Crisis

La caída de la actividad industrial vuelve a encender las alarmas

Los precios industriales moderan el crecimiento en febrero

Al ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, le gustan mucho. Son los PMI (Purchasing Manager´s Index),Purchasing Manager´s Index indicadores sobre ventas, empleo, inventarios y precios en el sector privado. Los elabora una empresa privada (Markit) cada mes y se publican antes que los oficiales. Permiten anticipar por dónde va la economía.

En noviembre, los PMI referidos a la industria han dado un disgusto al ministro: han marcado el nivel más bajo desde el mes de mayo (48,6 enteros frente a 50,9 en octubre) e indican "el primer deterioro de las condiciones operativas en cuatro meses".

Vuelven a encenderse las alarmas: si el indicador PMI está por encima de 50 refleja expansión del sector manufacturero y si está por debajo contracción. En la recta de fin de año, el indicador adelantado confirma algo preocupante: exportaciones y actividad industrial van cada una por su lado.

Desacoplados

Lo explica Jorge Blazquez Lidoy, de Economistas Frente a la Crisis: las exportaciones y la actividad industrial, que en la última década "iban a la par", se han desacoplado. "Las exportaciones", explica Blazquez Lidoy, "crecen pero no se comportan como sector tractor de la economía". En otras palabras, el sector del que más presume el Gobierno, el exportador, que supone un 33% de la riqueza del país (PIB) y que segúan expertos como Ángel Laborda ya dan muestras de agotamiento, no basta para empujar hacia la salida de la crisis.

El volumen anual de exportaciones ha aumentado en más de 28.000 millones de euros y el peso de las exportaciones en el PIB ha llegado al 33%, por encima de países como Reino Unido (32%), Italia (30%) o Francia (27%). Pero esas cifras contrastan con la debilidad de la demanda interna. No hay actividad.

Ese es el problema. Las exportaciones no bastan para tirar de la economía. Así lo han destacado en los últimos meses incluso empresarios como José Manuel Entrecanales (Acciona) que, en el Congreso del Instituto de la Empresa Familiar, abogó por la reactivación de la demanda interna y el fomento de la inversión, pública y privada, para conseguir salir de la crisis.

"Solo una parte de la industria tiene capacidad exportadora", sostiene Antonio González (Economistas Frente a la Crisis), para concluir que la mayor parte de la actividad industrial está enfocada hacia una demanda interna que se ha hundido y que sufre una "restricción del crédito por la falta de capitalización del sector bancario".

Culpable, según González: un sector bancario y un Gobierno que han preferido cerrar el rescate del sistema devolviendo 41.000 millones de la línea de créditocerrar el rescate del sistema de 100.000 millones que estaba disponible, sin capitalizar los bancos "que restringen el crédito para no afectar a sus ratios de solvencia". Ayer mismo, el Banco de España detalló que el crédito a las familias registró una caída récord en octubre del 4,7%.

Hundimiento de la demanda

Las exportaciones han permitido compensar sólo 10 de los 17 puntos que el hundimiento de la demanda interna ha restado al PIB desde el comienzo de la crisis. El consumo de los hogares (y la renta per cápita, según el Instituto de Investigaciones Económicas de Valencia) se encuentra en niveles de hace una década, cuando la población de España era inferior a la actual en cuatro millones de personas, mientras que la inversión del conjunto de la economía ha descendido hasta tasas de hace 15 años.

"El último estudio del PMI pone de relieve la fragilidad actual del sector manufacturero español, donde el mercado interno constituye la principal fuente de debilidad", destacó Andrew Harker, economista de Markit y autor del informe, según Europa Press.

El economista incidió en que lo "único realmente positivo" que se desprende de los datos de noviembre es el nuevo aumento de los nuevos pedidos para exportaciones, "pero en esta ocasión el crecimiento de las exportaciones no fue suficiente para soportar el aumento de los nuevos pedidos en total".

Como Blázquez Lidoy, el economista Bruno Estrada (Fundación Primero de Mayo) advierte de que la tímida recuperación de la demanda (0,1% en el tercer trimestre), que ha permitido salir de la recesión (no de la crisis), se debe a la actividad turística registrada en un buen verano. "Pero son datos que, al margen de indicadores que responden a expectativas, habrá que confirmar" precisa Blázquez Lidoy.

Europa en positivo

Para Europa (zona euro), los indicadores de noviembre en el apartado industria son positivos. El estudio del PMI "aporta buenas noticias en general", aunque "todavía hay mucho de qué preocuparse en cuanto a la salud de la economía de la zona euro", según destacó Chris Williamson, economista jefe de Markit.

En este sentido, añade que las señales de recuperación más prometedoras se limitan principalmente a los países del Norte, observándose un fuerte crecimiento en Alemania, los Países Bajos y Austria. No obstante, los países más meridionales siguen decepcionando, especialmente Francia y España, "donde son evidentes renovados declives".

Las exportaciones desaparecen del discurso oficial sobre la recuperación

El “tirón” de las exportaciones desaparece del discurso oficial sobre la recuperación económica

Más sobre este tema
stats