Lo mejor de Mediapart

La UE y Johnson anuncian un acuerdo sobre el 'Brexit'

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro británico,Boris Johnson, este jueves en Bruselas.

Ludovic Lamant (Mediapart)

El anuncio llegaba este jueves a media mañana, por separado, en las cuentas de Twitter de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y de Boris Johnson, primer ministro británico. "Cuando hay voluntad, hay un acuerdo. Se trata de un acuerdo justo y equilibrado para la Unión Europea y el Reino Unido y es una prueba de nuestro compromiso para encontrar soluciones. Recomiendo que el Consejo Europeo apoye este acuerdo", escribió el primero. "Este nuevo acuerdo garantiza la recuperación del control de nuestras leyes, fronteras, dinero y comercio sin interrupciones y establece una nueva relación con la UE basada en el libre comercio y en una cooperación amistosa", escribió el segundo, añadiendo: "El Parlamento debe aprobar el Brexit el sábado para que podamos pasar a otras prioridades como el coste de la vida, el sistema sanitario, los delitos violentos y nuestro medio ambiente".

 

En los últimos cinco días, las negociaciones han sido intensas. "Hay un posible camino para llegar a un acuerdo, pero aún quedan cuestiones por resolver", dijo el miércoles por la mañana Leo Varadkar, jefe del Gobierno irlandés, que no descartó la posibilidad de celebrar una cumbre extraordinaria...

Más de tres años y tres meses después de la victoria del Brexit en el referéndum de 2016, es posible que estemos empezando a ver el final del túnel, aunque la precaución sigue siendo necesaria después de fracasos anteriores. "Tenemos experiencia en la materia", dijo Michel Barnier, el negociador jefe, a los periodistas. "Lo que no impide la emoción". En Bruselas, antes del Consejo Europeo, Emmanuel Macron acogió con satisfacción esta "buena noticia", al tiempo que insistió en la necesidad de "ser razonablemente prudentes".

¿Podrá Boris Johnson, el jefe del Gobierno británico que encabeza a los conservadores partidarios del Brexit, tener éxito donde su colega Theresa May fracasó? Tendremos que esperar al Consejo Europeo de este jueves y el viernes y, sobre todo, a la Cámara de los Comunes de Londres, en una sesión especial este sábado. El líder del Partido Laborista, el principal partido de la oposición, Jeremy Corbyn, pidió a los diputados británicos que "rechazaran" el acuerdo. "La mejor manera de resolver el Brexit es darle al pueblo la última palabra en una votación popular", dijo.

Por lo tanto, el Brexit podría producirse, si no el 31 de octubre, en cualquier caso al término de un período de prórroga técnica limitada a unas semanas como mucho, lo que permitiría que los expertos nacionales perfeccionsen la versión jurídica del texto.

Sin embargo, un funcionario francés muy cauteloso advirtió el martes de la magnitud de la tarea que queda por delante: "Si hay un acuerdo, sólo existiría en esta fase entre el grupo de trabajo de los negociadores para la UE y los ingleses. No obstante, será necesario verificar su carácter operativo para garantizar que las mercancías que circulan del Reino Unido a Francia, a través de Irlanda, se sometan a controles con el fin de cumplir con el mercado interior". 

Los ánimos habían cambiado durante el fin de semana. En la reunión del 10 de octubre en suelo inglés entre Johnson, el británico, y Varadkar, el irlandés, Londres entró en el meollo de las negociaciones. "Se han formulado propuestas serias", se dice en el entorno del presidente francés. Las negociaciones se iniciaron en Bruselas. Michel Barnier, el negociador de la UE, aumentó su optimismo. Antes del anuncio del jueves al mediodía.

De hecho, ya se conoce casi todo el plan de salida: es una copia de lo había negociado el equipo de Theresa May. Este proyecto de acuerdo de 600 páginas fue publicado en noviembre de 2018 y rechazado tres veces por la Cámara de los Comunes a principios de 2019.

Las negociaciones actuales se centran en escribir, o reescribir, dos puntos. En primer lugar, una declaración política sobre lo que los negociadores llaman "level playing field". Los socios del Reino Unido están preocupados por que se cree un paraíso fiscal al estilo de Singapur dentro de sus fronteras. Por lo tanto, le piden a los británicos que, si quieren alcanzar un acuerdo de libre comercio con la UE, una vez que abandonen la comunidad, se comprometan a establecer "reglas de juego equitativas" en términos de impuestos o de normas medioambientales.

Pero el anexo sobre Irlanda del Norte es el punto central de las negociaciones. La ecuación, como sabemos, es de una complejidad formidable. Se descarta el restablecimiento de una frontera dura, por temor a enterrar los acuerdos del Viernes Santo de 1988. Pero a los europeos les preocupa que Irlanda del Norte se convierta en un colador (productos que no cumplan las normas sanitarias o fitosanitarias de la UE podrían entrar en la UE a través de Irlanda).

Del lado británico, hasta hace poco se negó a Irlanda del Norte un estatuto especial, diferente del resto del Reino Unido, por ejemplo, manteniéndola bajo las normas del régimen aduanero de la UE. Pero Boris Johnson ha hecho algunas concesiones en los últimos días. Según el proyecto que circula, Irlanda del Norte permanecería en la Unión Aduanera Británica, pero ahora se llevarían a cabo controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, es decir, en el mar de Irlanda. Quedaría entonces por ver cómo gravar los productos que no van destinados a Irlanda del Norte, sino a la República de Irlanda, cuando pasan por el mar.

Como se ha dicho, todo esto sólo tiene sentido si Boris Johnson consigue formar una mayoría en la Cámara de los Comunes el sábado, donde Theresa May había fracasado. Por este motivo, el primer ministro ha estado manteniendo conversaciones en Londres desde el martes, al mismo tiempo que prosiguen las negociaciones en Bruselas.

Un aliado de Johnson, Jacob Rees-Mogg, dijo que confiaba en la aritmética del Parlamento. Se espera que la actitud de dos grupos de diputados al Parlamento Europeo sea clave en caso de votación. En primer lugar, el grupo conservador euroescéptico del ERG, del que Johnson era miembro en mayo cuando era jefe de Gobierno (21 diputados). Luego, los representantes electos del DUP, el Partido Unionista de Irlanda del Norte de Arlene Foster (10 escaños).

Los primeros se han mantenido cautelosos desde el martes, y uno de ellos se refiere a un acuerdo que podrían "tolerar", a la espera de más información. Para el DUP, el compromiso negociado parece mucho más difícil de tragar. Las discusiones entre el ejecutivo y el DUP han estado en curso desde el comienzo de la semana, pero el partido irlandés emitió un comunicado el jueves por la mañana rechazando el acuerdo "tal como está".

"Tal como están las cosas, no podemos apoyar lo que se sugiere con respecto a las cuestiones de aduanas y consentimiento, y hay una falta de claridad sobre el IVA", escriben Arlene Foster y Nigel Dodds.

  Leer el texto en francés:

El Parlamento británico aprueba el acuerdo del 'Brexit' de Johnson, pero rechaza el calendario para llevarlo a cabo

El Parlamento británico aprueba el acuerdo del 'Brexit' de Johnson, pero rechaza el calendario para llevarlo a cabo

Más sobre este tema
stats