Debate del estado de la nación

Medidas “efectistas más que efectivas”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención inicial en el debate sobre el estado de la nación .

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció ayer medidas para rebajar impuestos y favorecer la contratación durante su discurso en el debate sobre el estado de la nación. Con las elecciones de 2015 en el horizonte, ambos anuncios fueron como cataplasmas para las heridas provocadas por las políticas de ajuste en las clases medias, asalariados, autónomos y parados. Rajoy esgrimió el trazo grueso en las propuestas: habrá, dijo, exención de tributar por el IRPF para quienes ganen menos de 12.000 euros anuales y tarifa plana de 100 euros mensuales en la cotización a la Seguridad Social para las empresas que contraten trabajadores de forma indefinida al menos tres años. Las dos medidas, a falta de más concreciones, tienen truco.

"Son medidas más efectistas que efectivas", señalaban ayer especialistas del sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha. Para empezar, en el caso de la exención de tributación, no se sabe a cuántos contribuyentes afectará en realidad. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que al menos a 1,5 millones. 1,5 millones

"Afectará a muy pocos contribuyentes" sostiene Santiago Díaz, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos. "Con las exenciones, desgravaciones por hijo y vivienda, más la desgravación de 400 euros (decreciente entre 8.000 y 12.000 euros) que se aprobó para salarios bajos en 2008", explica Díaz, "la mayor parte de quienes cobran menos de 12.000 ya no pagan IRPF".

Pocos pagan

Los pocos que pagan, añade el catedrático, pagan menos de 300 euros. Conclusión: es una medida más aparente que otra cosa, que "se aprovecha de la escasa cultura tributaria de los políticos y de la ciudadanía en general".

Diaz coincide con el sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha. "Los asalariados que ganan menos de 12.000 euros", explica José María Mollinedo (Gestha), "son 12 millones, pero muchos de ellos, como pensionistas o parejas con dos hijos con declaración conjunta, ya no pagaban".  De hecho,con la actual legislación, los contribuyentes que ganan menos de 11.162 euros anuales están exentos de retenciones en IRPF.

La medida anunciada por Rajoy, sostienen en Gestha, beneficiará a parejas jóvenes en los que ambos trabajan y jóvenes sin cargas familiares. El coste para las arcas públicas: 1.420 millones de euros con las exenciones personales y familiares vigentes.

Pero la reforma tributaria anunciada, que entrará en vigor en 2015, puede cambiarlo todo. A falta de más datos, Rajoy se limitó a adelantar en el Congreso que "se mejorarán las deducciones fiscales para las familias, porque se elevarán significativamente los mínimos personales por hijos. Y lo mismo se hará respecto a los ascendientes y personas con discapacidad que convivan con el contribuyente".

La mayor subida de impuestos

Por supuesto, Rajoy no aludió en su discurso a que el guiño a los contribuyentes se hace sobre la mayor subida tributaria aprobada de golpe en España por un Gobierno, el suyo, en diciembre de 2011. Entonces se estableció un gravamen complementario para las rentas de trabajo y una tarifa progresiva para el ahorro. A esas medidas siguieron casi una cuarentena de cambios normativos para aplicar nuevas alzas.

"¿Con qué van a compensar el descenso en la recaudación?", se preguntan los técnicos de Hacienda, "porque fiarlo todo al aumento de los ingresos por la mejora de la actividad económica parece arriesgado".

Rajoy no lo aclaró en el debate. Eximir a más declarantes de pagar el IRPF también lo defiende el PSOE, pero en el caso de los socialistas, la propuesta conllevaba medidas para paliar la caída de la recaudación: integraba el impuesto de patrimonio en el IRPF, subía la tributación a rentas altas y colocaba un suelo en el impuesto de sociedades con un tipo mínimo del 15% que aumentaría la recaudación a grandes empresas.

Críticas a la tarifa plana

Si la propuesta de rebaja fiscal es inconcreta y efectista, la tarifa plana de 100 euros por empleado en el pago de cotizaciones sociales para la empresa que contrate un trabajador un mínimo de tres años, también ha provocado críticas. Aunque Rajoy presentó la medida, reclamada por la patronal CEOE, como el impulso más importante para la creación de empleo "de la historia", expertos como el catedrático de Economía Aplicada Santos Ruesga lo tienen menos claro.

"Es una  medida de cara a la galería", sostiene Ruesga, "un regalo para contentar a los empresarios a cambio de la subida de cotizaciones por pagos en especie aprobada hace semanas". Ruesga comparte el análisis de Fedea (Fundación de Estudiosde Economía Aplicada) sobre el discutible efecto de las bonificaciones en la contratación.

“En muchos casos", sostiene Fedea, "la contratación se hubiera producido de todas formas (efecto de “peso muerto”) y, adicionalmente, las bonificaciones suelen generar fuertes efectos de sustitución entre trabajadores con derecho y otros sin derecho a la bonificación”.

El catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos añade otro elemento al debate de la "tarifa plana" en el pago de cotizaciones: "Se reduce el pago que realiza el empleador, pero no en el que realiza el empleado, por lo que la rebaja es inferior a lo que explicó el presidente del Gobierno en el Congreso".

En su intervención, Rajoy detalló que para un salario bruto de 20.000 euros al año, la tarifa plana supone una importante bajada de cuotas: las empresas pasarán de pagar 5.720 euros al año a abonar 1.200, una bajada que se acerca al 80%. "Como la parte del trabajador no se rebaja", explica Díaz, "la bonificación en realidad se queda en el 60%.

Agujero de la Seguridad Social

Rajoy no detalló cómo puede influir la rebaja de ingresos en el agujero de la Seguridad Social (13.000 millones en 2013), que ha obligado a recurrir a la hucha de la Reserva para pagar pensiones en 2012 (11.800 millones) y 2013 (11.000 millones). En los casi dos años que el PP lleva en el Gobierno se han empleado 23.631 millones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Hasta 2016, el déficit acumulado del órgano previsor sumará, según los cálculos adelantados, 36.500 millones de euros.

Así las cosas, la rebaja de cotizaciones anunciada y reclamada por la patronal no ha gustado en absoluto a los sindicatos. UGT señaló que la 'tarifa plana' de 100 euros  "está hecha a medida de los empresarios". En su opinión, "tiene truco", puesto que al finalizar los tres años en los que se pueden mantener estas ventajas, "el empresario puede anular el contrato sin contrapartidas y utilizando un despido más fácil y barato gracias a la reforma laboral".

Por su parte, CC OO indicó que la medida va "en dirección contraria" a lo que reclaman, "ya que si se quiere incentivar la contratación indefinida, habría que penalizar la contratación temporal". El sindicato concluye que la medida supone "un golpe a los ingresos de la Seguridad Social que se hará a costa de trabajadores y pensionistas".

La CEOE insiste en pedir al Gobierno una rebaja generalizada de impuestos

La CEOE insiste en pedir al Gobierno una rebaja generalizada de impuestos

Más sobre este tema
stats