Transición energética

El autoconsumo eléctrico crece en España a falta de regularizar los últimos detalles

Instalación fotovoltaica de autoconsumo eléctrico.

Esta semana pasada se ha cumplido un año desde que el Gobierno diera carpetazo al llamado impuesto al sol. Meses más tarde, en abril, publicó el decreto 244/2019, por el cual regulaba de manera inédita el autoconsumo eléctrico en España. Establecía las bases para que los particulares y empresas que quisieran generar su propia electricidad limpia mediante renovables (generalmente, utilizando placas fotovoltaicas) pudiera hacerlo fácilmente y bajo condiciones que facilitaban la rentabilidad en menos tiempo. A día de hoy, el autoconsumo avanza, pero aún a paso lento: no se está dando el boom que se registra, por ejemplo, en la industria renovable, que sufre un cuello de botella a la hora de enchufar a la red sus nuevas instalaciones. Además, a pesar de que tenía tres meses para hacerlo, el Gobierno aún no ha aprobado la normativa para que los consumidores puedan ser recompensados en su factura por la electricidad sobrante que vierten al sistema.

El decreto fue muy celebrado por usuarios, potenciales usuarios y asociaciones del sector. Simplificó muchísimo los trámites: en algunos casos, basta con una notificación a la comunidad autónoma de turno. También facilitó el llamado autoconsumo eléctrico compartido: que una misma instalación surta de electricidad a varios hogares en un edificio, a una urbanización o a varias empresas en un polígono industrial, por ejemplo. Pero la mayor ventaja es la compensación de los excedentes. Si un autoconsumidor no utiliza la electricidad generada en determinado momento –por encontrarse fuera de casa, por ejemplo– puede verterla a la red para que otros la consuman. Posteriormente, encontrará una rebaja en su factura, cuya cuantía depende del contrato que tenga firmado: bajo el mercado libre o el regulado. En el primero, se pacta el precio con la comercializadora; en el segundo, dependerá del precio de la luz que se establezca cada día en el pool. En esta página, Red Eléctrica Española (REE) informa a diario de la cifra.

Sin embargo, y salvo excepciones, aún no es posible acceder a dichas rebajas en compensación de los excedentes. Falta aprobar el trámite. Pese a que algunos usuarios están mostrando en redes sociales su impaciencia, para el técnico de la empresa sin ánimo de lucro Ecooo Héctor Pastor no es un gran problema, y se solucionará en unos meses: falta, eso sí, por saber si las rebajas se empezarán a aplicar cuando se formalice la gestión o si se aplicarán, de manera retroactiva, desde la fecha de puesta en marcha de la instalación. "Yo sería más optimista. Es verdad que dieron de plazo tres meses, y que van con retraso, pero son instalaciones que van a durar 24 o 25 años… yo no me preocuparía", afirma. De media, se trata de entre 8 y 10 euros al mes de rebaja, según los cálculos de la compañía.

Es necesario reglamentar cómo va a ser la comunicación entre los agentes implicados en esta compensación de los excedentes: la comunidad autónoma, la empresa comercializadora y la empresa distribuidora. En algunos casos, aún excepciones, esta comunicación se está dando de manera informal, permitiendo la rebaja en la factura, según confirma Ecooo. Eso sí, con empresas involucradas en la causa, como Som Energia, que ya está aplicando las rebajas sin esperar a que estén listos todos los papeles.

El Ministerio para la Transición Ecológica no ha respondido a las preguntas de infoLibre sobre las razones del retraso a la hora de formalizar la compensación de excedentes de los autoconsumidores eléctricos.

El estado del autoconsumo

El autoconsumo crece en España, a buen ritmo, aunque el boom ni está ni se le espera.boom "No lo queremos", afirma el presidente de la Unión Española Fotovoltaica, José Donoso, asegurando que apuestan por un crecimiento más sostenido y gradual. En 2018 se instalaron 236 MW de autoconsumo y se espera que casi se doble en 2019. UNEF confía en que se alcancen los 400 MW, aunque habrá que esperar a enero para obtener los números oficiales. Pastor constata que tras los primeros meses de dudas después del decreto y el paso del verano, en septiembre y octubre están notando en su empresa un aumento en el interés y en las peticiones de instalaciones.

La ausencia del reglamento para compensar los excedentes "no ayuda, pero tampoco está frenando", asegura el presidente de la UNEF, que explica que en el caso de empresas y pequeña industria no se necesita este mecanismo, ya que solo activan la instalación cuando consumen, en horario laboral. Sin embargo, desde la organización perciben que la incertidumbre con respecto al advenimiento de la nueva crisis económica sí que puede estar condicionando: a fin de cuentas, se trata de una gran inversión cuya amortización solo se alcanza, mínimo, en 10 años.

A la asociación le gustaría que el Gobierno, que ha impulsado el autoconsumo eliminando el impuesto al sol, quitando trabas burocráticas y facilitando su rentabilidad, apostara algo más por campañas informativas y de difusión para animar a la ciudadanía y las empresas a consumir una electricidad generada por ellos mismos. El autoconsumo eléctrico favorece la transición energética, al ser, generalmente, un autoconsumo 100% renovable y limpio, y además reparte y democratiza la producción eléctrica, en la actualidad en manos de unas cuantas grandes empresas. "Nos gustaría que hubiera una campaña en este sentido, pero bueno, como vivimos en un continuo estado electoral, es difícil", admite Donoso, que señala al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) como la institución responsable. Por el momento, han publicado una guía para solucionar dudas, pero hasta ahí.

El autoconsumo vivirá un 'boom' a partir de octubre impulsado por la crisis de la luz: "Tenemos más recursos que nunca"

El autoconsumo vivirá un 'boom' a partir de octubre impulsado por la crisis de la luz: "Tenemos más recursos que nunca"

Más sobre este tema
stats