X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Carlos Soria, el hombre de piedra

Gonzalo de Miguel Renedo Publicada 22/02/2017 a las 06:00 Actualizada 22/02/2017 a las 08:54    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Uno de sus amigos lo considera el alpinista español más importante y completo de todos los tiempos. Tras leer su biografía inacabada, comparto su criterio. Es la vida de Carlos Soria, montañero sobre todas las cosas, la vida que uno envidiaría, la que uno habría deseado tener. Envidia de saber vivir de manera plena los genes que uno ha recibido en herencia de sus padres. Este tapicero abulense de casi ochenta años ha conseguido coronar una existencia digna de mención universal. En su caso, ha sido una evolución in crescendo, empezando desde la base hasta el reconocimiento global, justamente el camino contrario y cómodo que se estila, el de querer llegar triunfar sin esforzarse, el de empezar la montaña por la cumbre como otros empiezan la casa por el tejado. En fin, querer llegar lo más alto posible sin pasar por las preceptivas reuniones. Es verdad que a nuestro intrépido protagonista siempre le ha gustado saltarse algunos campamentos de altura, pero parece que es en lo único en lo que se salta el orden establecido. Ni un resquicio en lo demás.

Carlos Soria, 78 años, es un cascarrabias regañón, según quienes le conocen bien, pero de buen corazón, que no hace montaña: es montaña. Un trozo de pan con carácter, ese amigo que uno querría tener y del que supongo se sentirán orgullosos quienes gozan de su favor. Les envidio. Tras pasar décadas de esfuerzo y disfrute anónimos en la montaña -es verdad que el montañismo siempre ha sido un deporte de cuatro gatos- ha logrado la fama y el renombre internacionales justo cuando se encuentra al final de su ciclo biológico, que no deportivo. En 2017, sin ir más lejos, mantiene un reto doble espectacular: escalar los dos ochomiles, Dhaulagiri y Shisha Pangma, cumbres que le faltan para completar un reto imposible de creer a su edad. Quien nunca se preocupó de joven por abrir vías y mucho menos de bautizarlas con su nombre -solo buscaba escalar-, se ha convertido hoy en un hito en sí mismo: el primer hombre de su edad que intenta ascender las 14 montañas más altas del planeta. Qué duda cabe que alcanzará su objetivo, pero sin arriesgar. Su prudencia y su sabiduría son proverbiales. También su carácter competitivo. Con todo, ni un mísero rasguño ha sufrido en su larga carrera este hombre de montaña, salvo un desliz esquiando. Sabe bien el castellano viejo que de grandes impaciencias están las grietas llenas, o como diría otro amigo suyo, sabe más por Soria que por viejo, y sabe que la principal cima de todo montañero es bajar con vida para reunirse de nuevo con el mundo... y de paso, para volver a intentarlo.

Antes de leer su historia, uno pensaba que este hombre de piedra era un producto meramente comercial. Hasta que lees el trepidante libro que narra sus aventuras (Carlos Soria, alpinista, editorial Desnivel, 2016), un documental escrito o un libro en formato documental, repleto de testimonios gráficos, y que ha escrito con mano maestra y amiga Darío Rodríguez. Desde el capítulo uno hasta el apartado de agradecimientos se trata de un texto que destila humanidad por las cuatro caras, la norte, la sur, la este y la oeste. Y te preguntas: ¿por qué he tardado tanto en saber de las hazañas de este personaje único? Ha tenido que hacerse mayor para que se haga justicia. Lo cierto es que toda su carrera me atrae más su andadura desconocida de los primeros tiempos que la más popular de la actualidad. Decía Clint Eastwood, con ocasión de recibir un porrón de Oscars por su película Sin perdón, que ello suponía un reconocimiento de su obra, pero de toda su obra, de las películas buenas y también de las malas, aquellos spaguetti western de serie H con los que se dio a conocer. La obra de Darío Rodríguez constituye un homenaje merecido a toda la saga montañera de este alpinista, a su más reciente aventura ochomilista, y también a sus grandes momentos de juventud, desconocidos para el público, pero que son los que han convertido a Carlos Soria, a mi juicio, en el más importante montañero español de la historia de este país.


(Hombre de piedra es como llaman en Chamonix a los hitos que marcan la senda en la montaña).

 

Gonzalo de Miguel Renedo es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • Cesar MV Cesar MV 23/02/17 10:16

    La admiro profundamente su trayectori a con la edad. Pero pocos le conocemos en este pais donde solo se habla de los Ronaldo o Messi a los que nadie deja de admirar pero que no tienen el merito de un hombre asi. Iguak le paso Javier Fernande campeo del mundo de patinaje y nadie le recibio ni s habla de él.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre