También expresaron su malestar dos barones regionales: la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, y Luis Tudanca, líder del partido en Castilla y León. Ambos pidieron en Twitter convocar el Congreso Federal. "Unir significa tener la capacidad de integrar en un equipo a quienes criterios diferentes. Convoquemos ya un Congreso que nos permita reconstruir un proyecto que sea capaz de unir al PSOE y formar una alternativa sólida", escribió Armengol. "En el PSOE nunca se castigaba al que pensaba diferente y siempre ha existido pluralidad. La gestora debe limitarse a convocar Congreso", expresó por su parte Tudanca. 

Por parte del PSC, minutos después de conocer los cambios, la diputada Meritxell Batet, que es además la coordinadora de los parlamentarios catalanes, afirmó en declaraciones a los medios que "respeta y acepta" las decisiones de la gestora, pero que habría "preferido" que "no se hubieran producido". Batet agregó que confío en que PSOE y PSC sigan trabajando juntos y que, como coordinadora, trabajará para que la relación sea lo más "fluida" posible. La diputada expresó su confianza en que todos los socialistas puedan seguir trabajando "juntos" en un "proyecto común".

Más sobre este tema
stats