LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

Feijóo y la estrategia del insulto

Rafael Sánchez Sánchez

En la labor de oposición al Gobierno de los partidos de la derecha en general, pero en especial del Partido Popular, no hay nada inocente. De hecho, está todo planificado y previsto para conseguir un objetivo previamente establecido. En este sentido, se puede asegurar que la constante referencia de Feijóo a los insultos que recibe de Pedro Sánchez y sus ministros, forma parte de una estrategia para dar en los medios de comunicación una imagen de victimismo, y de que el único objetivo del Gobierno es desprestigiarle y desgastar su imagen de cara a las próximas citas electorales. Como es natural, los medios afines al PP se hacen eco especialmente de esta constante denuncia del líder del PP sobre los insultos que recibe, sean estos ciertos o no. Sean meras críticas o simples y normales reacciones del Presidente del Gobierno o de algunos ministros a las insidiosas declaraciones que en ocasiones realiza el actual líder de la oposición. 

Antes de mostrar claros ejemplos del uso por parte del PP de esta táctica, parece adecuado hacer referencia a otra, esta ya más clásica y de amplio uso por parte de los partidos de la derecha en general. Me refiero a la estrategia de la mentira. El formato es similar, consiste en acusar de mentir al Gobierno y en especial a su presidente, en este caso Pedro Sánchez, sea verdad que miente o no. Dediqué en su día un artículo, “La mentira como estrategia política”, cuya lectura puede resultar muy útil para entender esta novedosa estrategia del insulto puesta en marcha y utilizada por Alberto Núñez Feijóo.

Veamos ahora algunos ejemplos ilustrativos del uso que hace Feijóo de esta táctica del insulto en la que –todo hay que decirlo– demuestra una gran maestría en el uso de la ironía fina. El pasado 27 de agosto, en un acto del PP en Galicia, Feijóo afirmaba: “le pido a Sánchez que, si no quiere volver a cambiar completamente su estrategia de ataque al PP, ponga a un solo miembro del Gobierno a insultarme todos los días y que el resto se ponga a trabajar, haga alguna propuesta y, si es capaz, hable con nosotros”. Si nos fijamos, con estas palabras el líder del PP consigue al mismo tiempo lanzar ataques al gobierno y aparecer como “victima” de los insultos que, según él, le dedica el ejecutivo. Por cierto, no detalla los insultos, simplemente los alude. Más ejemplos, Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular en el Congreso, decía el pasado 24 de agosto en relación con el Real Decreto de Ahorro Energético: "No hemos recibido ninguna llamada por parte del Gobierno para poder abordarlo. Solo nos hemos encontrado con insultos”.

El líder del PP consigue al mismo tiempo lanzar ataques al Gobierno y aparecer como “victima” de insultos

Veamos ahora una primera muestra de la participación de un importante medio radiofónico, o más bien de un icono mediático, que presta sus servicios al Partido Popular. Me refiero a Carlos Herrera, que desde su micrófono en la COPE comentaba así el debate de Feijóo con Pedro Sánchez en el Senado: "No tiene sentido despachar con insultos a quien te ofrece acuerdos, ni a quien copias".

Pero sin duda, un momento culmen del uso de esta estrategia la exhibió el líder del PP en su intervención el pasado día 6 de septiembre en el Senado. Después de hacer un retrato catastrofista de la situación económica de nuestro país, de la que por supuesto responsabilizó en exclusiva al Presidente del Gobierno, hizo un curioso “maridaje” de sus críticas al Ejecutivo con los insultos de los que es víctima: “Inflación de dos dígitos tres meses seguidos, respuesta, Feijóo es Trump; la luz más cara de la historia en agosto, respuesta Feijóo es un ignorante;" y remata: “no es que me ofendan, sus improperios dicen más de usted que de mí, pero es que mientras los ministros insultan están descuidando sus funciones y creo que los españoles no se lo merecen”. Sí es verdad que posteriormente Pedro Sánchez, sin duda como respuesta a esta referencia a los insultos realizada por Feijóo, ofreció una nutrida relación de improperios lanzados por el “moderado” líder de la oposición al gobierno y a su presidente.

Pero en esta estrategia de usar los insultos hay que reconocer que Feijóo es contumaz. En una reciente entrevista en el programa El Objetivo de La Sexta, Feijóo insistía en los insultos que le dedicaba el Gobierno y aludía incluso a que él estaba “sólo” mientras que el presidente del Gobierno tenía 22 ministros para insultarle. Afirmaba esto después de que la periodista Ana Pastor le ofreciera un escaparate de declaraciones suyas en las que atacaba al gobierno socialista y al propio Sánchez con bastante dureza. 

Como decía al principio, medios afines al PP se han sumado este verano con sus titulares a ser altavoces de esta campaña de Feijóo para aparecer como víctima de los insultos del Gobierno, veamos algunos ejemplos. El Español, “Antología de los insultos del Gobierno a Feijóo”. El Mundo, “Once ministros han insultado ya a Feijóo este verano”. Libertad Digital, medio vinculado a la extrema derecha, recoge directamente unas irónicas declaraciones de Feijóo sobre el tema: "Si necesitan 22 ministros para insultar será porque no tienen mucho que hacer”. Sin duda estas palabras son una buena muestra de la habilidad de Feijóo de colar un insulto en esta frase al tildar de “vagos” a los ministros sin pronunciar la palabra. Este mismo medio en su versión de YouTube ilustraba el tema con estas palabras, “Los insultos a Feijóo del PSOE y los ministros socialcomunistas revelan el miedo de Sánchez”.

Hay pocas dudas de que el Partido Popular seguirá utilizando esta táctica en los próximos meses en el marco de la campaña electoral permanente en la que están ya embarcados todos los partidos. Lo lamentable y preocupante es que con estos mensajes conseguirá su objetivo de influir en el sector del electorado de menor nivel cultural y social.

Los debates electorales, que con seguridad habrá en la campaña de las próximas elecciones generales, será para Feijóo el escenario ideal para recurrir de nuevo a “la estrategia del insulto”. Atentos.

_____________________________________

 Rafael Sánchez Sánchez es analista político y socio de infoLibre.

Más sobre este tema
stats