Desigualdad económica

¿Por qué crece en España el número de ricos a mayor ritmo que en la Unión Europea?

Desigualdad, brecha salarial, amnistía fiscal: ¿Por qué crecen los ricos en España a mayor ritmo que en la UE?

El último informe de la consultoría Capgemini evoca una de las frases más famosas del exministro de Economía socialista Carlos Solchaga: "España es el país donde uno se puede hacer rico más rápidamente". A pesar de que el contexto es completamente diferente, con una cultura del pelotazo que se ha ido difuminando en los últimos años con la crisis, lo cierto es que el número de millonarios –aquellos que superan el millón de dólares, excluyendo la vivienda habitual y los bienes de consumo duradero– se ha situado en España durante el periodo 2014-2015 en las 193.000 personas, lo que supone un incremento de 8,4% (15.000) en comparación con el ejercicio anterior, según los datos recogidos en el informe XX World Wealth Report.

Estamos en el número 14 de la lista por países, por delante de Arabia Saudí y por detrás de Corea del Sur. Un ranking que encabezan Estados Unidos –4,5 millones–, Japón –2,7 millones–, Alemania –1,2 millones– y China –1 millón–, cuatro Estados que abarcan el 61,2% del total de personas que entran en este selecto club. Pero hemos aumentado a mayor ritmo que en nuestro entorno europeo en el último ejercicio: en Holanda crecieron en el mismo periodo un 7,9%, mientras que en Francia y Alemania la cifra se reduce hasta un 5,9% y un 5,6%, respectivamente. A pesar de ello, estos dos últimos países triplican y sextuplican la cantidad de millonarios. Sólo en el país galo hay unas 523.000 personas con una fortuna superior al millón de dólares.

Si atendemos a la evolución durante la crisis, desde 2008 a 2015, el número se ha incrementado en un 50% –pasando de los 127.100 de por aquel entonces a los 192.500 actuales–. Un dato por encima de vecinos como Alemania –aumento del 48%– pero por debajo de otros como Francia (51,15%), Reino Unido (+52,7%) o Suiza (+93%). Todo ello mientras aumentaba año tras año la brecha entre los estratos más altos y los más bajos de la sociedad española: según el quinto informe Estado de la Pobreza, elaborado en octubre de 2015 por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN, por sus siglas en inglés), desde 2008 a 2014 el porcentaje de españoles en riesgo de pobreza y exclusión social ha pasado del 24,5% al 29,2%.

Sin embargo, el informe no detalla cuáles son las causas de este incremento notable de las grandes fortunas en España durante los últimos años a pesar de la fuerte crisis económica. Los expertos consultados por infoLibre señalan tres posibles motivos: la revalorización de mercados financieros e inmobiliarios; empeoramiento de las condiciones laborales y caída de los salarios; el aumento de la desigualdad. A estas hipótesis habría que sumar la oficial que se planteó desde el Ministerio de Hacienda: las fortunas afloradas desde que entró en vigor en noviembre de 2012 la amnistía fiscal. 

El crecimiento económico y la brecha salarial

La primera razón que ofrecen está relacionada con la diferente distribución del crecimiento económico de los últimos años. España es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde más se ha incrementado la desigualdad desde el inicio de la crisis, según se desprende del informe Una economía al servicio del 1% que publicó el pasado mes de enero Oxfam Intermon. "Casi 10 veces más que el promedio europeo. Incluso 14 veces más que en Grecia", recogía entonces el documento. "En 2015, el 1% de la población concentra ya casi tanta riqueza como el 80% más pobre. Y la fortuna del 5% supera ya la riqueza en manos del 90% más pobre, es decir hay 2,3 millones de personas en nuestro país que poseen un patrimonio superior al de 42 millones de personas", añadía.

Los cálculos están hechos a partir de la evolución del conocido como coeficiente de Gini –utilizado en el estudio de la desigualdad de los ingresos–, empleado por Eurostat. Un dato que ha pasado del 32,4 en el año 2008 al 34,6 en 2015, alcanzando el pico máximo del 34,7 un año antes. En ese 2014, el caso español sólo estaba mejor que en Bulgaria (35,4) y Chipre (34,8). Pero se alejaba bastante del 30,9 de media en la Zona Euro y del registrado en otros países de nuestro entorno: 29,2 en Francia, 26,2 en Holanda o del 30,7 en Alemania, según los datos que recoge la oficina europea de estadística. 

"Hay personas que están acumulando un gran volumen de riqueza en detrimento de otros colectivos menos favorecidos", señala a infoLibre el secretario general del sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, en conversación telefónica. El máximo dirigente de la organización sindical en la cartera dirigida por Cristóbal Montoro sitúa en el aumento de la desigualdad en España la explicación sobre el incremento progresivo de españoles con un patrimonio superior al millón de dólares. "La economía se ha recuperado, hay crecimiento económico, hemos superado la recesión... Pero el aumento de la renta per cápita que sugiere el incremento del PIB no ha llegado a todos los ciudadanos por igual", apunta. Un crecimiento que cerró 2015 en el 3,2% y que, según señala, "se está distribuyendo de una manera diferente" que en otros Estados de nuestro entorno.

La revalorización de mercados

La segunda explicación viene de la mano del economista Juan Laborda, que comienza la conversación deslizando que en comparación con el volumen de población total en España, el porcentaje de ricos es más bajo que en otros países del territorio comunitario. Con este apunte sobre la mesa, explica el crecimiento en nuestro país poniendo el foco en la inversión. "Hay un incremento de la riqueza asociado a la revalorización de los mercados financieros e inmobiliarios", señala. Entre los años 2008 y 2013, el precio de la vivienda retrocedió anualmente: 1,5% el primer año, 6,7% en 2009, 2% en 2010, 7,4% en 2011, 13,7% en 2012 y 10,6% en el año 2013. En 2014, el valor aumentó, tras seis años de continuas caídas, en torno al 1,8%, una tendencia que siguió en 2015, con un incremento del 4,2%.

El mismo progreso siguió el mercado financiero español. Tras constantes caídas del Ibex 35 en 2010, 2011 y 2012, con un desplome de la Bolsa del 17%, 13% y 5%, respectivamente, la cotización rebotó un 21% y un 9% en los años 2013 y 2014. Con estos dos elementos, el economista centra la mira en una política monetaria "que ha generado una inflación de activos", algo que provoca un "efecto muy perverso" porque "las rentas no suben y la gente que vive de sus salarios y de su trabajo se ve estancada", lo que genera un incremento de la desigualdad mientras aumenta el número de personas que acceden al exclusivo club de los millonarios. 

Una tendencia alcista de la que no disfrutan las rentas bajas. "Son los ricos los que tienen acciones, fondos de inversión, segunda, tercera, cuarta vivienda... Activos financieros e inmobiliarios que están en pocas manos", señala. La política monetaria, según apunta, ha ido "acompañada de cierta austeridad fiscal y de una disminución del gasto social", junto con una política fiscal "muy injusta" que no "castiga" adecuadamente a "muchos ratistas del suelo". Pero, ¿cómo se explica que avancen los ricos españoles a mayor ritmo que en países como Francia o Alemania? Según afirma Laborda, en suelo germano o galo "el patrimonio inmobiliario se revaloriza mucho menos al estar más controlado". "Además, hay que tener en cuenta que está más redistribuido", concluye.

Caída de los salarios

Julio Rodríguez, de Economistas Frente a la Crisis, pone el foco en la destrucción de puestos de trabajo –la tasa de paro ha pasado del 9,6% a comienzos de 2008 al 20,9% a cierre de 2015– y la consiguiente devaluación salarial en España. En concreto, según los últimos datos publicados por CCOO en sus Cuadernos de Acción Sindical sobre este tema el pasado mes de diciembre, desde 2009 hasta 2014 todos los tramos salariales han perdido poder adquisitivo. Sin embargo, la brecha más pronunciada se aprecia en aquellas personas con menores ingresos, que han visto reducido su salario real un 25,6% frente a la pérdida del 2,9% que han sufrido los colectivos con los sueldos más altos.

