X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El negocio de la estelada

Andrés Herrero Publicada 03/06/2017 a las 06:00 Actualizada 04/06/2017 a las 17:17    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Históricamente, Cataluña pasó de ser un condado a ser un territorio integrado en la Corona de Aragón, pero no fue nunca una nación independiente, ni tampoco una “colonia” de España, por más que los independentistas se empeñen en demostrar lo contrario.

 
«El hecho de que Madrid y Baleares aporten económicamente más al Estado de lo que reciben, ¿los convierte en “colonias”?

Resulta que Baleares era una región pobre antes del desarrollo de su industria turística en la década de 1960, y hasta ese momento recibía más de lo que aportaba.

Por tanto, Baleares no se convirtió en colonia hasta hace pocas décadas, cuando comenzó su prosperidad actual… ¿pero si una autonomía rica se empobrece, deja de ser una colonia?... porque según ese criterio el mundo estaría lleno de colonias: lo serían todas las zonas más desarrolladas económicamente que las demás». 

Una cosa es que los independentistas aspiren, legítimamente, a intentar que Cataluña sea un estado, y otra muy distinta que recurran a la tergiversación histórica y al victimismo, haciendo un uso partidista de las instituciones y los recursos de autogobierno para lograr sus fines.

La pluralidad, tolerancia, respeto y juego limpio democrático de que hacen gala, se nota en como pitan el himno cada vez que se les presenta ocasión; en como tachan de “traidores y malos catalanes” a quienes no comulgan con su proyecto secesionista; en cómo inculcan a los niños en la escuela el odio a España enseñándoles a gritar con rabia: ¡independencia, independencia!; o en cómo intentan seducir a sus conciudadanos diciéndoles que como somos más ricos, si nos separamos y no compartimos, nos irá mejor. Chollo a babor. A por él.

Sostener que los españoles que cuentan con un nivel de ingresos un 20% menor que el de los catalanes, los explotan, lo firmaría Botín. Tanto les roba España que cuando le quita a un Pujol su Ferrari, es cómo si se lo quitasen a todos los catalanes. Una forma cruel de martirizar y castigar a Cataluña. Y es que todo vale (mentir, intoxicar, borrar el pasado común, buscar permanentemente el conflicto, inventarse agravios y enemigos, discriminar, excluir, separar, robar, etc.), cuando la patria está en juego.

Por eso cualquier consulta que se realice allí estará más viciada que la prima de riesgo. El derecho a decidir de los independentistas empieza y termina en el derecho a dividir. Aunque si tenemos derecho a decidir sobre todo, la primera cosa sobre la que tendremos que decidir, será si admitimos o no el derecho territorial a decidir. Porque el mismo derecho a decidir hay sobre la independencia que sobre la unidad, y en ningún sitio está escrito que la parte tenga el derecho de imponer su voluntad al conjunto porque ese sea su deseo. Alemania e Italia por ejemplo no reconocen en sus respectivas Constituciones el derecho de autodeterminación y no sucede nada.

¿Permitirían acaso los catalanes que los aragoneses convocaran un referéndum por su cuenta para desviar el curso del Ebro de Tarragona a Castellón, sin que se les dejara opinar a ellos en un asunto tan vital para sus intereses?

¿Aceptarían los independentistas que algunas zonas de Cataluña no se independizaran de España, o para ellos Cataluña supone un todo indivisible, mientras que España no?
Basta de utilizar dobles varas de medir. Ha llegado la hora de cambiar el derecho a decidir por la obligación de cumplir. A nadie van a engañar llamando derecho a decidir al derecho de autodeterminación de toda la vida, lo que ocurre es que, pese a que ya fracasaron dos veces, la primera cuando plantearon la consulta ilegal soberanista y la segunda cuando convocaron las elecciones plebiscitarias, ahora, haciendo de la necedad virtud, vuelven a la carga con el procés y la desconexión para mantener viva la llama reivindicativa. Que por insistir no quede.
La independencia es el negocio de la estelada. Una cortina de humo para tapar las corruptelas (el 3%), las políticas neoliberales y los recortes de sus dirigentes, que no conformes con eso, ambicionan más poder. Echar la culpa de la explotación de los trabajadores catalanes a los temporeros andaluces, tiene guasa, aunque gracia ninguna. Se trata de fundar un nuevo país dejándolo en las mismas manos de siempre. Pero como ninguna bandera promueve la justicia social, el reparto de riqueza, unas condiciones laborales dignas, etc., eso lo dejan aparcado para después, cuando sean libres. Que nunca es tarde, si la dicha es pésima.

Y la izquierda catalana no ha vacilado en sumarse al carro patriótico para no quedarse sin su trozo de pastel institucional, apostando por independizarse antes de España que del capital. Que la corrupción envuelta en la bandera huele menos, y el “pueblo catalán” engloba a todos, desde Pujol al obrero emigrado. Y así vemos a pudientes y pringados, oriundos y conversos, unidos por la causa común, por encima de diferencias y privilegios, para pasmo del mundo entero.

Si tradicionalmente era el capital, y no la izquierda, el que se dedicaba a dividir a los trabajadores, con la llegada de la modernidad se han trastocado los papeles, y es la izquierda la que, infectada con el virus del nacionalismo, ha cambiado la internacional por els segadors y defiende con más ardor las fronteras que los trabajadores. Sin duda que para hacer frente al capital soberano, lo mejor es el terruño soberano; pequeñito, pero soberano. Ahí es . Temblad multinacionales. Que para dar un toque de tipismo y sabor local a la revolución el nacionalismo no tiene rival.

Pero si eso es la izquierda, que baje la derecha y se la lleve, si es que todavía no lo ha hecho. No hay nada más parecido a un obrero de derechas que un independentista de izquierdas, ni nada más obsceno que sustituir las clases sociales por clases nacionales, haciendo política con la identidad y el origen de pertenencia. Como si alguien fuera responsable del lugar donde ha nacido o eso tuviera algún mérito. Porque si por ser diferentes no se pudiera vivir juntos, hace tiempo que la humanidad habría desaparecido de este planeta.

En el mundo sólo hay dos naciones: la de los ricos y la de los pobres, cuyas fronteras traza el dinero y no la geografía. Lo que estamos viviendo no es un proceso de desconexión, sino de descomposición, y solo queda por ver si lo que empezó en Andorra terminará en Soto del Real.

Puestos a desconectar de algo, mejor sería hacerlo del nacionalismo. Por desgracia nada hay tan difícil de conseguir como la independencia mental. Algo que no se consigue alistándose bajo ninguna bandera.


 
Andrés Herrero es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • arahutar arahutar 05/06/17 07:52

    En el año 1980, con Pujol recién llegado al poder, trabajé unos meses en Barcelona y,  un día, un compañero mío de trabajo, ingeniero joven y catalán, me dijo una cosa que hoy se agranda más y más en mi memoria:

    Con Pujol el catalanismo acabaría en fascismo. Ahí está.
    Respecto a la 'izquierda', no olvidemos jamás el segundo adjetivo del partido de Hitler: una cosa es etiquetarse de izquierdas, y otra cosa es ser fascismo vestido de lagarterana.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/06/17 19:59

