LA LACRA DEL PARO

España es el país de la OCDE que más empleo juvenil destruyó durante la crisis

España es el país de la OCDE que más empleo juvenil destruyó durante la crisis

España es el país de la OCDE donde más empleo juvenil se destruyó entre 2007 y 2015, un 52%, más que en Irlanda (48%) y Grecia (47%). El empleo para los menores de 30 años se redujo más de la mitad, una cifra espectacular por sí sola y terrible si se compara con la media de la OCDE, donde cayó sólo un 8%. Los datos proceden del informe Panorama de la sociedad 2016, elaborado por el organismo internacional, que agrupa a 34 países, los más ricos del mundo.

El documento cifra en 40 millones los ninis –jóvenes que ni estudian ni trabajan– existentes en la OCDE, una media del 14,6% de los menores de 30 años que en España se elevó hasta el 23% en 2015. Pero que llegó a su máximo, el 26%, en 2013, “una de las más altas jamás observadas en un país de la OCDE”, destaca el informe. Para los jóvenes inmigrantes aún es peor: se eleva al 32%.

España, además, también es de los países donde ser un ni-ni dura más tiempo: más del 30% de los jóvenes españoles permanecen más de un año sin estudiar ni trabajar.

El caso es que si los jóvenes consiguen un empleo, lo más probable es que sea a tiempo parcial. Si en España uno de cada 10 trabajadores tiene un contrato por horas porque no ha encontrado un empleo a tiempo completo, el porcentaje de jóvenes en esa situación es el doble. Y si se trata de mujeres con menos de 30 años, la cuarta parte trabaja a tiempo parcial de forma involuntaria. Además, sus salarios serán mucho más bajos que hace siete años. Quienes entraron en el mercado laboral en 2009 han sufrido un recorte salarial de 56 puntos porcentuales en España respecto a quienes lo hicieron en 2003, por sólo un 2% en Holanda.

Abandono escolar

El estudio relaciona el alto porcentaje de ni-nis con el abandono escolar, otra de las magnitudes en las que España bate récords internacionales. Más del 30% de estos jóvenes que ni estudian ni trabajan no han pasado del segundo curso de la ESO. Con ese nivel un joven tiene tres veces más probabilidades de ser un ni-ni que un universitario. En España el 39% de los hombres y el 28% de las mujeres no habían completado en 2014 el segundo ciclo de secundaria, el doble de la media de la OCDE.

Aparte de la carencia de títulos, si la competencia en lectura y matemáticas es baja, la amenaza de quedar atrapado en el limbo ni-ni también aumenta: el 18,2% de los jóvenes españoles tiene baja competencia en lectura y el 22,8% en matemáticas, ocho puntos porcentuales por encima de la media de la OCDE.

Según el estudio, hay otro factor que diferencia a España del resto de los países desarrollados. Sólo uno de cada 20 estudiantes españoles además trabaja. En Islandia, Holanda o Suiza, las naciones con menor porcentaje de ninis –por debajo del 8%–, más de la mitad de los jóvenes estudian y trabajan al mismo tiempo.

Vuelta masiva a las aulas

Una consecuencia de la recesión y del desplome del empleo ha sido el regreso de muchos de estos jóvenes en paro a las aulas. Pero mientras en la OCDE el porcentaje de quienes recuperaron sus estudios aumentó sólo tres puntos entre 2007 y 2014, en España creció 15 puntos, cinco veces más. A juicio de los autores del informe, las becas y la Formación Profesional dual pueden reducir el número de ninis. Claro que en España sólo el 4% de los jóvenes participan en programas de FP dual –aprendizaje en las empresas–, frente al 15% de Alemania, la cuna de este sistema.

Precisamente la CEOE acaba de presentar un estudio sobre la FP dual que cifra en el 3% la oferta de plazas de estos programas, que en Alemania son sufragados por las empresas. Apenas 16.000 estudiantes han tenido acceso a ellos desde 2012.

España también es uno de los países desarrollados que más ha recortado su gasto público en educación durante la crisis, destaca el informe de la OCDE. Mientras la media de reducción fue del 3% entre 2010 y 2012 entre las naciones más ricas, en España superó el 8%. Mientras a cada estudiante español las cuentas públicas destinan 9.000 euros al año, a cada estudiante holandés le corresponden 12.200 euros y a uno estadounidense, 15.500 euros.

El fracaso de la Estrategia de Garantía Juvenil

La Comisión Europea hizo públicos este martes los resultados de la Estrategia de Garantía Juvenil desde que se puso en marcha en 2013: 6.400 millones de euros con los que los gobiernos pretenden ofrecer a los jóvenes europeos un empleo, educación o prácticas en un plazo de cuatro meses. España es el país al que se han destinado más fondos, 1.900 millones de euros, pero sus resultados han sido escasos hasta el momento: sólo ha beneficiado al 10,7% de los ninis españoles. En cambio, el 61% de los alemanes y el 80,5% de los franceses han conseguido una oferta de empleo o formativa.

Según las cifras facilitadas por la Comisión Europea, 276.880 jóvenes españoles han participado de la Garantía Juvenil. Y para alcanzar esa cifra hubo que ampliar la edad de los posibles beneficiarios hasta los 30 años. El resultado es que España ni siquiera ha gastado todos los fondos que le fueron asignados.

El limbo en que caen estos jóvenes tiene graves repercusiones en sus carreras profesionales y laborales: cotizarán durante un tiempo insuficiente y por salarios menores, lo que resultará en pensiones bajas. Pero también perjudica a la economía de sus países. Según calcula Panorama de la sociedad 2016, esos 40 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan podrían haber generado ingresos entre 320.000 y 540.000 millones de euros en 2014, entre el 0,9% y el 1,5% del PIB de toda la OCDE.

Sólo el 29,6% de los inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil consiguió un empleo en 2016

Sólo el 29,6% de los inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil consiguió un empleo en 2016

Más sobre este tema
stats