Negociación colectiva

La pública Tragsa, primera empresa en mantener los salarios de la plantilla con un convenio caducado

El comité de Tragsa pide cero despidos y salidas voluntarias con 40 días de indemnización

Tragsatec, la filial del grupo público Tragsa, es la primera empresa en aplicar la sentencia del Tribunal Supremo que ordena mantener las condiciones laborales de los trabajadores aunque su convenio colectivo haya caducado. La sentencia, la primera del Alto Tribunal sobre una de las medidas estrella de la reforma laboral –la limitación a un año de la prórroga automática de los convenios que hayan perdido su vigencia–, considera que las condiciones del convenio –salario, jornada, horario– no decaen al expirar este, porque están reguladas “desde el primer momento” en cada contrato de trabajo. Es lo que acaba de garantizar ahora Tragsatec a su plantilla, cuyo convenio colectivo caducó el pasado 31 de diciembre.

La dirección de la empresa ha comunicado a los representantes sindicales que mantendrá para sus 4.695 trabajadores “a título personal las mismas condiciones laborales vigentes hasta la caducidad del convenio”. A diferencia de la matriz, que cuenta con un convenio propio, a Tragsatec se le aplica el convenio del sector de ingenierías. La patronal, Tecniberia, y los sindicatos, acudieron el pasado 15 de enero al Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) a fin de reanudar las negociaciones para renovar el convenio colectivo.

Tragsatec va a ser así el primer campo de pruebas de la sentencia del Supremo. Pero seguro que no va a ser el último porque la aplicación de la doctrina del Alto Tribunal puede ser de todo menos pacífica. Los mismos magistrados advierten de los “problemas de doble escala salarial, de discriminación” a que dará lugar la ausencia del convenio caducado. Porque el tribunal deja claro que el convenio ha perdido la vigencia y deja de funcionar como una “malla de protección” para los trabajadores que sean contratados en el futuro.

¿El convenio sigue vigente?

En el caso de Tragsatec, la dirección de la empresa pública ha comunicado también a los sindicatos que a los trabajadores que contrate a partir de ahora les aplicará las condiciones laborales “recogidas en el contrato, las convencionales (acuerdo de homologación), la normativa interna de la empresa y, en su defecto, el Estatuto de los Trabajadores”.

El acuerdo de homologación se refiere al firmado en 2011 tras la fusión de las filiales Tragsega y Tragsatec y que equiparaba las categorías profesionales de sus plantillas. Así que, en principio, parece que todas las precisiones introducidas por la empresa garantizan que los sueldos de los nuevos ingresos estarán por encima del convenio. Pero CCOO ya ha advertido de que vigilará las condiciones laborales que figuren en todo los nuevos contratos que se firmen.

Además, el sindicato niega la mayor: que el convenio esté caducado. “La firma del acuerdo en el SIMA [entre la patronal y los representantes de los trabajadores] implica el mantenimiento de la vigencia del convenio sectorial”, explica en un comunicado. Para ello se apoyan en que el Estatuto de los Trabajadores establece que el convenio sigue vivo “durante las negociaciones” para renovarlo salvo que las partes pacten lo contrario. Y en este caso sindicatos y patronal están negociando desde el pasado martes.

El Supremo rechaza que la caducidad del convenio haga “tabla rasa” de los salarios

El Supremo rechaza que la caducidad del convenio haga “tabla rasa” de los salarios

Más sobre este tema
stats