PORTADA DE MAÑANA
Ver
Hospitales concertados, aseguradoras, 'big pharma' y la Iglesia intentan frenar la nueva ley sanitaria

Francia da el primer paso para incluir el derecho al aborto en su Constitución

Mujeres disfrazadas de personajes de la serie 'El cuento de la criada' protestan en París frente a la Embajada de EEUU contra el retroceso del derecho al aborto.

Pauline Graulle (Mediapart)

Las diputadas llegaban a la sala de las Cuatro Columnas, con lágrimas en los ojos y esbozando una sonrisa, cantando el himno del Movimiento de Liberación de las Mujeres (MLF): Mujeres en pie. Alrededor de las cinco de la tarde, tras una larga jornada de debates, la Nueva Unión Popular, Ecológica y Social (Nupes), liderada por La Francia Insumisa (LFI), logró obtener una mayoría en la Asamblea Nacional para consagrar el derecho al aborto en la Constitución francesa.

Mathilde Panot, presidenta del grupo LFI, expresó su "orgullo" y "emoción" por el hecho de que Francia sea el primer país del mundo en abrir el camino a la constitucionalización del aborto. "Estamos enviando una magnífica señal a todas las mujeres del mundo", dijo, junto a la senadora de los Verdes Mélanie Vogel, presente especialmente para el evento.

Un mensaje también enviado a Emmanuel Macron y a su Gobierno. El texto aprobado el jueves, como proposición de ley, aún debe ser votado de forma idéntica en el Senado, y luego ser sometido a referéndum, algo que no quieren los promotores de una constitucionalización de la interrupción voluntaria del embarazo. La otra solución sería que el Gobierno lo convirtiera en un proyecto de ley, que podría ser aprobado en el Congreso con más posibilidades de éxito.

En cualquier caso, la aprobación en el Senado no está garantizada. Hace un mes, casi en la misma fecha, Melanie Vogel presentó un texto similar en la Cámara Alta, que fue rechazado por 17 votos: La Asamblea ha demostrado que está a la altura", insistió.

Una amplísima mayoría aprobó el jueves 24 de noviembre la proposición de ley constitucional para grabar el aborto en el mármol de los derechos fundamentales: 337 a favor y 32 en contra.

El grupo Renaissance (antes LRM, partido de Macron, ndt), La Francia Insumisa, los socialistas, los comunistas, Movimiento Demócrata (MoDem), los Verdes y Horizons votaron casi unánimemente a favor de la constitucionalización del aborto. Reagrupamiento Nacional (partido de Le Pen, ndt) y el derechista Los Republicanos (LR) se dividieron entre el "a favor", el "en contra" y la "abstención".

La votación se hizo pública en el hemiciclo entre los vítores y aplausos de los diputados. Un momento calificado de "histórico" por Mathilde Panot, que se congratuló del "consenso alcanzado". Pero también por el ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, que, habitualmente poco amigo de los Insoumis, reconoció solemnemente el trabajo de Mathilde Panot, pero también el de Aurore Bergé, presidenta del grupo Renaissance, que desde hace meses muestra su "compromiso visceral" con la constitucionalización del aborto.

De hecho, estando de baja por maternidad, esta diputada volvió expresamente al hemiciclo para celebrar esta victoria y votar el texto de los insumisos, y tomó brevemente la palabra para mencionar el doloroso intento de aborto de su propia madre.

"La cuestión del acceso al aborto no es un capricho. Es el texto que debe unirnos a todas y todos", admitió emocionada, ante la ovación de su grupo y de los Nupes. También anunció que había decidido retirar el texto que debía presentar sobre el mismo tema la próxima semana, para no duplicarlo.

Una victoria "histórica" para las mujeres

El jueves por la mañana, esta larga jornada parlamentaria arrancó con fuerza. En el orden del día había un aluvión de enmiendas y subenmiendas presentadas por la derecha de LR y la extrema derecha para bloquear el artículo presentado por LFI para constitucionalizar el aborto y la anticoncepción.

"Al introducir este derecho en la Constitución, Francia tendría el honor de ser pionera de los derechos de las mujeres", instó al inicio del debate Mathilde Panot, ponente del texto. Esta opinión fue compartida por el ministro de Justicia, Eric Dupond-Moretti, quien desde el principio se mostró "feliz" de que este debate se celebrara en el hemiciclo porque "la historia está repleta de libertades fundamentales que creíamos haber adquirido, [aunque] ninguna de las democracias, ni siquiera la más grande de todas, está a salvo".

Sin embargo, el ministro de Justicia advirtió sobre la redacción del artículo presentado por los insumisos, argumentando que, al incluir también la anticoncepción, "no tenía ninguna posibilidad de prosperar" en el Senado.

Al final de la mañana, para acelerar la votación y obtener el mayor consenso posible, pero también, de paso, para cortarle el terreno a Renaissance, que tenía previsto presentar una proposición de ley sobre la constitucionalización del aborto la semana que viene, Mathilde Panot aceptó finalmente apoyar la enmienda del diputado del MoDem Erwan Balanant, que, por "pragmatismo", reducía el texto únicamente al aborto. Un gesto que también ayudó a influir en el voto del Reagrupamiento Nacional, una gran parte del cual votó finalmente a favor de la constitucionalización del aborto.

La sesión mostró un “paso a dos” inédito entre los insumisos y los macronistas (un "acuerdo tácito (sobre un tema) social”, de LFI a MoDem", dijo con mofa el diputado LR Marc Le Fur, a pesar de las malas relaciones entre ambos. En efecto, es la primera vez que el grupo mayoritario, que siempre se ha negado a votar cualquier enmienda procedente de la "extrema izquierda" (sic), acepta apoyar una iniciativa de los insumisos.

Una concordia algo empañada por los comentarios de algunos macronistas, que no dudaron en volver, tanto entre bastidores como en el hemiciclo, al caso Quatennens (diputado de LFI acusado de abofetear a su mujer, ndt).

"Sí, votaremos la propuesta de los insumisos", confesó Prisca Thevenot, portavoz del grupo Renaissance, al principio de la mañana en la sala Cuatro Columnas. "Pero podemos cuestionar la moralidad y la sinceridad del grupo LFI para defender los derechos de las mujeres. Ayer mismo, los insumisos hablaban de justicia paralela", añadió, refiriéndose a la propuesta de Clémentine Autain (LFI) de escuchar a Céline Quatennens fuera del proceso judicial.

En el hemiciclo, su colega Sarah Tanzilli también lanzó unas cuantas pullas contra "los que apoyan descaradamente a Adrien Quatennens". Intervenciones que provocaron fuertes protestas en las bancadas de izquierdas, sobre todo si recordamos que los diputados de la mayoría no tuvieron ningún problema en acoger al ex ministro de Solidaridad Damien Abad en la Asamblea, a pesar de las acusaciones de violación o intento de violación que pesaban sobre él.

En cualquier caso, la victoria sobre el aborto también parece ser un soplo de aire fresco para La Francia Insumisa. Atrapados desde hace semanas en el caso Quatennens, LFI da la bienvenida, 50 años después del proceso de Bobigny, a esta victoria política.

Fue una buena manera de relegar a un segundo plano, por un día, la polémica de la víspera relacionada con las declaraciones de la esposa del diputado por Lille, Adrien Quatennens, que habían obligado al movimiento melenchonista a dar marcha atrás en la posibilidad de su regreso a la Asamblea.

 

Traducción de Miguel López

 

 

Macron propone incorporar el derecho al aborto en la Carta Europea de Derechos Fundamentales

Macron propone incorporar el derecho al aborto en la Carta Europea de Derechos Fundamentales

Más sobre este tema
stats