De las aulas a los teatros: "Los niños disfrutan la ópera de una manera muy pura"

Representación de Ópera Kids

No es la ópera, aparentemente, el género musical más relacionado con la infancia. No son los niños los más acérrimos seguidores de sopranos y tenores, no. En tiempos de reguetón, redes sociales en constante ebullición y vídeos de TikTok, no es La traviata lo que más les gusta escuchar (alguna excepción habrá, por qué no) cuando van en el coche camino del cole. Pero eso es algo que cambia en cuanto entran en contacto, por ejemplo, con Verdi

Es una cuestión educacional, en definitiva. Alguien tiene que hacer de puente entre la obra y los más pequeños, por lo general más atentos a otras muchas cosas. Y cuando ese alguien tiende el puente, se cruza y, con suerte, ya nunca se vuelve. "Los niños están perfectamente preparados para la ópera y, de hecho, la disfrutan de una manera muy pura", asegura a infoLibre el director artístico de Más que Ópera, Aquiles Machado. 

Y es que el tenor hispanovenezolano es ese puente necesario y, al frente de esta asociación cultural, desarrolla una labor de divulgación que desmiente el manido tópico de que la ópera es un género elitista incomprensible para la gran mayoría en general y, claro, los niños en particular. Y plantea: "Esa es una mala fama que tiene creada la ópera, pero creo que no existe un arte que esté más cerca de las personas y de las vivencias de los seres humanos. Porque habla precisamente de lo que somos los seres humanos y de cómo podemos conseguir redención en muchísimos aspectos de nuestras vidas".

De manera que ese es el empeño de Más que Ópera, que sigue haciendo pedagogía lírica con su proyecto Ópera Kids, con el que ha llegado a más de 15.000 alumnos de colegios de Madrid, Ciudad Real, Córdoba y Bilbao, colaborando ya con más de 50 centros educativos del territorio español. Y que estos próximos 26 y 27 de mayo representa en los Teatros del Canal de Madrid una Traviata de lo más especial, con 2.500 alumnos de 22 colegios participando en cinco funciones.

"Una de las cosas más importantes que tiene la ópera de cara a la educación es que engloba todas las artes y es un acercamiento práctico, directo y nutritivo para todos los niños que están en las aulas, ya que entran en contacto con todas las manifestaciones artísticas de una forma interactiva", defiende Machado, para luego añadir: "Las ven todas funcionando contando una historia y a favor de una narración. Eso les hace a ellos entender cuál es la importancia de todo esto, porque ese espectáculo al final no es otra cosa que una gran metáfora de ellos mismos".

Las funciones de esta semana son la culminación del proyecto, que se viene desarrollando en los colegios participantes durante los últimos meses. Toda una representación con una orquesta de cámara y cantantes que "han cantado en los teatros más importantes", que colaboran con la asociación con una vocación compartida, tal y como destaca Machado: "Nos ilusiona mucho a todos acercar la ópera a los niños. Queremos que vivan la experiencia tal cual como es y que además participen. Los niños se aprenden los coros, los cantan, se suben al escenario, están con los artistas. Y todo esto es muy importante porque es una experiencia que intenta que ellos desarrollen la pasión por este género tan bonito que es la ópera".

De esta manera, profesores y alumnos de educación infantil, primaria y secundaria descubren y viven como protagonistas el encanto de la ópera. En su recorrido pasan desde la historia al libreto, los personajes o la indumentaria hasta su representación final, demostrando que, en contra de esa mala fama a la que antes hacíamos referencia, la ópera no tiene edad. De hecho, argumenta Machado que los niños acuden al teatro "completamente abiertos a vivir la experiencia", algo que hace que el encuentro sea en muchos casos "más interesante para ellos que para muchos adultos".

"Lo que más les gusta es que saben que pueden subir al escenario a cantar", destaca a infoLibre la profesora de música de uno de los colegios participantes, el Vicente Blasco Ibáñez de Fuenlabrada, Carolina García Mellado, que ha trabajado el proyecto una hora a la semana durante los dos últimos meses con sus alumnos de 5º curso. "Les ha enganchado y ahora están haciendo ellos sus propios disfraces. Les veo bastante emocionados en general", apostilla.

La prueba del algodón no engaña y por eso esta docente sabe del éxito de la iniciativa, pues muchos de sus alumnos le han confesado que "pensaban que no les iba a gustar eso de la ópera". Pero resultó que sí, y su interés se multiplicó cuando recibieron la visita de una soprano de la asociación para contarles y cantarles directamente a ellos: "Les llamó muchísimo la atención. Así que este año he dejado arrinconado el libro de música y estamos centrados en este proyecto para hacerlo bien y que disfruten cantando. Hemos hablado de Verdi, del contexto de su época, del éxito que tuvo y que su música se sigue escuchando todavía hoy. Es importante que la música esté en los colegios".

Para Machado, la experiencia de estos años ha sido "muy buena", algo que se constata en que los colegios siempre repiten y el número de participantes, además, continúa creciendo. "Los niños se visten, se arreglan para ir a la ópera y lo viven de una manera muy intensa y bonita. Se lo toman muy bien y les encanta oír cantar. Salen muchos niños que dicen que quieren ser cantantes o directores de orquesta", apunta, al tiempo que explica que la idea es también crear nuevo público para la ópera. 

Además, a través de estas obras, se identifican con los personajes y con la historia y reflexionan sobre ella: "No se queda en un mero hecho de entretenimiento, sino que la ópera aquí cumple su función de manera muchísimo más activa. Y en el caso de La traviata en particular, nos hace pensar en cómo podemos nosotros vivir una tragedia desde un pensamiento positivo. Podemos reflexionar sobre nosotros mismos y que eso nos haga mejores seres humanos. Ellos dicen que la historia de esta ópera es muy triste, pero que a ellos no les iba a pasar lo que le pasó a Violeta y que no se van a comportar como los que se portaron mal con Violeta. Eso ya es entender La traviata y vivirla exactamente como Verdi quería, que se transformara en una reflexión sobre la sociedad y que la sociedad madurara".

La Asociación cultural Más que Ópera nace en 2013 de la convicción de sus fundadores en que educar en la música y aprender a apreciarla nos puede hacer mejores personas. La música actúa en los estados de ánimo y las emociones más profundas, y es alimento de la mente y del alma, pero también diversión, juego y estímulo para desarrollar el potencial expresivo y creativo de la persona. Desde esta premisa, esta iniciativa difunde la música lírica de repertorio en las aulas a través de métodos multidisciplinares.

De este modo, no solo ayuda a los profesores con el programa curricular sino que apuesta por conectar la música con valores y temas sociales relacionados con las obras que se proponen. A través de óperas clásicas populares que nos suenan a todos, los estudiantes aprenden de manera activa y colaborativa, no solo música en sí, sino también a colaborar, trabajar en equipo, a interpretar personajes... y adentrándose en La Traviata, concretamente, los más pequeños aprenden sobre la educación de la salud y educación emocional. Tal es el poder de la música.

Lorca y Miguel Hernández protagonizan en el Real la ópera póstuma de Luis de Pablo sobre la Guerra Civil

Lorca y Miguel Hernández protagonizan en el Real la ópera póstuma de Luis de Pablo sobre la Guerra Civil

Más sobre este tema
stats