Lo mejor de Mediaparrt

La Comisión Europea trata de perfilar con coherencia las políticas del 'Green Deal'

El vicepresidente de la CE, Frans Timmermans.

Amélie Poinssot (Mediapart)

Se trata de una novedad en la historia de las instituciones europeas. La Comisión que preside Ursula Von der Leyen se ha comprometido a aplicar un acuerdo ecológico (Green Deal) y a convertirlo en la prioridad de su política. Pero, ¿en qué punto se encuentra exactamente? Ahora que el Parlamento Europeo acaba de ratificar al nuevo Ejecutivo, Mediapart –socio editorial de infoLibre– analiza esta cartera con un nombre que promete.

PAC

La PAC, o Política Agrícola Común, siempre supone el mayor presupuesto europeo. Representa cerca del 40% del gasto. Una arquitectura compleja levantada en torno a un “primer pilar” (ayudas directas por hectárea) principal  y un “segundo pilar”, de ayudas condicionadas, como las ayudas para la transición a la agricultura ecológica, la conservación del medio ambiente o el desarrollo rural. Se trata de un sistema que favorece en gran medida a la agricultura industrial, es decir, a grandes superficies de producción cultivadas con productos químicos.

Sin embargo, el peso de la agricultura en el calentamiento global es importante. En su informe publicado el pasado mes de agosto, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) indicó que las actividades agrícolas, forestales y otras actividades relacionadas con el uso de la tierra representaron alrededor del 13% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, el 44% de las emisiones de metano y el 82% de las emisiones de óxido nitroso entre 2007 y 2016. Sin embargo, estos dos últimos gases son respectivamente 24 y 265 veces más contaminantes que el CO2. En total, el 23% de las emisiones de gases de efecto invernadero están relacionadas con la agricultura y el uso de la tierra.

Mientras que la declaración de objetivos de Frans Timmermans se fija como objetivo una reducción del 50% de los gases de efecto invernadero para el año 2030 en Europa, el Green Deal no se fija ningún objetivo concreto para la industria agroalimentaria. En la carta sólo figura la idea de coordinar una estrategia “de la granja a la mesa” con la muy vaga intención de “agricultura sostenible, seguridad alimentaria, sanidad animal y vegetal”. Y esta estrategia ni siquiera se refleja en la carta de misión del Comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski...

La misma contradicción existe respecto a las subvenciones de la PAC. En sus respuestas a las preguntas del Parlamento antes de su audición, Timmermans propone la cifra del 40% de las subvenciones agrícolas, destinadas a la lucha contra el cambio climático. Nada similar en el caso de su colega polaco, que mantiene la división tradicional de la Política Agrícola Común, donde la ayuda sin condiciones del primer pilar representa el 80 % de las subvenciones.

Por su parte, Janusz Wojciechowski no mostraba en octubre ningún compromiso concreto con el medio ambiente durante sus dos audiencias en la comisión parlamentaria. No anunciaba nada en relación con lo que está actualmente sobre la mesa, a saber, una reducción general del presupuesto de la PAC, con recortes que afectan principalmente al segundo pilar, que es crucial para hacer frente a los retos climáticos y medioambientales (la dotación pasaría de 100 a menos de 80.000 millones de euros para el período 2021-2027).

Según una fuente cercana al tema, las negociaciones sobre la nueva PAC y las negociaciones sobre el Green Deal están desconectadas. Las primeras ya comenzaban con Juncker; no se trata de volver atrás en el principio de la ayuda por hectárea, y se supone que estarán terminadas a finales de 2020 para definir el marco presupuestario para los años 2021-2027. El Green Deal no se basa en este calendario; aparte de una ley sobre el clima que se supone que fija objetivos sobre la neutralidad de carbono "dentro de los primeros 100 días" del mandato, en palabras de Timmermans, su aplicación podría retrasarse mucho más, ya que los sectores afectados son amplios.

La falta de una revisión completa de la PAC se encuentra precisamente en el centro de la oposición de los representantes verdes europeos, la mayoría de los cuales se abstuvieron en la votación sobre la Comisión. Esta es la razón principal del desacuerdo del eurodiputado de EELV Benoît Biteau: "En ningún momento Von der Leyen afirmó: 'Se vuelven a barajar las cartas de la PAC'. Sin embargo, no podemos contemplar un Green Deal sobre la agricultura con un segundo pilar sin definir. Nos encontramos en la esquizofrenia habitual del poder europeo”.