"La caída del empleo, que ha sido más intensa que en el resto de países occidentales, se ha traducido en una reducción de los ingresos para las personas que vuelven a entrar en el mercado laboral", señala Rodríguez en conversación con este diario. En este sentido, España se encuentra en el segundo bloque de Estados de la UE con el salario mínimo más alto –757 euros, por detrás de Eslovenia y por delante de Malta, Grecia y Portugal–. Lejos quedan otros países de nuestro entorno, como Francia, Irlanda o Reino Unido, con sueldos mínimos de 1.458, 1.462 y 1.510 euros, respectivamente. "Todo va ligado al clima de miedo que genera la crisis en las clases bajas", añade el miembro de Economistas Frente a la Crisis.

"Una menor cantidad de puestos de trabajo ha provocado que se hayan recrudecido las condiciones salariales y eso ha generado mayores beneficios de los empleadores", detalla el economista. Con esto sobre la mesa, Rodríguez añade un nuevo factor: la reforma laboral de 2012. "Ha permitido que las compañías puedan despedir a trabajadores de forma más barata y ha facilitado que se genere un clima en el que las empresas pueden reducir sustancialmente sus gastos", asevera. Sin embargo, rechaza que la revalorización en los mercados inmobiliario o financiero sean la causa principal del aumento: "Pelotazos no ha habido tantos en estos años... Además, en 2014-2015  el mercado inmobiliario no había repuntado tanto", desliza.

La amnistía fiscal

Después de conocerse los datos del informe, la versión oficial y el análisis de las cifras corrieron a cargo del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro: "Lo que ha ocurrido estos años es que ha aflorado un patrimonio de españoles extraordinario", indicó el titular de la cartera, que añadió a renglón seguido que "esto hace que aparezcan también unas declaraciones de Patrimonio muy superiores". "Es evidente que la situación de España no da para generar esas cantidades", remachó, añadiendo que esto está "perfectamente identificado en las estadísticas" y que lo que se ha producido en este periodo de tiempo no es que haya más españoles que pertenezcan al club, sino que "los millonarios pagan impuestos", informa Europa Press.

Una explicación que fue respaldada posteriormente en un comunicado de Hacienda: "No estamos ante nuevos crecimientos, sino que se trata de personas que ya tenían previamente elevados patrimonios pero que los ocultaban en el extranjero, de forma que no podían ser controlados y no pagaban impuestos por ellos", señalaron. En la nota de prensa, también ofrecen cifras: desde que se puso en marcha la amnistía fiscal en 2012, 30.000 contribuyentes han regularizado rentas y patrimonio por valor de 40.000 millones de euros. Del total de activos, sólo en el año 2016 han aflorado a ojos de la Agencia Tributaria activos por valor de 13.700 millones de euros.

Desde Gestha, su secretario general asegura que no descartan "esa tesis en su totalidad", pero avisa de que son "un poco más escépticos del verdadero impacto de la amnistía fiscal como generadora de ricos en términos nominales". Por ello, Mollinedo pide que se detalle cuál es "la composición" de esas 30.000 personas de las que habla Hacienda: "Que expliquen si la media es representativa o no. Deberían ser más explícitos y decir cuál es la moda, cuál es la mediana...". "¿Hay más ricos realmente porque antes eran igual de ricos pero sus patrimonios estaban ocultos?", se pregunta.

Madrid y Cataluña son las comunidades más ricas, pero el contribuyente gallego es el que más paga por su patrimonio

Madrid y Cataluña son las comunidades más ricas, pero el contribuyente gallego es el que más paga por su patrimonio

Más sobre este tema
stats