La portada de mañana
Ver
La red infinita del lobby de la vivienda: fondos, expolíticos, un alud de 'expertos' y hasta un pie en la universidad

Librepensadores

Ana Orantes

Antonio García Gómez

Víctima de género, mujer que denunció los malos tratos que recibía a diario, en su casa, a manos de su marido.

Ana Orantes fue asesinada, quemada viva, por su maltratador infame, por su marido que fue quien la mató.

40 años de matrimonio, 11 hijos. El insulto más suave que recibió, a diario, fue el de que era "un bulto".

Cuando llegaba la hora de que su marido, maltratador y asesino al fin, saliera del trabajo y pudiese llegar a casa, cuando el lo decidiera, a su gusto y discreción, Ana Orantes comenzaba a temblar, y con razón, porque normalmente era golpeada, apalizada y obligada a ser objeto sexual de su maltratador y asesino.

Llevaban dos años separados, aunque vivían en la misma vivienda, ella en la planta de arriba, él en la de abajo. Pero los malos tratos no cesaron... hasta que Ana Orantes los denunció en la televisión de Canal Sur. A los 13 días, su maltratador y asesino, la arrastró al patio, la roció de gasolina y la abrasó.

Fin de la historia, fin de ese horror particular, ¿fin?... de uno más de esos casos que olvidamos fácilmente.

Ana Orantes comentaba que jamás pudo pedir ayuda entre los suyos porque se la denegaron.

Recuerdo que una mujer, conocida mía, ya en su madurez me comentaba cómo a las pocas semanas de casarse, al intentar tomar algunas decisiones en la casa común del matrimonio, en la que vivían, cuidados por esa señora por cierto, los padres de su marido, recibió un bofetón de su suegro que le espetó: "Que ella en esa casa era el último mono y que no pintaba nada, y que por lo tanto no se le ocurriera decidir sobre nada". Este bofetón lo recibió delante de su marido que se calló.

Esta mujer, corrían los años 50, corrió a su casa familiar para contárselo a su madre. No quería volver con su reciente marido ni con la familia del mismo. Su madre la devolvió con genio asegurándole que no se le volviera a ocurrir tamaña tontería. Su deber era obedecer al marido y aguantar.

Esa señora aguantó hasta que murió, amargada y triste, y lo único que escuchó de "bonito" era aquello de "tú eres tonta y no sabes nada".

Hace 20 años del crimen de Ana Orantes.

A diario miles, millones de mujeres tiemblan cuando saben que su compañero, su pareja, su marido... va a llegar a casa.

Y no conviene olvidarlo, también a diario. ________________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats