Librepensadores

Pedagogía de la democracia

Milagros Bodas Ortega

Llevamos cuatro décadas de democracia, en cuyo espacio de tiempo han gobernado la UCD, el PSOE y el PP. Durante las legislaturas del PSOE muchos ciudadanos de izquierdas nos sentimos decepcionados por el giro tan brusco al centroderecha de un partido que pasó dos legislaturas adorando a la Iglesia, permitiendo que esta señalase ciertos currículos de educación en España. La Constitución decía una cosa pero se hacía la contraria con un gobierno socialista.

La Ley de Memoria Histórica llega muy tarde y llega en un momento de involución social, cuando los lobos han visto sembrado el camino de presas vulnerables porque en este país jamás se hizo pedagogía de la democracia. Esta era una tarea obligada para que llevara a cabo el PSOE. Un pacto para la Educación, acabar con los acuerdos de la Santa Sede, una educación concertada con los mismos principios que se aplicaban a la pública, constituir por ley el franquismo como delito penal. La Transición fue un buen cauce para saltar al ruedo parlamentario con una democracia que aún respiraba aire postfranquista.

Dos legislaturas con mayoría absoluta da para mucho y los españoles nos hubiéramos ido adaptando a los cambios naturales en un Estado de Derecho donde por fin los policías eran nuestros convecinos.

Desgraciadamente, una parte de la sociedad ha ido creciendo y madurando de distinta manera a como lo han hecho los políticos. Ahora tenemos a cinco señores que no debaten ni un solo punto de los que afectan gravemente a la sociedad. En medio, un lobo con piel de lobo aúlla barbaridades que se propagan por un silente camino de violencia que acaba dando sus frutos. La carroña está servida. Ahora mismo tenemos en España un problema gravísimo: un independentismo que se mueve por los mismos 11 principios de Goebbles y un franquismo de personajes sin talento, ni escrúpulos ni moral. Ambos podrían tomarse una cervecera juntos sin que les temblara el pulso, pues primero, son nada respetuosos con la ley y el Estado de Derecho, y segundo, con sus conciudadanos si estos no establecen premisas de acatar sus formas y su pensamiento. Como gurús, cuatro personajes que no fueron capaces "todos a una" de rebatir las barbaridades que aulló el lobo para zamparse el trozo del pastel que les va a dejar esta cita electoral.

Dios mío, cuánta voluntad para ir a las urnas, pero esto es una penitencia obligada porque debemos estar a la altura de una nueva Transición, la que tenemos que forjar los propios españoles para detener a Tejero y que no entre en el Parlamente, para detener a quienes nos quieren hacer creer que tenemos enemigos ocultos en el piso de al lado, detener a los pistoleros ufanos de poder defenderse en cuanto sientan que los amenazamos con nuestras ideas.

Es una lástima que durante la legislatura del PSOE no se haya aprovechado para educar realmente en los principios democráticos e inoculárnoslo en vena a la ciudadanía. De momento, toca el civismo del que siempre ha hecho gala esta sociedad a pesar de las loberas. Sintamos la democracia como el único espacio libre donde aún se pueden crear y generar entusiasmos públicos que ayudarán a un elevado número de conciudadanos a seguir hacia adelante, hacia unos presupuestos sociales, de izquierdas que devuelvan la dignidad que nos han birlado los políticos. Echo de menos a Zapatero. Nunca creí que fuera a decir esto. Votemos por un programa social que piense realmente en los hombres, mujeres, niños y niñas que llevan arrimando el hombre sin recompensa pero con la fe de que aún lo bueno está por llegar y merece la pena. _____________

Milagros Bodas Ortega es socia de infoLibre

Más sobre este tema
stats