Francia

El antiguo emir de Catar, investigado por blanqueo

El presidente francés, François Hollande, y el entonces emir de Qatar, Jalifa al Thani, en 2012.

Desde que el presidente Sakorzy eximió a Hamad bin Jalifa Al Thani de pagar impuestos, el que fuera emir de Catar ha multiplicado las compras en Francia. El problema es que también colecciona pleitos judiciales. Tras las causas abiertas por supuesta apropiación indebida y por corrupción con relación a la adquisición de Printemps y del hotel Vista Palace. Según las informaciones a las que ha tenido acceso Mediapart y Marianne, la principal colaboradora de Hamad bin Jalifa Al Thani en Francia está siendo investigada por “blanqueo”, una investigación que abrió en el verano de 2015 la Fiscalía de París y de la que se encarga la brigada de delitos financieros. Estamos ante un presunto caso de fraude fiscal, aunque no se descartan otros posibles delitos.

El caso es tan ridículo como sensible. No cabe duda de que el conocido decorador Alberto Pinto (fallecido en 2012), que en 2006 recibió el encargo de ocuparse del último yate del emir Al Thani, quería evitar pagar al fisco. Así las cosas, la oficina que el emir tiene en París aceptó hacer un pago en una cuenta de Suiza –más tarde, otro decorador llamado Jacques García también quiso aprovechar la coyuntura–. Si no fuese por el pequeño detalle de que estamos ante un asunto de Estado. Y es que las transferencias offshore fueron realizadas “por cuenta y en nombre del Estado de Catar”offshore. Y que los fondos procedían de la cuenta personal de Hamad Al Thani, soberano catarí en el momento de los hechos, ya que no abdicó en su hijo Tamim hasta 2013.

Un antiguo empleado de French Properties Management (FPM) ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de París por supuesto fraude fiscal y ha aportado pruebas. Esta pequeña empresa, con sede en una de las mejores zonas de París, es una family office de la familia Al-Thani, que se ocupa fundamentalmente de gestionar los bienes inmobiliarios que tiene en Francia. Según la denuncia, a la que Mediapart ha tenido acceso, la encargada de efectuar las transferencias fue supuestamente la máxima responsable de la empresa FPM, Chadia Clot.

Esta mujer de negocios de origen palestino, de 68 años, que ya fue objeto de investigaciones judiciales a raíz de la compra de Printemps y del Vista, gestiona con mano de hierro los negocios en Francia del antiguo emir. Cuando era galerista en París, tuvo la suerte de contar con Cheikha Mozah, segunda esposa de Hamad al-Thani y madre del actual soberano Tamim, entre su clientes. Así fue como Chadia Clot se ganó la confianza de la familia real. Para entender la influencia de que gozaba, baste señalar que hace 13 años que ejerce como una de las administradores de la empresas neerlandesa Mayapan, el principal holding de Hamad Al Thani en Europa. Chadia Clot mantiene el secreto y huye de los periodistas como de la peste. Pero no hay ninguna duda de que ahora tendrá que rendir cuentas ante la Justicia.

La historia se remonta a los primeros años de este siglo. El emir Hamad Al Thani ya dispone de varios yates, aunque ninguno es suficientemente grande para su gusto. Por esa razón, encargó al astillero naval alemán Lurssen un suntuoso palacio flotante, el Katara, por unos 300 millones de euros. El navío, entregado en 2010, tiene 124 metros de eslora y es el quinto yate más grande del mundo. Según varios sitios webs especializados, el Katara dispone de helipuerto, piscina, jacuzzi, gimnasio. Cuando atraca en Niza, en el muelle de los millonarios de Antibes, en Grecia o en el Caribe, se convierte en todo un acontecimiento del que da cuenta la prensa local. Durante una escala en Croacia efectuada el pasado verano, los paparazzi llegaron incluso a inmortalizar al multimillonario jubilado Hamad Al Thani en camiseta blanca mientras paseaba de incógnito por el puerto.

Cuando comenzó el proyecto, el yate tenía un nombre en clave: Crystal. Para acondicionarlo, el emir recurrió a una figura internacional de la decoración, el arquitecto interiorista parisino Alberto Pinto. Su hermana, Linda Pinto, gestora de la empresa, se encargó de negociar tan jugoso contrato. Los honorarios ascienden a 4,3 millones de euros, gastos e importes del astillero aparte. La transferencia la realiza Mayapan, el holding personal del emir, desde una cuenta abierta en la oficina del Qatar National Bank de París.

La empresa Alberto Pinto recibe los primeros ingresos en una cuenta abierta en la entidad Crédit Agricole, pero según consta en la denuncia dirigida a la Fiscalía, Linda Pinto pide, en el verano de 2007, que algunos pagos se efectúen en una cuenta del banco Edmong de Rothschild de Ginebra, que pertenece a una sociedad pantalla llamada Kalika Assets Holdings, registrada en las Islas Vírgenes británicas. El 3 de julio de 2007, Kalila emite una factura de 500.000 euros a la family office parisina del emir.

Esta empresa intermediaria offshore es una sociedad pantalla. Así lo apuntan varios documentos internos de la FPM, adjuntados a la denuncia, y a los que ha tenido acceso Mediapart. En uno de esos documentos se menciona que los pagos a Kalila corresponden a los “honorarios” de Alberto Pinto por el “yate Crystal”. “Tomamos nota de que la factura emitida por Kalika Assets Holdings Inc. reemplaza a la factura anterior emitida por Alberto Pinto Design por importe de 500.000 euros”, puede leerse en un segundo documento dirigido a la oficina del emir.

El decorador emitió cuatro facturas a nombre de Kalila en 2007 y 2008. En total, percibió 1,9 millones de euros en la cuenta de Suiza vía su sociedad pantalla, es decir casi la mitad de los 4,3 millones por los honorairios. Este sistema de pago estaba destinado a eludir los correspondientes pagos fiscales. Linda Pinto, contactada por Mediapart, ha declinado, por e-mail, manifestarse sobre la cuestión. Su abogado ha precisado que sólo prestará declaración ante el juez.

Según la denuncia presentada la Fiscalía, Chadia Clot, máxima responsable de French Properties Management y representante del emir, dio el visto bueno personalmente a la operación. La orden de transferencia, con fecha del 11 de julio de 2007, que obra en poder de Mediapart, efectivamente está firmada por Chadia Clot y Adel Sherbini, asesor jurídico del emir, “por cuenta y en nombre del estado de Catar”.

En todo caso, la responsable de French Properties Management no parecía cómoda. Según consta en la denuncia, supuestamente dio estrictas consignas internas de mantener la confidencialidad sobre estas transferencias a Suiza y supuestamente pidió la destrucción de los documentos relativos a Kalila. En 2009, la mujer de confianza del emir supuestamente había borrado el rastro de la operación de los informes al Diwan Amiri (palacio del emir), la Presidencia catarí. El extracto de pagos remitido a Doha recoge un total de 2,4 millones a favor de la empresa Alberto Pinto, en lugar de 4,3 millones realmente abonados. El montante pagado a través de la empresa offshore lamentablemente se ha evaporado...offshore

Si bien el beneficio (fiscal) que Alberto Pinto obtiene es evidente, mucho menos claro está qué sacaba el emir catarí de todo esto. ¿Por qué aceptó Chadia Clot conceder este favor a su proveedor, pese a los riesgos? ¿Hubo una contrapartida? Contactada por Mediapart, la responsable de French Properties Management no ha respondido a nuestras llamadas.

Queda por saber si estamos ante un caso aislado. Lo que es seguro es que hay otro decorador famoso que pudo tratar de sacar tajada. Según la denuncia dirigida al fiscal de París, todo apunta a que se trata de Jacques García, encargado en 2010 de decorar una de las propiedades del emir, sita en el elegante distrito VII de París. El primer pago, por importe de 632.500 euros, se abonó en la cuenta parisina de la empresa Décoration Jacques Garcia, en el banco Neuflize OBC, el 18 de febrero de 2010.

En su denuncia, el exempleado de la family office del emir asegura que la empresa de Jacques García, aparentemente al corriente de las transferencias a Suiza de las que se benefició su competidor, pudo beneficiarse de una operación similar. En cualquier caso, French Properties Management recibió en julio de 2010 una factura por importe de 200.000 euros en concepto de obras de “arquitecto” en la misma residencia... en nombre de la empresa The Notorious Architects and Decorators (arquitectos y decoradores famosos), pagadero en una cuenta abierta en el Citibank de Nueva York.

¿Esa una sociedad intermediaria creada por Jacques García? Es imposible de asegurarlo con rotundidad. Y con razón. Según nuestras informaciones, The Notorious Architects and Decorators está registrada en el Estado de Wyoming, un paraíso fiscal en Estados Unidos, donde las empresas ¡no están obligadas a declarar la identidad de sus accionistas! Ideal cuando se tiene algo que esconder, al fisco, por ejemplo.

En los documentos presentados en el Registro Mercantil, figura únicamente un hombre de paja: el abogado suizo Patrick Huguenin. La empresa está domiciliada en la misma dirección donde tiene el despacho, Budin & Associés. Contactado para preguntarle sobre su “cliente francés [...], el decorador Jacques García”, el letrado respondió en un primer momento “de acuerdo, dígame”. “Quizás García es un cliente; quizás, no”, añadió después Huguenin, tras rechazar confirmar ese aspecto en nombre del “secreto profesional”. Jacques García, con quien Mediapart se ha puesto en contacto a través de su director general, no ha respondido a nuestras llamadas.

Se desconoce si la family office del emir abonó la factura, por importe de 200.000 euros, emitida por la sociedad pantalla The Notorious Architects and Decorators. ¿Chadia Clot ha mantenido el sistema que estableció Alberto Pinto o, finalmente consideró que esta segunda operación era demasiado arriesgada? Eso deberá determinarlo la investigación judicial en curso.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

Arabia Saudí retira la licencia a la cadena Al Yazira por apoyo al terrorismo

Arabia Saudí retira la licencia a la cadena Al Yazira por apoyo al terrorismo

Más sobre este tema
stats