informe de la Fundación Primero de mayo

Tener trabajo no garantiza escapar de la pobreza

Una persona pide lismosna, este 15 de mayo, en el centro de Valencia.

"El trabajo ya no supone una salvaguarda de la pobreza". Esta es una de las duras conclusiones a las que ha llegado la Fundación Primero de Mayo, vinculada a CCOO, en su Informe anual sobre la situación social en EspañaInforme anual sobre la situación social en España hecho público el pasado martes. Y recoge un dato: en España en el año 2012 –los datos más recientes que ofrece Eurostat y a los que hace referencia la Fundación–, el 12,3% de las personas que trabajaban vivía por debajo del umbral de la pobreza.

Esta cifra supone tres puntos porcentuales más que la media de la Unión Europea, que se sitúa en un 9%. De hecho, comparando España con el resto de los países comunitarios el panorama se ensombrece, ya que es el tercer estado miembro en el que más personas sufrieron esta situación en 2012, tan sólo por detrás de Rumanía y Grecia. En el extremo contrario se sitúan países como Finlandia, los Países Bajos o la República Checa, "todos ellos con una tasa de trabajadores pobres inferior al 5%", señala el informe.

Y si existe un gran número de ciudadanos que viven por debajo del umbral de la pobreza aún teniendo trabajo, los datos son todavía menos alentadores desde un punto de vista general. "La evolución de la tasa de pobreza y exclusión social muestra que el volumen de personas en riesgo de exclusión social respecto al conjunto de población ha aumentado en Europa hasta alcanzar el 25% en la UE entre 2011 y 2012", explica el informe. España no es una excepción en este sentido, ya que se sitúa ligeramente por encima de la media comunitaria: un 28,2% de los ciudadanos de nuestro país, 13 millones de personas, viven en riesgo de pobreza y exclusión social.

No obstante, esta pobreza no se distribuye uniformemente, sino que las tasas entre unas comunidades autónomas y otras son notablemente dispares. En Navarra y el País Vasco, por ejemplo, la pobreza afecta a menos del 20% de la población, mientras que Cantabria y la Comunidad de Madrid se sitúan en torno a esta cifra. Su contraparte son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde la tasa supera el 40%, así como las comunidades de Canarias, Andalucía o Extremadura, que se sitúan en torno a este porcentaje.

España, el país más desigual de Europa

Las cifras que expone la Fundación empeoran cuando se centran en los menores de 16 años. En la UE, la tasa de pobreza infantil se sitúa en el 28%, según informa el documento, si bien su distribución es desigual. "Entre los países con una menor tasa de pobreza infantil se puede resaltar países como Dinamarca, Finlandia, o Eslovenia con tasas inferiores al 17%, mientras que por el lado contrario destacan otros como Hungría, Bulgaria o Rumania, con una pobreza infantil superior al 40%", cifra el informe. ¿Y España? También supera la media: su tasa de pobreza infantil es del 32,8%, lo que supone que 2,5 millones de menores de 16 años "se encuentra en situación de pobreza o exclusión social" en nuestro país.

El informe no sólo habla de pobreza, sino que también se refiere a la desigualdad tanto en Europa como en España. Y muestra un contraste: mientras que el coeficiente de Gini –la tasa que mide el nivel de desigualdad– disminuyó a nivel comunitario entre 2011 y 2012, en España aumentó hasta convertirse en el segundo país más desigual de la UE, tras Letonia. "Entre los países con una mayor desigualdad de rentas puede destacarse países como Grecia, Portugal, España o Letonia. Mientras que entre los que existe una menor desigualdad se encuentran Eslovenia, República Checa, Suecia, Eslovaquia o Países Bajos", ejemplifica el informe.

Ahondándo en este mismo concepto, el informe también analiza la proporción entre la cantidad de ingresos que tiene el 20% de la población más rica de cada país con respecto a los ingresos del 20% más pobre. Los resultados, una vez más, vuelven a dejar en mal lugar a España: mientras en Europa los más ricos cobran 5 veces más que los más pobres, en España la cifra aumenta hasta siete veces, lo que convierte al país en el estado miembro "donde se produce la mayor desigualdad de ingresos entre ricos y pobres". En la cabeza de este ranking, junto a España, se encuentran países como Grecia, Letonia, Rumanía o Bulgaria; en contraste, los países menos desiguales son Eslovenia, República Checa y Países Bajos.

Bruselas quiere otra vuelta de tuerca laboral para acercar contratos temporales y fijos

Bruselas quiere otra vuelta de tuerca laboral para acercar contratos temporales y fijos

Más sobre este tema
stats