GESTIÓN PÚBLICA

Controladores aéreos ‘low cost’ por los que Aena paga el doble

Controladores aéreos a mitad de precio por los que AENA paga el doble

La cruenta guerra que en 2010 libraron los controladores con el entonces ministro de Fomento, José Blanco, cambió, quizá para siempre, el perfil del control aéreo en España. No sólo se recortaron los sueldos de estos operarios en un 40% –que ganaban más que el ministro, como reveló el propio Blanco en plena huelga–, sino que también comenzó la privatización de tarea tan sensible e incluso su rebaja hacia el low cost. low cost

Ese mismo año se instaló en los aeropuertos de El Hierro y La Gomera un nuevo tipo de lo que los técnicos conocen como Servicio de Tránsito Aéreo. Se denomina AFIS (Servicio de Información en Vuelo de Aeródromo) y sus críticos lo consideran poco menos que un control aéreo de segunda clase. Según las normas internacionales, el AFIS sólo puede implantarse en aeropuertos con baja densidad de tráfico. En España sólo esas dos islas canarias, así como los aeródromos de Burgos y Huesca desde 2011 cuentan con el sistema.

El sistema consiste básicamente en que sus operarios sólo proporcionan al piloto información sobre las condiciones meteorológicas o del aeródromo, también sobre otros aviones en las inmediaciones pero, a diferencia de los controladores, no pueden dar instrucciones a las aeronaves. Con el AFIS, es el piloto quien debe tomar la decisión de dónde aterriza o despega tras recibir los datos. Los controladores al uso, en cambio “ordenan el tráfico y asumen la responsabilidad de separar a los aviones entre ellos” tanto en aproximación como en despegue y en el área de maniobras, explica David Guillamón, secretario de Comunicación de USCA, el sindicato de controladores.

Además, los operarios del AFIS tampoco son controladores aéreos. Les basta con tener el bachillerato y hacer un curso de nueve semanas – cinco de teoría y cuatro de práctica– para entrar en una torre de control. Los controladores deben ser, al menos, diplomados universitarios, y su instrucción completa, incluida la práctica, puede durar de 20 meses a tres años de acuerdo con los estándares europeos. Aunque, se queja David Guillamón, la reforma Blanco también devaluó la formación de los controladores españoles, al dar entrada a entidades privadas –previamente sólo la estatal Senasa podía instruirlos– y reducir los 20 meses de curso habituales a sólo ocho.

Antes únicamente la pública Aena contrataba controladores. Desde 2011 también existen operadores privados. En concreto dos: Saerco y Ferronats, que se reparten el control aéreo de un total de 13 aeropuertos. Según Guillamón, estos controladores privados no cobran más de 35.000 euros brutos al año. Los operadores del AFIS, menos aún, asegura. AENA no ha querido precisar a infoLibre cuál es el sueldo de estos técnicos.

En manos de Ineco

Pese a estas diferencias, Aena subraya que el AFIS ofrece “la misma garantía de seguridad” que el control aéreo habitual y que, desde su estreno en 2010, no se ha producido “ningún incidente digno de mención” en ambas islas. También asegura que Binter Canarias, la compañía que opera en El Hierro y La Gomera, no ha remitido queja alguna.

El caso es que el AFIS es un servicio que no proporciona Aena. Esta compañía pública lo ha subcontratado con la también estatal InecoInecoen los cuatro aeropuertos donde funciona: es la única empresa que ha recibido la certificación necesaria para suministrar el servicio en España. Obtuvo el contrato por designación directa de la Dirección General de Aviación Civil.

El coste del AFIS y el control aéreo en El Hierro es de 424.051 euros al año, según la respuesta que en su día recibió del Gobierno el senador de Coalición Canaria Narvay Quintero, y ello sin contar los gastos de Seguridad Social. El AFIS sólo funciona dos días a la semana, sábados y domingos, que soportan menos tráfico. Los cinco días restantes funciona la torre de control normal. Antes de instalarse este nuevo sistema, AENA pagaba en El Hierro a siete controladores. Hoy, a ninguno, según la respuesta que el Ejecutivo dio a otra pregunta, ésta del diputado de CiU Pere Macías. AENA no ha querido explicar a infoLibre cuántos operarios AFIS y cuántos controladores trabajan en El Hierro y La Gomera para Ineco.

¿Ahorro real?

Tanto USCA como el senador sospechan del precio que Aena está pagando a Ineco por este servicio. Guillamón cifra en menos de 600.000 euros –brutos– el coste de un equipo de seis controladores para los siete días de la semana. Aena abona a Ineco 424.051 euros –netos– por los operarios AFIS, más baratos que los controladores y por sólo dos días de trabajo, y por los controladores al uso los cinco días restantes. Pero además paga otros 1,09 millones por el “resto de los costes del Servicio de Tránsito Aéreo”, hasta sumar 1,51 millones. Aena tampoco ha accedido a indicar a infoLibre qué tipo de costes son ésos. Es decir, concluye Guillamón, en realidad el coste del AFIS resulta ser muy superior al del control aéreo tradicional. “El nivel de eficiencia de este servicio es claramente inferior al de control: funciona un 25% del tiempo pero se lleva el 28% del gasto del Servicio de Tránsito Aéreo”, resume el senador en una de las preguntas que acaba de remitir al Gobierno.

Curiosamente, el argumento utilizado por la propia Aena para instalar el AFIS es el ahorro de costes,un 75% respecto al control aéreo al uso, según su memoria de 2010. Si es así, ese ahorro no se ve en las cuentas de El Hierro. Los gastos de personal de ese aeropuerto han aumentado un 16,5% desde 2009 hasta 2012, el último año del que la compañía estatal proporciona datos: pasaron de 1,88 millones de euros a 2,19 millones. Aunque ahora ya no paga a los siete controladores que trabajaban allí antes de implantar el AFIS. Aena tenía en 2012 a un total de 32 empleados en nómina en El Hierro, de los cuales cuatro realizan las tareas de ingeniería y mantenimiento de la torre de control, según explicó el Gobierno al diputado Pere Macías. Es la misma plantilla que en 2011, cuando gastó en personal 1,69 millones, medio millón menos.

La explotación laboral ignora la recuperación y prospera en la agricultura, los servicios y la nueva economía

La explotación laboral ignora la recuperación y prospera en la agricultura, los servicios y la nueva economía

Más sobre este tema
stats