Energías

¿Cuál es la estrategia energética para la Unión Europea? En este tema, está todo por hacer. En la carta de Timmermans, aparte de la idea de reducir la huella de carbono en el transporte y de salir de la industria del carbón –que sigue siendo muy importante en Alemania y en los países de Europa Central, especialmente en Polonia–, no se dice nada sobre otros combustibles fósiles, las energías renovables y la investigación sobre las energías del mañana.

Sin embargo, en su audiencia del 8 de octubre, el holandés fue un poco más lejos. En particular, garantiza la reducción de la factura energética de los ciudadanos: desarrollo de sistemas de aislamiento en los edificios, doble acristalamiento, paneles fotovoltaicos, etc. “Todo esto debe ser financiado", dice. La introducción de un impuesto sobre el queroseno, hasta ahora exento de gravámenes, le parece obvia (“Debemos ser más coherentes y honestos”), así como el desarrollo de vehículos “que ya no contaminen”.

No es del lado de los agrocombustibles donde hay que mirar, como la producción de aceite de palma, a la que quiere poner fin. “Los biocombustibles han hecho mucho daño en las últimas décadas. Lo que es ecológico no es necesariamente bueno”. Frans Timmermans se inclina por los “biocarburantes de tercera generación”. Pero no da ningún detalle. Y con razón. Esta pista está todavía en fase experimental. La idea es producir gas (hidrógeno) a partir de microorganismos como las algas, una tecnología que podría basarse en OMG.

Pesticidas en el mercado

El hidrógeno, precisamente. Así lo dice varias veces el vicepresidente de la Comisión. "Una fuente de energía absolutamente sostenible", asegura. Aquí también va un poco rápido; la tecnología en este campo todavía no está lista y la producción y el almacenamiento de hidrógeno son en sí mismos muy intensivos en energía y tienen por el momento bajos índices de rendimiento. También es un gas peligroso: su uso requiere importantes normas de seguridad para su almacenamiento y transporte.

Más allá de las promesas, por tanto, queda por desarrollar la estrategia: definir y financiar los ejes de investigación y negociar con los principales industriales europeos.

'Greenwashing'

El discurso de Timmermans y Von der Leyen hace temer un greenwashing (lavado de cara verde). Al menos así lo cree Philippe Lamberts, eurodiputado belga y vicepresidente del Grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo. "Ciertamente, esta idea del Green Deal es un progreso innegable si lo comparamos con la Comisión saliente, para la que la ecología era completamente secundaria. En su discurso de clausura, Jean-Claude Juncker no mencionó ni una sola vez las palabras clima y medio ambiente. Pero, ¿va a haber un cambio profundo o sólo un cambio ecológico del sistema? Las primeras señales de la política agrícola y comercial sugieren que en estos momentos estamos al borde de la ecologización... Quiero ver las acciones concretas”.

Una prueba de la dificultad de pensar realmente en la transición es que la Comisión Europea sigue apoyando los acuerdos de libre comercio que ha estado negociando durante años con diferentes partes del mundo. Sin embargo, estos tratados tienen consecuencias especialmente graves para el clima y el medio ambiente: generan un aumento del transporte de mercancías y los componentes alimentarios que contienen fomentan sistemáticamente la importación en Europa de productos procedentes de la agricultura industrial (deforestación, insumos químicos, etc.).

El acuerdo de libre comercio con Mercosur, cuyo proyecto fue validado en julio por la Comisión saliente, es un ejemplo. “Hemos negociado inteligentemente en acuerdos internacionales y en particular en el Mercosur”, argumentó Timmermans durante su audiencia. Y este jueves, el Parlamento Europeo tenía previsto votar un acuerdo comercial con Estados Unidos que incluye un aumento de las importaciones de carne de vacuno estadounidense sin coste de aduana: 35.000 toneladas, frente a las 17.000 toneladas actuales.

Biodiversidad

Otro objetivo establecido en la hoja de ruta de Timmermans es que Europa “sea líder en biodiversidad”. Es una “prioridad que debe abarcar el comercio, la industria, la agricultura y los asuntos marítimos”.

¿Un despertar tardío? Hasta ahora, la Comisión Europea ha reaccionado muy lentamente ante la desaparición de la vida, el desarrollo de los monocultivos y la influencia de los pesticidas, que han provocado la extinción de más de tres cuartas partes de la cantidad de insectos voladores en unos treinta años (según los datos citados por Stéphane Foucart en su libro Et le monde devint silencieux).

Por ejemplo, la dramática disminución de la población de abejas en todo el continente debido al uso masivo de insecticidas en la agricultura. En 2013, la Comisión adoptó una directiva para proteger mejor estas especies forrajeras necesarias para la polinización vegetal. Desembocó en una moratoria sobre tres neonicotinoides (una familia de insecticidas particularmente potentes), pero esta decisión estaba muy lejos de los efectos masivos y desastrosos de estos productos sobre los organismos vivos, que muchos investigadores han demostrado. El texto debía revisarse este año y será una prueba para evaluar los primeros compromisos de la Comisión Von der Leyen.

De todas formas, a finales de octubre, el Ejecutivo europeo aún no se había vuelto completamente verde. Se presentó a los diputados al Parlamento Europeo un proyecto de reglamento de la Comisión en el que se proponía introducir nuevas pruebas menos rigurosas para evaluar los daños causados por los plaguicidas a las abejas antes de su comercialización: pruebas simplificadas basadas en la toxicidad aguda, sin tener en cuenta la toxicidad crónica de estos productos para los organismos vivos (es decir, la exposición a lo largo del tiempo). Fue el Parlamento, contra el Ejecutivo, el que finalmente impidió una nueva victoria de los grupos de presión de los agroquímicos: 533 diputados rechazaron el texto.

¿Continuará la Comisión de Von der Leyen este doble discurso? En su audición del 8 de octubre, Timmermans, a favor de la reducción de los productos químicos en la agricultura, declaraba: “Las aves, los peces, los corales, los bosques... Están desapareciendo por nuestra culpa, a un ritmo alarmante [...]. Debemos estar a la vanguardia de la lucha”. Todavía hay que tomar medidas.

Financiación

Es el meollo del asunto. El Green Deal europeo puede seguir siendo sólo una buena fórmula si la financiación no llega. Sin embargo, las necesidades son astronómicas. En un informe publicado en septiembre de 2017, el Tribunal de Cuentas Europeo ya hizo una evaluación: estimó que para pasar a una combinación energética compuesta por un 27 % de fuentes renovables y una reducción del 30 % de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, el proyecto de ley tendría que ascender a 1.115 millones de euros al año. En comparación con el presupuesto europeo anual de... 148.000 millones de euros.

¿Financiación pública o privada? Según Aurore Lalucq, eurodiputada de Place Publique en el Parlamento Europeo, que ha promovido un grupo transparente de unos 150 diputados al Parlamento Europeo sobre la transición ecológica, se trata de financiación pública. “Se necesita una reforma tributaria para el financiamiento del Green Deal”, argumenta. “Un impuesto de sociedades, por ejemplo. Nos encontramos en un contexto similar al New Deal de Roosevelt de los años 30;New Deal la cuestión de la financiación vendrá después. En primer lugar, debemos adaptarnos a la emergencia medioambiental”.

La diputada ve el Green Deal como una oportunidad para revisar “muchas cosas que no están bien”. Entre otros, indicadores económicos "para salir de la obsesión por el déficit del 3% y la deuda del 60%", volúmenes de inversión pública, regulación financiera, cálculo del PIB basado sólo en el crecimiento... Sólo así saldremos del greenwashing. "De lo contrario, sólo será un reformateo de las políticas existentes. El Green Deal es también un Social Deal; tendremos que financiar la transición en las regiones que tendrán que pasar página en materia de industrias contaminantes. Para ello, debemos invertir masivamente, mientras que hoy nos enfrentamos a un problema de falta de inversión".

Precisamente la misión del Fondo de Transición Justa, según la carta de misión de Timmermans, debe “apoyar a las regiones industriales productoras de carbón y energía intensiva” para cambiar su modelo.

En el ámbito de la dotación económica, sin embargo, todavía estamos lejos de la ambición declarada. En sus respuestas a las preguntas del Parlamento Europeo antes de la audiencia, Timmermans se refirió al importe de 1 billón de euros de inversiones en la próxima década, aunque señaló que una gran parte de este importe sería financiación público-privada y cofinanciación nacional. "La financiación privada tendrá que desempeñar un papel muy importante, ya que las finanzas públicas por sí solas no son suficientes para satisfacer las enormes necesidades de inversión", escribe. En otras palabras, gran parte de los compromisos medioambientales se dejarán a la buena voluntad de los Estados miembros y de las empresas.

Según esta hoja de ruta, sólo 320.000 millones de euros procederían de la financiación pública: ésta sería la parte del presupuesto europeo asignada a la "acción climática" durante siete años (es decir, 45.000 millones de euros al año). Pero ¿de dónde sacará la Comisión Europea sus fondos, sabiendo que la dotación anual europea asciende –como se ha dicho– a 148.000 millones? ¿No existe el riesgo de asistir a un sistema de tuberías, que haga pasar las subvenciones agrícolas (la primera partida de gastos europeos) o los fondos de cohesión (la segunda) como ayuda al Green Deal?

"La suma de 320.000 millones es ridícula", señala Aurore Lalucq. "Pero es un comienzo. Hasta ahora no había ningún proyecto ambicioso. Ahora hay una conciencia. Nos corresponde a nosotros apresurarnos a hacerlo". La eurodiputada asume "un discurso combativo" en el que todo está aún por negociar y en el que la opinión pública y las ONG deben "seguir presionando".

Poder

¿Qué poder, en manos de quién? La realidad del Green Deal va a depender del margen de maniobra de Frans Timmermans. Sin duda es el vicepresidente ejecutivo de Ursula von der Leyen, formalmente su número dos. Pero está rodeado de otros dos vicepresidentes con convicciones profundamente liberales, que no tienen un enfoque keynesiano de la economía: el letón Valdis Dombrovskis (economía) y el danés Margrethe Vestager (digital).

El primero, sobre todo, concentra la mayor parte de las carteras estratégicas de la Comisión; su grupo de trabajo está formado por el comisario de Economía (Paolo Gentiloni), el comisario de Comercio (Phil Hogan, excomisario de Agricultura), el Comisario de Empleo (Nicolas Schmit) y la Comisaria de Cohesión y Reforma (Elisa Ferreira). Dombrovskis es quien, en última instancia, posee los instrumentos necesarios para el Green Deal, como la política de inversión y los indicadores macroeconómicos.

Frans Timmermans, por su parte, trabajará con las carteras de agricultura, medio ambiente, transporte, energía y salud. Ninguno de ellos tiene experiencia como comisario. "Todo sigue siendo muy vago en la realidad", observa un colaborador. Pero lo cierto es que "Timmermans es un trabajador nato y no va a ser un figurante. Quiere encargarse de todo lo que compete a la cuestión y no pretende dejarle el control a Dombrovskis".

En su audición, Timmermans fue bastante hábil, sin temer –a diferencia de su colega de agricultura– posicionarse, comprometerse personalmente con ciertos temas y apoyar plenamente el discurso de Greta Thunberg ("Ella tiene razón", dice).

Pero también remitió muchos expedientes a grupos de discusión y diagnóstico, con el riesgo de marear la perdiz. Sin embargo, la emergencia climática y ambiental ya no la cuestiona nadie. Crear nuevos fondos sin dotación real, inventar etiquetas y fórmulas vacías, entablar interminables negociaciones, multiplicar los grupos de trabajo, esperar otro resultado científico y otros estudios de impacto... no tranquilizará los ánimos.

Este método desacreditará una vez más al Ejecutivo europeo. Y dará argumentos a todos aquellos que denuncian la falta de coherencia de los líderes. ¿Podemos permitírnoslo? Con el aumento en un 10% de la participación en las elecciones del pasado mes de mayo y los 17 escaños adicionales del Grupo de los Verdes en la Cámara, los ciudadanos europeos pidieron precisamente otra respuesta. Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

La Comisión Europea presume de una Ley del Clima que los activistas tachan de "rendición"

La Comisión Europea presume de una Ley del Clima que los activistas tachan de "rendición"

Más sobre este tema
stats