PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

tintaLibre #59

Detrás del arcoíris, en 'tintaLibre' junio

Portada tintaLibre junio

tintaLibre

Cuando a finales de este mes de junio Madrid se convierta otro año más en la capital más gay del planeta y presuma de tolerancia y respeto ante la mirada del mundo, cuando las carrozas recorran Chueca bajo la bandera arcoíris y todos sintamos la satisfacción por el camino andado y los derechos conseguidos (¡no ha sido fácil en un país católico y tradicionalista!), pensaremos también en que los armarios no se acaban de vaciar del todo en esta España que tiene tantas capas de aceptación como de hipocresía.

No son ganas de aguar la fiesta. El movimiento LGTBI ha demostrado desde que la democracia acabó con aquellos tiempos oscuros en los que se aplicaba la Ley de Vagos y Maleantes, desde aquellas ya pioneras manifestaciones en La Rambla de Cataluña, que ha sido una de las puntas de lanza que con mayor acierto ha movido sus poderosas razones para otorgarle a España un barniz de país tolerante y democrático. Desde entonces, al amparo de un colectivo muy mediático y combativo, se han asomado a la primera línea del horizonte y han normalizado su presencia en casi todas las instancias de la vida civil. Zapatero podrá pasar a la Historia como un feliz padrino de bodas, pero también como el gobernante que abrió un camino que sigue dividiendo, como casi todo aquí, a la opinión pública en dos mitades.

Tras esa luna de miel, en la que hemos asistido a un reconocimiento histórico de derechos y a la salida del armario de muchos hombres y mujeres, en que palabras como transexuales, bisexuales o intersexuales han enriquecido el léxico familiar, nos toca ahora desafiar la madurez de un colectivo cuya parte menos favorecida (y conocida) lleva la T de los Transexuales, un grupo marginal que quiere ser reconocido más allá del espectáculo y la prostitución y que afronta nuevos territorios con una disuasoria ley que obliga a pasar por el aro del examen psicológico. Lo explica Javier Caballero en un detallado reportaje acompañado de fotografías de Nuria López Torres.

Que Chueca sigue siendo una feliz metáfora lo sabemos mejor cuando una vasta parte del mundo rural sigue demonizando cualquier diferencia, aunque haya cada vez más ejemplos que hablan de una excepción. Monterroso, en el interior de la provincia de Lugo, celebra cada año su Agrocuir, un orgullo más campestre que las amapolas, mientras en Priego de Córdoba se debate todavía el drama lorquiano que acabó para siempre con las habladurías y el anonimato que perseguían como un fantasma las relaciones entre José Luis y Juan Alberto. Por ello, el periodista Pablo Taboada firma en este número de tintaLibre un interesante reportaje sobre la convivencia entre personas LGTBI y el mundo rural. Y es que, en esta gran casa de géneros y números, sigue habiendo armarios de cristal transparente y otros que siguen cerrados a cal y canto.

tintaLibre está a la venta a partir del viernes 1 de junio en quioscos y librerías de toda España.

Apocalipsis Lemebel

Apocalipsis Lemebel

También está disponible a través de su App para su descarga en teléfonos y tabletas de Apple y Android.

Si eres socio de infoLibre, ya puedes leer tintaLibre de mayo y todos los números anteriores haciendo clic aquí.

 

Más sobre este tema
stats