Han partido de posiciones distintas para reunirse en torno al mismo tema. En las últimas semanas, una obra de teatro y dos novelas han comenzado a abrir la puerta de la memoria del conflicto vasco. La mirada del otro, de la compañía Proyecto 43-2; El comensal, primer libro de Gabriela Ybarra, y El camino de los difuntos, del escritor francés François Sureau, abordan desde distintas perspectivas la herida abierta en Euskadi. Un primer paso hacia la construcción de un relato aún inexistente en torno a la violencia de ETA.