La cultura sale al rescate de los refugiados de Ucrania

Una mujer hace un gesto en el autobús en el que ha llegado a Zaporiyia.

El arte es la esencia misma de la vida, que es a su vez lo contrario de la guerra. Con esa premisa se suceden todo tipo de iniciativas culturales para tratar de ayudar en la medida de lo posible a los millones de refugiados que están abandonando Ucrania por culpa de la invasión rusa. 

Llega así a las librerías, por ejemplo, Poetas del crimen. Por la paz (Editorial Alrevés), una antología de poesía coordinada por Mariano Sánchez Soler y Carlos Salmen y que cuenta con textos también de Manuel Vázquez Montalbán, David C. Hall, Carlos Pérez Merinero, José Luis Muñoz, Paco Gómez Escribano, Carlos Zanón, Lorenzo Silva, Marta Sanz, Nieves Abarca, Víctor del Árbol, Lluna Vicens, Pedro de Paz, Susana Hernández, David Llorente, Marcelo Luján y Jordi Ledesma.

Todos ellos ponen sus voces y su talento a beneficio de esta iniciativa que nació desde un primer momento con la intención de que los royalties que los autores o sus herederos percibirían por el libro fuesen donados, por común acuerdo de todos ellos, a una ONG. Pocos días antes de que el libro entrase en imprenta, la invasión rusa a Ucrania hizo que la decisión fuera obvia: juntos, autores, herederos y editores, decidieron que todos los beneficios del libro vayan a parar al comité español de ACNUR para la crisis de refugiados de Ucrania. 

"Esta es una mancha de aceite en el mar, pero cuanto más grande sea la mancha a más gente llegaremos", apunta a infoLibre el escritor Carlos Salmen, quien añade: "Con la cuenta que tiene ACNUR para los refugiados de Ucrania, por cada 90 euros tres personas comen durante un mes. Y eso es casi un verso, si te fijas. ¿Cambia este libro la guerra, detiene esta locura? No, pero la poesía indirectamente ayuda a esos millones de refugiados".

Para que el libro tenga aún más poder para mejorar la vida de los ucranianos, la propia editorial se implicó aportando, a su vez, todos los beneficios de su parte, propiciando así que "la donación sea mucho más sustancial". "No son poemas de temática por la paz, la antología ya estaba escrita. Pero la poesía sirve indirectamente ahora para que cualquiera que compre el libro ayude a los refugiados", remarca.

Otra iniciativa cultural igualmente solidaria es el concierto de música barroca que el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza organiza el próximo domingo 24 de abril. Un recital que correrá a cargo de Infermi d'Amore, un grupo fundado por el violinista ucraniano Vadym Makarenko y del que forman parte músicos procedentes de España, Estados Unidos, Canadá, Italia y Francia, que interpretarán obras del Barroco italiano del siglo XVIII. Las entradas ya están a la venta y se ha habilitado también una fila cero con donaciones entre 20 y 240 euros.

Toda la recaudación se destinará al Comité de Emergencia, una unión de seis ONG (Aldeas Infantiles SOS, Educo, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón, Plan International y World Vision) que trabaja para paliar la crisis humanitaria provocada por la invasión rusa de Ucrania. "Queríamos sumarnos a este movimiento solidario. El Thyssen-Bornemisza realmente es el único museo de España que tiene obra de autores ucranianos o ruso-ucranianos. Por eso también estaba incluso más justificado", plantea a infoLibre el director gerente del Thyssen-Bornemisza, Evelio Acevedo.

Y continúa: "No es una iniciativa relacionada con la pintura, pero sí con la música, que también es arte, ya que en el museo somos muy partidarios de iniciativas transversales. El arte es un elemento sanador, cuando vivimos dificultades y problemas encontramos muchas veces un poquito de paz y equilibrio en el arte, ya sea pintura, música, literatura o como cada quien quiera. Eso se ha visto también en la experiencia reciente del covid, cuando estuvimos confinados intentamos ofrecer una programación diversa a través de nuestra página web. Mucha gente nos ha dicho que fue fantástico tener esa continuidad de estar acompañando a la gente. El arte es positivo y hay que aprovecharlo".

Por otro lado, el Grupo Pro Arte y Cultura ha puesto en marcha una subasta solidaria de arte a favor de UNICEF España para apoyar la respuesta que la organización está dando a la emergencia humanitaria de Ucrania. En la iniciativa participan más de medio centenar de artistas nacionales e internacionales que han donado sus obras, entre las que hay pinturas, esculturas y NFTs.

El presidente de UNICEF España, Gustavo Suárez Pertierra, explicó días atrás en la presentación de esta subasta que tras más de un mes de guerra, la situación de la infancia en Ucrania es "descorazonadora", pues las necesidades siguen creciendo día a día. No en vano, más de la mitad de los 7,5 millones de niños y niñas del país se han visto obligados a abandonar sus hogares y se han convertido en desplazados internos o refugiados.

Para la comisaria de la subasta y miembro del Grupo Pro Arte y Cultura, Alegría Pellicer, esta acción solidaria "ejemplifica cómo el mundo del arte también puede sumar fuerzas para apoyar en situaciones tan críticas como la que se vive en Ucrania". "Estamos muy emocionados por lograr reunir en un tiempo récord el apoyo de más de cincuenta artistas para colaborar con UNICEF España", destacó en la presentación y recoge Europa Press. La subasta de obras de arte se desarrolla vía online a través de la web de Subastas Segre.

Iniciativas diversas todas ellas, que se adaptan a los tiempos para volver a recordarnos que el arte y la cultura siempre están ahí prestos para el rescate. Por eso, Poetas del crimen. Por la paz, que inicialmente no nació con esta vocación, supo girar para poner el foco en lo importante. "La poesía se hace preguntas y la filosofía las responde. Quienes escribimos poesía nos hacemos preguntas en voz alta. Y aunque no sean poemas sobre la guerra, sí son sobre la vida, que es lo contrario a la guerra", remarca Salem sobre esta antología que tiene la intención de poner en evidencia que el lirismo y la poesía no son ajenas a la novela negra en su tarea de contar la realidad, denunciar los abusos de poder, la corrupción y las injusticias a través de la ficción.

"Pensamos que había muchos autores de novela negra que también escriben poesía. Salió así la idea de hacer esta antología sin más intención, pero con el drama de Ucrania comentamos la idea de donar los derechos de autor del libro para ACNUR", explica Salem, para luego rematar: "La hicimos para la gente que nos sigue y los festivales de novela negra, pero estamos llegando a muchísima más gente. A veces no nos damos cuenta de lo poco que cuesta echar una mano en algo".

Planeta reedita el primer título de la saga Carvalho de Vázquez Montalbán en su 50 aniversario

Planeta reedita el primer título de la saga Carvalho de Vázquez Montalbán en su 50 aniversario

Más sobre este tema
stats