LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

¿Alguien ha escrito este futuro?

César Moya Villasante

Todos sabemos la historia del fascismo y el comunismo y las salvajadas que se realizaron por ambos en el siglo pasado. Pero ahora las cosas han cambiado en los modos. El primero no se viste ya con los hornos crematorios y el segundo reconoció su fracaso allá por el 1989 y a partir de esa fecha el marxismo o el leninismo se transformaron en diversas opciones. Llegó el siglo XXI y ambos se vistieron de la democracia al uso, pero el comunismo ya se había transformado. El fascismo, al menos en España, nunca pidió perdón ni se arrepintió. Incluso se cebó en el vencido de aquella guerra civil durante la posguerra de 36 años y hoy, siglo XXI, aun creen insultar en el Congreso a un/a comunista identificándole con esa definición. 

Pasó un tiempo en este país de más o menos silencio con la mal llamada democracia que se derivó con la muerte de Franco. Aunque no se tomaron acciones de eliminar todo lo que aquello suponía, cosa comprensible por la cantidad de problemas que se derivarían al estar todos sus miembros en activo. Problema que hoy se detecta con virulencia. Y llegó Vox, el mejor representante de ese neofascismo, llamémosle así, al aceptar en teoría las bases para entrar en el sistema, pero que cada día que pasa nos desvelan su intención de destruirlo, quizá por ser los embajadores de Trump, que formando ya equipo descarado con Putin intentan acabar con las democracias europeas. 

Y llegamos al momento actual donde con la guerra de Ucrania se destapan intenciones que son, al menos, sospechosas si las ligamos con opiniones y acciones a observar. En España, Vox se ha instado con mucha fuerza siguiendo un plan trazado con cierta inteligencia y aprovechando el cansancio de una sociedad hacia una democracia que no parece dar frutos esperados debido a que las fuerzas son muy iguales y los resultados son difíciles de sacar adelante. El populismo que emplean lo compra mucha gente de diversos tipos de sociedad, algunos porque están cansados, otros decepcionados y los más porque, aunque no crean en soluciones mágicas quieren ver otra cosa. Si unimos una derecha del PP plena de corrupción hasta las cejas y con problemas internos de lucha entre líderes, que no tienen nada de líderes, la conclusión es sencilla, los votos se van al original, como tantas veces se ha dicho. Y no creo que Feijóo cambie nada de lo pasado.

Todas estas circunstancias me hacen pensar que alguien ha escrito esto antes para transformar este continente que se atreve a tener un nivel económico decente y que, además, sus leyes dan derechos a quienes, según ellos, no los deben tener...

Pero a nivel europeo parece que las cosas tampoco van bien y su fuerza va aumentando. Se recogen últimamente comentarios que a uno le hacen pensar que todo esto está muy pensado por aquellos que dirigen el mundo. Veamos: ¿Al presidente ucraniano se le está financiando armamento para que siga la guerra hasta cuándo? ¿Con que objeto? - La lucha, pese a todos los errores rusos es desigual porque Putin puede aplastar a ese pais en cualquier momento. Podría llegarse a un acuerdo en ceder la parte q quiere Putin y, al menos, dejaría de morir gente, que es un valor a considerar. Por otra parte, ya Putin se ha dejado caer con que quiere eliminar las democracias europeas, objetivo igual de Trump, el jefe de Abascal y de todos los neofascistas europeos, aprovechando la idea de algunos paises cercanos de entrar en la OTAN. 

En España los barones del PP confirman lo que nos temíamos, su acuerdo con Vox en todos los frentes en que puedan gobernar. Existen países que nada pueden hacer contra Rusia porque dependen de ellos en energía, como pasa nada menos que con Alemania. Francia navega ya en un acercamiento de Le Pen que ya no es una broma. Si Suecia y Finlandia se suman a la OTAN será otra causa de continuar en el conflicto. En Israel, extrema derecha pura y dura, se ha empezado a castigar a los palestinos de nuevo, esta vez con los moradores de una mezquita a santo de no sabemos que causa. Y puede que no tenga nada que ver con Europa, pero si con una extrema derecha cada vez más activa.

Todas estas circunstancias me hacen pensar que alguien ha escrito esto antes para transformar este continente que se atreve a tener un nivel económico decente y que, además, sus leyes dan derechos a quienes, según ellos, no los deben tener... ¿Quizá lo decidió el club Bildeberg?  ¿Quizá solos Trump y Putin con la extrema derecha europea? ¿Quizá sea un conflicto en frío muy duradero o puede que una tercera guerra mundial desarrollada físicamente en Europa, como siempre ha sido? Puede que quienes tienen poder para hacerlo lo hayan decidido con un poder económico absoluto que compra cualquier medio de comunicación clásico que conduce las noticias por donde les interesa de manera que esas dudas mías siguen ahí, como dudas. Ojalá lo que sospecho sea falso de toda falsedad.

________________________

César Moya Villasante es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats