LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Suecia se asoma a un laberinto político con una extrema derecha en auge

La primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, ofrece una conferencia de prensa en Estocolmo, este miércoles.

Fabien Escalona | Donatien Huet (Mediapart)

El miércoles por la noche se disipó la incertidumbre que aún pesaba sobre los resultados de las elecciones parlamentarias suecas celebradas el 11 de septiembre. Antes de que se contaran los votos anticipados y los de los suecos en el extranjero, los cuatro partidos de derecha y extrema derecha opuestos al gobierno saliente tenían una ventaja de un solo escaño en el Riksdag (el parlamento unicameral del país).

Ahora que se han contado casi todos los votos, no hay lugar a dudas. La diferencia se ha ampliado en beneficio de la derecha, que tiene 176 de los 349 escaños. La primera ministra socialdemócrata, Magdalena Andersson, primera mujer que ha ocupado ese cargo en la historia de este país, conocido sin embargo por sus políticas a favor de la igualdad de género, ha anunciado en consecuencia su dimisión.

Ha pedido a sus adversarios que sean responsables frente a la extrema derecha, cuyo apoyo parlamentario será esencial para la viabilidad de una coalición alternativa. Si no funciona, Magdalena Andersson, que sigue siendo líder de su partido, el SAP, ya ha advertido que seguirá estando disponible.

El líder conservador de los Moderados, Ulf Kristersson, publicó en su página de Facebook un mensaje marcial: "Ahora pondremos orden en Suecia.” Un tono que encaja perfectamente con el clima de una campaña dominada por las cuestiones de seguridad.

Como candidato a primer ministro, tendrá que dirigir las negociaciones con los democristianos, los liberales y los demócratas suecos. Se espera que el partido de extrema derecha abandone su demanda de puestos en el gobierno, pero venderá caro su apoyo.

La alianza roja-verde pierde su estrecha mayoría

Las elecciones de 2022 confirman que Suecia no se deshace de las mayorías ajustadas, formadas a través de alianzas frágiles, que reúnen a socios ideológicamente heterogéneos. Desde 2014, los socialdemócratas del SAP han dirigido el país en gobiernos minoritarios con los Verdes, lo que requería el apoyo parlamentario de la izquierda radical, pero también de partidos antes anclados en el bloque de la derecha.

Ahora la derecha conservadora tendrá que aproximar las prioridades de los liberales, pro-mercado, y los centristas en temas culturales, con las de una ultraderecha xenófoba y autoritaria que se erige en protectora del estado del bienestar. Este partido, los Demócratas de Suecia tiene argumentos que esgrimir: su ascenso electoral, continuo elección tras elección, es realmente impresionante.

Hace 16 años, este partido de origen neonazi aún languidecía por debajo del 4%, que debe superarse para que una fuerza política tenga representación en el Parlamento. Una vez superado en 2010 ese hito simbólico y material, el partido dirigido por Jimmie Åkesson ha sacudido el sistema de partidos sueco al seguir ganando entre tres y siete puntos en cada nueva elección general.

Desde el pasado domingo, los Demócratas de Suecia se han convertido incluso en la segunda fuerza del país. Con el 20,5% de los votos, pueden presumir también de ser el mayor partido de la derecha del espectro político, habiendo superado en un punto y medio a los Moderados, que han disfrutado de esta condición durante más de cuatro décadas.

Desde este doble punto de vista, los resultados del 11 de septiembre son históricos. Confirman el fin de una característica sueca en relación con sus vecinos nórdicos, cuyos paisajes políticos se vieron afectados mucho antes por una dinámica de derecha radical.

Más allá de la dimensión cuantitativa de esta progresión, lo que preocupa es su dimensión cualitativa. No contentos con ganar más votos y escaños, los Demócratas de Suecia llevan unos años dinamitando el cordón sanitario que les rodeaba, del que ya no queda mucho.

La influencia de la extrema derecha

Cuando aún eran débiles, dice el político Anders Ravik Jupskås en un reciente libro académico, nadie los veía como un actor legítimo y su condena era unánime en la clase política. Hasta las elecciones parlamentarias de 2014, todos los líderes de los partidos sostenían un discurso tolerante y/o social sobre la inmigración, incluido el líder de los Moderados, explicando que había sido "un bien para el país y que éste seguiría necesitando más inmigrantes para preservar su estado de bienestar".

A partir de ese momento, los Moderados, que habían obtenido hasta un 30% de los votos en 2010, experimentaron un declive electoral que afectó tanto al segmento más centrista de su base, algunos de los cuales volvieron al lado socialdemócrata, como en mucha mayor medida al segmento "autoritario", cuyos votos ayudaron al crecimiento de la extrema derecha. Al mismo tiempo, el partido ha visto a centristas y liberales pactar con el centro-izquierda y se asustan ante una posible cooperación con los cada vez más poderosos Demócratas de Suecia.

Ante este impasse estratégico, los Moderados optaron por endurecer su posición en materia de inmigración e inseguridad. El riesgo era consolidar la extrema derecha acudiendo a su terreno favorito. Como muestra un estudio reciente que va desde finales de los años 70 hasta 2017, este ha sido el destino de la mayoría de las tácticas de "acomodación" que han seguido los partidos de la derecha dominante. Y eso es lo que ha ocurrido en Suecia en 2018 y en este año, a pesar de que las opiniones xenófobas entre la población en general han ido disminuyendo en las últimas tres décadas.

