ALMUDENA GRANDES

Un homenaje entre amigos para Almudena Grandes: “Su alegría era una forma de resistencia”

Acto de homenaje a Almudena Grandes.

La Universidad Complutense de Madrid ha acogido este lunes un encuentro entre amigos de Almudena Grandes para rendir homenaje a su figura, a "la escritora, a la ciudadana comprometida, a la amiga y a la estudiante de Prehistoria en nuestra Universidad". 

La apertura del homenaje ha comenzado con unas palabras de Araceli Manjón-Cabeza, secretaria general de la Universidad Complutense: “El acto de hoy está dedicado a una mujer excepcional”. Ha recordado a la escritora por “su simpatía, su alegría y cómo utilizaba su palabra”. “Hoy, en lugar de lamentarnos, debemos de alegrarnos de todo lo que nos dejó”, ha añadido. Ha proseguido el decano de la Facultad de Filología, Eugenio Luján Martínez, que ha indicado que era un deber para ellos organizar este evento, pues Almudena Grandes fue una de sus estudiantes, además de por el vínculo de la escritora con la universidad, plasmado en varias de sus obras. El decano de la Facultad de Geografía e Historia, Miguel Luque Talaván, se ha acercado al atril para hacer una breve biografía de Almudena, en la que ha destacado su relación con la historia para escribir sus obras, así como sus columnas personales. “Hacía oír su voz y su profunda defensa de la educación pública”, ha destacado. 

El acto ha sido presentado por la actriz Lucía Álvarez y el poeta José Manuel Lucía Megías. Pese a los problemas técnicos con el sonido, no ha faltado emoción en todo el homenaje. “No sabía si iba a ser capaz de hacer nada para Almudena, pero una frase que repitió mucho es que la alegría es una forma de resistencia”, ha dicho la actriz al comenzar. A continuación, la pianista Rosa Torres-Pardo ha tocado la pieza Impromptu de Schubert, que “habla del amor, de la ausencia” y que ha elegido en honor a la escritora.

José Manuel Lucía Megías ha sido el siguiente en intervenir para presentar a Blanca Portillo, amiga de Almudena Grandes, actriz y ganadora del Goya a mejor actriz en 2022. Ha leído un fragmento de Modelos de Mujer, obra en la que la autora cuenta, con la mezcla de humor, agudeza y ternura que la caracteriza, cómo llegó a la literatura. “Los textos que hemos escogido no son quizás los más señalados o reconocidos, pero sí los que más la definían a ella como amiga y escritora”, ha dicho Lucía Álvarez.

Benjamín Prado, poeta y novelista, no ha podido asistir al acto, por lo que la actriz se ha hecho cargo de leer el poema que ha hecho en honor a Almudena. “Lo que daría por volver a tenerla una vez más aquí, un día tan solo”, ha leído. El cantautor Javier Ruibal ha sido el siguiente en subir al escenario. Tras unas breves palabras recordándola, y destacando las croquetas que Almudena cocinaba, ha cantado con guitarra en mano Por San Isidro Llévame a Bailar un Chotis. Tras la actuación, y antes de dar la palabra al siguiente invitado, José Manuel Lucía Megías ha decidido salirse del guion para aplaudir a Lucía Álvarez por organizar este acto con los amigos de Almudena. 

El catedrático Carlos Berzosa ha contado cómo ella ha sido una de sus referentes, y cómo sus novelas le han hecho llorar y emocionarse. “Una de las cosas más grandes que me ha pasado ha sido conocer a Almudena Grandes”, ha dicho. También ha resaltado su esfuerzo, su ética y su pasión por la literatura. Lucía Álvarez no solo ha presentado el homenaje, sino que también ha leído 1936 de Luis Cernuda, uno de los poemas favoritos de Almudena. 

Rozalén ha sido la siguiente invitada, y amiga, en subir al escenario, donde ha interpretado Justo, canción con la que recuerda la historia de su tío abuelo, desaparecido en la Guerra Civil. La escritora tiene un importante vínculo con ese capítulo de la historia de España, ya que estuvo trabajando durante la última década de su vida en un ciclo de novelas dedicado a la guerra civil española y a la resistencia antifranquista bajo el título Episodios de una guerra interminable.

“Qué suerte ser tu amiga”, ha dicho casi entre lágrimas Lucía Álvarez tras finalizar un vídeo con imágenes de la vida de Almudena. Rosa Torres-Pardo ha vuelto al escenario para leer un extracto de Inés y la alegría, así como para volver a tocar el piano, esta vez Montescos y Capuletos de Prokofiev.

Jesús Maraña, director editorial de infoLibre, no ha podido asistir al acto. “Siempre nos ilumina y siempre, desde infoLibre o cualquier ámbito, nos hace pensar”, ha dicho José Manuel Lucía Megías en referencia al periodista. Javier Ruibal ha leído un escrito de Almudena de hace un año, Atlético de Madrid: Bendiciones, que iba a haber leído Jesús.

Eduardo Mendicutti, escritor y periodista, ha explicado que la razón para asistir era “porque a mí me pesaba mucho, desde que no estamos con Almudena, haber perdido tantas ocasiones de hacerle homenajes”. No ha podido retener las lágrimas al recordar a la escritora antes de leer Elegía, la emotiva despedida a su gato Negrín.

Para cerrar el acto, Luis García Montero, poeta y viudo de Almudena, ha subido al escenario a dar las gracias, en su nombre y en el de sus tres hijos. “La alegría es una forma modesta de sobrevivir, de querer buscarle sentido a la vida, y cuando uno sufre una pérdida tan fuerte, es difícil buscarle sentido. El cariño es un vínculo con la realidad y te ayuda a seguir”, ha dicho. También ha recordado el director del Instituto Cervantes la primera vez que se conocieron, y cómo ella defendía la literatura y la política. “Ha sido un lujo poder compartir casi 30 años de vida con ella”, ha afirmado con emoción en la voz. Ha terminado leyendo el poema Un año y tres meses, que trata sobre la enfermedad de su mujer y cómo la alegría ha sido su modo de supervivencia.

Lo que nosotras aprendimos de Almudena Grandes

Lo que nosotras aprendimos de Almudena Grandes

Más sobre este tema
stats