LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

Librepensadores

Retahíla de tópicos

Librepensadores

Máximo Aláez Fernández

En relación con la pandemia que nos mantiene encerrados venimos escuchando una retahíla de tópicos huecos, propios del “cuñadismo” que nos inunda, y que parece que tienen como única función evitar el vértigo de hacernos preguntas o manifestar dudas sobre el momento presente. En definitiva, evitar el vértigo de pensar. “Estamos en una guerra”, “vamos a salir mejores personas”, “los sanitarios son unos héroes”, “hay un antes y un después”… y podríamos seguir con los clichés

No, esto no es una guerra, aunque veamos al Ejército por todos los lados; es una pandemia que tiene que hacernos reflexionar sobre cosas como nuestra supuesta invulnerabilidad (somos más frágiles de lo que nos hemos creído) y sobre los riesgos de la globalización. En una sociedad globalizada, donde la producción de bienes se concentra en unos pocos lugares y luego se distribuyen por todo el planeta basta un problema en la zona de producción para que el resto del mundo se paralice y se desabastezca (y da igual que pensemos en las mascarillas o en el tornillo necesario para ensamblar un motor). Lo global nunca va a poder sustituir a lo local. 

¿Vamos a salir mejores? Si vemos lo que ha pasado en otras crisis globales comparables lo que es seguro es que el mundo va a ser distinto; con nuevas desigualdades, un nuevo reequilibrio de fuerzas políticas y económicas, etc. Pero no hay nada que nos permita asegurar que ese mundo va a ser mejor. El deseo no puede impedirnos ver la realidad. Por poner sólo un ejemplo: ¿va a salir mejor la Unión Europea? 

Los sanitarios son unos héroes. Seguramente sí pero, ¿es ese el análisis que debemos hacer del afrontamiento sanitario de la pandemia? ¿tiene que descansar sobre las espaldas de unos héroes? ¿Queremos héroes o queremos un sistema sanitario que sea capaz de enfrentarse a amenazas como la actual? Porque otras vendrán, seguro y los héroes son eso: héroes, pero no dioses. El sistema público asistencial, y no sólo el sanitario sino también el de atención a la población dependiente, necesita un buen repaso. Los héroes están bien en los cómics. 

Hay un antes y un después. Claro, siempre hay un antes y un después, como hay un ayer y un mañana. Pero el mañana será muy distinto según cómo lo construyamos, porque el mañana de una sociedad no viene solo; o lo construimos entre todos o dejamos que unos pocos nos lo construyan. Ese será el gran reto colectivo próximo. ¿Nos quedamos esperando o, una vez que podamos salir del encierro, comenzamos a participar en el diseño del “después” que queremos? 

Son sólo algunos apuntes para evitar el cuñadismo y los tópicos vacíos.

Máximo Aláez Fernández es socio de infoLibre.

Más sobre este tema
stats