Sobre todo los Moderados y sus aliados han contribuido a la normalización de los Demócratas de Suecia en el ámbito parlamentario, permitiéndoles obtener puestos de responsabilidad en el Riksdag. Incluso han declarado explícitamente, a través de su actual líder, Ulf Kristersson, que ya se puede contemplar una cooperación formal con ellos para gobernar el país. Por su parte, Jimmie Åkesson pretende llegar hasta el final transformando su partido en una formación liberada de los miembros y los discursos más abiertamente violentos y odiosos. 

“Estas elecciones son históricas", afirma Yohann Aucante, profesor de la EHESS y especialista en sistemas políticos escandinavos. “Los Demócratas de Suecia nunca han estado tan cerca de integrarse en el juego político ordinario, como ya ha ocurrido en Dinamarca y Finlandia con partidos de la misma familia. Se presentan constantemente como posibles socios. Con el tamaño que han alcanzado, ahora son indispensables si la derecha quiere gobernar.”

En resumen, si bien el bloque de la derecha gobernó el país entre 2006 y 2014 sobre una base relativamente moderada, se fue desintegrando a medida que avanzaba una fuerza nativista ferozmente hostil a la inmigración y al multiculturalismo, cultivando la nostalgia de un país cuyo carácter unido y solidario se habría debido a una homogeneidad etnocultural ahora perdida. Y es convirtiendo a esta fuerza en uno de sus componentes, y ya no en un adversario externo, cómo el bloque de la derecha intenta recomponerse para volver a liderar Suecia.

Escasa estabilidad en la izquierda

En el otro lado del espectro político, los socialdemócratas salientes subieron hasta el 30,5% de los votos. En comparación con sus homólogos europeos, se trata de un rendimiento impresionante. Sin embargo, el SAP sigue estando en un nivel bajo en comparación con sus cifras históricas desde que se convirtió en un partido de gobierno entre las dos grandes guerras. Con la excepción de 2018, hay que remontarse a 1920 para encontrar una puntuación peor.

El hecho es que el gobierno no ha sido castigado por su cuestionada política sanitaria contra el Covid-19, que ninguna de las otras fuerzas políticas ha tenido interés en convertir en una cuestión electoral. Y tras ocho años en el poder, esta estabilidad es notable, en parte debido a la imagen más bien positiva de la Primera Ministra Magdalena Andersson. Esta artífice de la evolución social-liberal del SAP fue percibida como un elemento tranquilizador por el electorado moderado.

En cuanto al fondo, los socialdemócratas sometieron a votación la pertenencia del país a la OTAN en un momento en que el apoyo popular a esta opción nunca había sido tan alto. Y quizás lo más decisivo es que el gobierno ha sabido reaccionar ante una inflación que se acerca al 9% interanual.

"El gobierno ha gastado varios miles de millones de coronas en los hogares más pobres y en las clases medias", dice Aucante, que menciona en particular la asignación de "bonos" y la "mejora del seguro de desempleo", cuya cobertura se había deteriorado con las reformas neoliberales.

Los socios verdes de los socialdemócratas, por su parte, subieron ligeramente hasta el 5,1%. Criticados tanto por el movimiento de activistas climáticos, debido a sus compromisos con el centro, como por la derecha por su supuesto radicalismo, están luchando por convertirse en algo más que un actor subalterno en el espacio político sueco. Sin embargo, no han sido castigados por su participación gubernamental, mientras que el partido de la izquierda radical, que se había propuesto derribar al ejecutivo en otoño de 2021, bajó al 6,7%.

En conjunto, los tres partidos de izquierda han mejorado el porcentaje de votos y escaños que tenían hace cuatro años. Pero el momento en que podían pretender acercarse o superar la mayoría absoluta por sí solos ya ha pasado. Y el socio más fiable que tienen, el Partido de Centro, que se compromete decididamente a luchar contra la extrema derecha, ha retrocedido perdiendo siete escaños respecto a 2018. De ahí la superioridad en escaños adquirida por los partidos de derecha, en sus variantes liberal-conservadora o nativista.

La débil base de la futura mayoría y su carácter compuesto no hacen pensar en ningún cambio importante en las políticas públicas. La energía nuclear es, sin duda, un tema que ha dividido fuertemente a los dos bandos enfrentados: la derecha promueve una reactivación de esta energía, mientras que la izquierda aboga por un mix energético en el que su cuota disminuya progresivamente. "Pero no está en la cultura sueca iniciar un viraje que va a durar décadas si el mandato inicial no es amplio", dice Yohann Aucante.

Con la sustitución del centro-izquierda por las derechas en el gobierno, es más bien en el ámbito de las políticas migratorias y de seguridad donde podría darse un giro represivo importante. La campaña ha estado marcada por una escalada competitiva en estos temas, alimentada por el aumento de muertes violentas vinculadas al narcotráfico. De seguir así, la política sueca podría continuar avanzando por un camino neoliberal pero también autoritario.

  

La primera ministra de Suecia dimite tras confirmarse la victoria del bloque de la derecha

La primera ministra de Suecia dimite tras confirmarse la victoria del bloque de la derecha

Caja negra

Este artículo es una versión actualizada de un análisis publicado el lunes 12 de septiembre.

Leer en francés:

Más sobre este tema
stats