LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

los datos del paro

El Gobierno llega al 23J con cifras récord de empleo que impugnan años de negros augurios del PP y Vox

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en junio de 2022.

El 15 de abril de 2020, aún con los españoles encerrados en casa, el Congreso acogió un debate, a propuesta del Partido Popular, para que el Gobierno diera cuenta de la destrucción de empleo histórica que se había producido el mes anterior, con el brote de coronavirus. En apenas tres semanas, la Seguridad Social había perdido de golpe 900.000 afiliados. El diputado de Vox Juan José Aizcorbe estaba criticando la “falta de técnica” y la “intencionalidad ideológica” de los decretos que el Gobierno estaba aprobando, cuando de repente, se fue la luz en la sala. “Supongo y espero”, continuó el portavoz de Vox, a oscuras, con la sala iluminada solo por los focos de emergencias, “que la luz se haga al final del camino, no como aquí”.

Si el “camino” es la legislatura, el final ya está aquí. Tres años después, la debacle del empleo provocado por el confinamiento ha quedado superada. Algunos datos han conseguido récords y otros no, pero han recuperado niveles previos a la crisis financiera. La cifra de cotizantes ha alcanzado por primera vez los 20,8 millones. El dato de desempleados sigue siendo alto, de 2,7 millones de trabajadores, pero es una cifra no vista desde antes de la crisis y muy por debajo de los seis millones que se alcanzaron en su epicentro. 

Y también mejora la calidad: “El 44% del empleo es indefinido, cuando tradicionalmente era el 9%. Para los laboralistas es una realidad que la reforma laboral ha conseguido que esto funcione”, explica Antonio Baylos, catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Castilla-La Mancha. “Es un elemento extraordinariamente positivo, cualquiera persona que mire estos datos desde fuera diría que son francamente buenos”, añade el académico.

En aquella comisión a oscuras de abril de 2020, ya con la luz de vuelta, tomó la palabra la diputada del PP Pilar Marcos, que leyó un titular del diario El País: “Rajoy se despide con un récord de creación de empleo en mayo y el paro en el nivel de finales de 2008”. Se estaba dirigiendo a la portavoz socialista, que había criticado las políticas de empleo de los conservadores durante los gobiernos del PP. En ese mayo de 2018, el último de Rajoy, hace cinco años, hubo 18,9 millones de cotizantes. Ahora, el objetivo la serie histórica está a las puertas de llegar a los 21 millones.

Las cifras del mercado laboral

"Hace un año hablábamos aspiracionalmente de si llegábamos a los 20 millones”, ha recordado el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, este viernes, durante una entrevista en TVE. “Es que desde que empezó la pandemia, desde antes de la pandemia, hemos creado 1,3 millones de empleos. Con una pandemia, una guerra de Ucrania, la subida de los precios de la energía, es decir, la capacidad que hemos desarrollado de resiliencia y de absorción de perturbaciones de la economía española no tiene parangón y al final el resultado es lo más tangible, más empleos y mejores empleos para los españoles", ha subrayado el ministro. 

En mayo, respecto a abril, se han añadido 36.800 cotizantes, hasta alcanzar la cifra de 20.715.284. Escrivá estima que el umbral de los 21 millones se cruzará en junio o julio. De ser en el primer mes, el dato se conocerá en los primeros días de julio, antes de las elecciones, por lo que será un hito que el Gobierno exprimirá en la campaña electoral para promocionar el éxito de sus políticas de empleo. 

“Es que en antes de la crisis financiera nunca se llegó a eso, el récord estuvo en torno a los 19,5 millones. Luego, tras las políticas de austeridad y la liberalización de los despidos, la cifra cayó en su punto más bajo a los 16 millones. Y en la recuperación, antes de la pandemia, nunca se alcanzaron los 20 millones. En 2020 tuvo un bajón enorme, pero gracias a los ERTE se controló. Hoy la situación es muy buena,”, explica Antonio Baylos. 

En cuanto al desempleo, hay 2,7 millones de personas, unas 200.000 menos de las que había en mayo de 2022 y 300.000 menos en mayo de 2019, antes de la perturbación que produjo la pandemia. La tendencia, así, continúa la senda decreciente de la recuperación. Aunque la cifra sigue siendo alta, ya queda muy lejos de los 4,89 millones que se registraron en mayo de 2013. Ese año se registró la cifra histórica más alta, 6,2 millones. Una década después, la cifra está por debajo de la mitad. 

“Hay que fijarse especialmente en el paro juvenil, hay muy buenos datos. Se ha conseguido el menor número de jóvenes en paro desde el inicio de la serie histórica”, expresa el catedrático Antonio Baylos. Según las cifras difundidas por la Seguridad Social este viernes, en mayo hubo 188.043 menores de 25 años en desempleo, un 3,69% menos que en abril, es decir, 7.208 jóvenes. Es la cifra más baja desde 1996, cuando se empezó a registrar este dato.  

Cuando la reforma laboral o las subidas del SMI iban a destruir empleo

“Hemos estado mucho tiempo sufriendo las ideas de los puristas que creen que la flexibilidad del mercado es lo que hace crecer el empleo. Que fortalecer las garantías del empleo conllevaría destrucción de puestos de trabajo. Yo creo que es evidente que se ha demostrado que son reflexiones muy ideológicas, que no se sostienen con datos”, añade Baylos. “Aún recuerdo unos tuits de Luis Garicano en esa línea…”, reflexiona.

El académico se refiere a un hilo de 17 mensajes que publicó en Twitter el ex gurú económico de Ciudadanos en noviembre de 2021, en plena negociación de la reforma laboral. “La reforma que propone el Gobierno llevará a un mercado laboral más rígido, en el que será más difícil crear empleo”, aseveró. Hace unos días, el diario ABC desveló que Feijóo ha fichado a Garicano para la fundación del PP.

“Hay un gravísimo problema en estas elecciones”, advierte Antonio Baylos. “Y es que yo no sé qué quiere hacer el PP en materia de empleo. Ni lo que quiere hacer Vox. Si seguimos las intervenciones públicas, lo único que sabemos es que quieren derogar el sanchismo. Eso me ha quedado claro, pero no sé qué quiere decir eso”, lamenta el catedrático.

A falta de conocer los programas de PP y Vox para las elecciones generales, hay algunas menciones al empleo en el programas marco de las elecciones autonómicas. El de Vox se limitó a proponer acabar con el “infierno burocrático” y las “imposiciones ideológicas”. El Partido Popular se extiende más y defiende la “máxima libertad económica”, con el fin de lograr la “creación de empleo estable, garantizando derechos y las condiciones dignas de los trabajadores”. No especifica cómo.

Sí propone varias medidas varias medidas en torno a la formación, como potenciar la FP y crear puentes con las universidades. También reforzar las políticas activas de empleo, redoblar la ayuda a los autónomos, incentivos para contratar al primer trabajador, ayudas a la digitalización y simplificación burocrática. Pero no explica por qué marco regulatorio apuesta. Cabe esperar que quede definido en el programa para el 23-J. 

“La izquierda en su día proponía derogar la reforma laboral. Como todo el mundo sabe, estos eslóganes son muy sencillos y luego siempre tienen una complicación: luego vimos que derogar la reforma laboral implicaba volver a la reforma previa… Pero es que en este caso, el eslogan del PP es incomprensible. Que el sanchismo es inmoral y que hay que abolirlo. Pero, ¿en qué consiste? ¿Qué quiere hacer con el marco laboral? ¡Es que lo pregunto de verdad!”, concluye el académico.

Más sobre este tema
stats