COYUNTURA

Los datos de coyuntura apuntan que la economía toca fondo sin garantizar la recuperación

La facturación de la industria y los servicios ahonda su desplome

El último mes del año 2013 ha cerrado con datos de coyuntura en general positivos. Apuntan a que la economía española, tras seis años de desplome en los que la Seguridad Social ha perdido más de tres millones de cotizantes, ha tocado fondo. Si tocar fondo es buena o mala noticia, es opinable. Tanto como suponer que llegar al fondo equivale a iniciar la recuperación. Por comparación, tras los brutales ajustes de empleo y salarios de los últimos años, 2014 puede ser un año mejor. Salvo imprevistos.

Diciembre, efectivamente, acabó con datos esperanzadores en paro, afiliación a la Seguridad Social, prima de riesgo y evolución de la Bolsa, entre otros apartados, pero la perspectiva es más sombría si se analiza el conjunto del año.

Evolución del Empleo

El paro registrado solo cuenta los desempleados que se apuntan a los servicios públicos de empleo. Es menos fiable, por lo tanto, que la Encuesta de Población Activa (EPA). En diciembre, el paro registrado disminuyó en 107.570 personas y en todo el año en 147.385. Son buenos datos. Los mejores desde el inicio de la crisis. Pero hay que ponerlos en relación con los datos de afiliación a la Seguridad Social para saber si se crea o se sigue destruyendo empleo.

En diciembre, la afiliación a la Seguridad Social subió. Fueron 64.000 nuevas incorporaciones (hasta 16.357.640 afiliados), lo que convierte al mes pasado en el mejor de la serie histórica. Pero el dato del conjunto del año, con una caída de 85.041 ocupados (-0,52%) ayuda a contener la euforia. Se sigue destruyendo empleo, aunque a menor ritmo que en el pasado. En lo peor de la crisis se destruyó empleo a ritmos del 5%. Pero no cabe dar alas al optimismo.

Si la comparación 2012-2013 se hace en términos de afiliación media, el dato muestra un poco mejor la realidad: se destruyeron 560.170 empleos. La realidad del paro registrado en 2013: la economía  no crea empleo neto y reduce las estadísticas porque disminuye la población activa. Muchos desempleados emigran y otros, con la prestación agotada, no se inscriben en los servicios públcios.

La fragilidad de la coyuntura aconseja ser muy prudente. Un ejemplo. En diciembre, la positiva evolución de la afiliación a la Seguridad Social descansó en la excepcional ocupación del sector agrario. Las afiliaciones al régimen especial agrario crecieron de un mes a otro un 7,35: 53.880 nuevos afiliados. El economista José Carlos Díez, en su blog, daba la clave: la producción de aceituna ha sido histórica en cantidad y eso ha obligado a contratar más gente que en años anteriores.

Si el número de contrataciones es importante, también lo es su calidad. Son pocos los expertos que, en este sentido, defienden la bondad de la reforma laboral aprobada por el Gobierno. La reforma, que facilitó los despidos, rebajó indemnizaciones y animó la contratación temporal y a tiempo parcial, ha propiciado la rotación en el empleo y la precariedad. Lo ilustra un porcentaje: la contratación indefinida disminuyó en 2013 un 18%.Antonio González (Economistas Frente a la Crisis) resume las perspectivas:

"Es posible que en 2014 se cree empleo neto, aunque sea con un crecimiento escaso (la previsión oficial es del 0,7%) porque el ajuste de los últimos años ha sido muy intenso y las empresas recompondrán en parte sus plantillas. Pero será escaso si no cambia el patrón y el crecimiento no pasa a estar basado en la inversión y en el consumo en lugar de solo en las exportación".

Será difícil. Porque para que la inversión se anime hace falta que se anime el crédito y la espita de la banca, pediente de exámenes y recién salida del rescate, sigue cerrada. Tampoco el Gobierno parece querer abandonar la estrategia de la devaluación salarial que empobrece a amplias capas de la población. Y con salarios de miseria, el consumo se resiente.

Prima de riesgo

El año que comienza, con elecciones a la vista (25 de mayo, elecciones europeas), ha visto caer la prima de riesgo de los 200 puntos básicos. Traducción: el bono a 10 años renta por debajo del 4% (3,932%), lo que no sucedía desde mayo del año 2011.

Sin duda es un dato positivo. Juan Ignacio Crespo, economista, considera que el dato se alinea con el resto de indicadores que muestran cómo, salvo imprevistos, 2014 será por comparación un buen año. Pero

¿a qué se debe esa buena evolución de la prima de riesgo? Crespo alude a tres factores al menos: la voluntad expresada por el Banco Central Europeo (BCE) de apoyo al euro, las medidas adoptadas por los sucesivos Gobiernos para asegurar el pago de la deuda y el exceso de liquidez mundial que dirige el dinero hacia donde se atisban mayores rentabilidades.

Inflación

2013 cerró con una inflación del 0,2%. En diciembre los precios sólo subieron una décima y en octubre, por primera vez en cuatro  años, los precios cayeron. por primera vez en cuatro  años, Aunque el argumentario del PP recoge que "la contención de precios" es uno de los elementos que garantizan "que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo", la evolución de los precios revela una economía mortecina, sin apenas pulso.

Es cierto que este año las ventas minoristas se han recuperado un 3% con respecto a diciembre de 2012. Pero siguen un 5% por debajo de las de diciembre de hace tan solo dos años. Sin consumo, la recuperación, el crecimiento y la creación de empleo serán más difíciles.

Un balón de oxígeno

En 2014, la economía española dispone de un balón de oxígeno importante. El objetivo de déficit comprometido es del 5,8% del Producto Interior Bruto (PIB).objetivo de déficit Eso quiere decir que si se cumple el objetivo de 2013 (6,5%), el ejuste sólo deberá ser del 0,7% del PIB, terreno llano tras el brutal hachazo de más de 50.000 millones  propinado en apenas tres años a la economía para reducir el défcit desde 11,6% al 6,5%.

"Por comparación -sostiene Crespo- 2014 puede ser un buen ejercicio". Pero no hay que bajar la guardia. El compromiso asumido en la UE exige reducir el déficit al 2,8% en 2016. Es un "slalom" brutal. "Supone un ajuste de 30.000 millones en apenas dos años por la vía de incrementar ingresos y recortar gastos" sostiene el economista. Tan brutal que, en su opinión "no se puede descartar una recaída en la recesión".

Desconfianza

En general, los ciudadanos comparten los recelos de los economistas. Lo dicen las encuestas. La confianza del consumidor bajó 1,3 puntos en diciembre en relación al mes anterior, hasta situarse en 71 puntos, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) publicado  por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El descenso del indicador contrasta con el incremento en siete puntos que se registró en noviembre y es consecuencia tanto de la peor valoración que hacen los consumidores sobre la situación actual como de sus expectativas.

Guindos: “La creación de empleo en España en 2014 será significativa”

Guindos: “La creación de empleo en España en 2014 será significativa”

Más sobre este tema
stats