    Fíjese usted, sr Herrero que los nacionalsecesionistas catalanes siguen los pasos de todos los Arturo Ui que han ascendido, de todos los procesos totalitarios que han ocurrido en la historia reciente. 1ª Falsificar la historia. 2ª Reemplazo de la bandera de su pais, la que todos defienden, por banderas de las minorias fanatizadas, prostituyendo las banderas. La estelada es la prostitución de la senyera como la cruz gamada es la prostitución de la bandera alemana y el aguilucho franquista de la bandera española. Obligar a que la gente acepte tu bandera totalitaria, es un intento de someter a la población, de quitarle su dignidad. 3ª intentar modificar totalitariamente las leyes democráticas saltandoselas a su albedrío y por la fuerza. Modificar el reglamento del Parlamento catalán es un aprendizaje de lo que hicieron los nacionalsocialistas alemanes en marzo de 1933, cambiando por mayoria simple las normas de convivencia, en fin, el totalitarismo que se ve cuando en un acto de fuerza, llameselo golpista o como quiera, una minoría secesionista quiere romper el estatuto de Cataluña aprobado por una amplia mayoria de Catalanes y la Constitución democrática española masivamente aprobada en Cataluña. 4ª Al igual que los nacionalsocialistas a finales de 1933 un referendum ilegal, antidemocratico, falso, ventajista, fascista quiere ser el arma que rompa la democracia, la paz, la igualdad y la libertad . Esto es una pequeña muestra de como los movimientos totalitarios tienen sus principales seguidores en los nacionalsecesionistas catalanes.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    10

  • Coronel Dax Coronel Dax 04/06/17 12:10

    Pues yo creo que esto de los nacionalismos es un juego de trileros. Las banderas, en el fondo, no dejan de ser trapos que convenientemente agitados hacen que entren al mismo, tanto los “toros” como los “burros”. Y en estos juegos los tiburones de las élites se manejan como pez en el agua. No hay nada como mantener entretenidos y divididos en peleas de gallos entre sí a “los de abajo”. Y los malos serán los inmigrantes, los catalanes, los privilegiados estibadores o los sucios y antipáticos taxistas frente a los amabilísimos conductores de Uber. Así la agenda la marcan ellos y el negocio es redondo. No se va a solucionar el llamado problema catalán porque mientras se mantenga sin resolver ganan los de siempre. Dicho esto, discrepo con bastantes afirmaciones del artículo. No hace falta haber sido un Estado independiente para que un pueblo (o más exactamente una parte importante del mismo) se sienta nación. Y las afrentas, los odios y las manipulaciones históricas conviven a ambos lados del Ebro. Y le digo que yo personalmente las veo en mayor medida en la ribera occidental ¿Acaso no se han montado boicots a productos catalanes desde muy conocidos medios de comunicación, algunos de los cuales, por la representación que se atrribuyen sus propietarios, deberían estar para difundir la doctrina de Cristo en lugar de la de Satanás? Y, nos guste o no la ideología del personaje, ¿no es una falta de respeto dirigirse al Sr Carod Rovira llamándole José Luis, en lugar de con su verdadero nombre, que es Josep Lluis? Son sólo dos pequeños ejemplos, pero los hay a millones. Hacen falta toneladas de respeto y tolerancia por ambos lados, pero como ya he dicho, esto no va a suceder porque no interesa. Por lo demás, coincido con lo que expresa Inocencio XIV en sus comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    6

  • Andrés Herrero Andrés Herrero 04/06/17 10:28

    Sin ánimo de polemizar con Inocencio XIV, intentaré responder a sus argumentos.
    Cuando digo que "la izquierda catalana se ha subido al carro independentista", sé que, afortunadamente, no lo ha hecho toda, pero sí la mayoría, por lo que considero válida dicha generalización.

    En segundo lugar, por principio, apuesto por la unión y no por la división de las personas, y eso mismo lo hago extensivo a los países, salvo que, razones de conquista y ocupación militar, diferencias de trato, derechos y obligaciones entre sus ciudadanos justifiquen lo contrario.


    En mi blog, andresherrero.com, en artículos como "La independencia de Cataluñ, ¿proceso de izqueirdas, de derechas o de centro?", "La historia de Cataluña que no cuentan los independentistas", "Celebraciones patrióticas", etc. , podrá ver esto más desarrollado. Llámeme raro, pero la división no me parece un valor. Y de todas las causas posibles de separación, la más impresentable para mí, desde una óptica de izquierdas es la económica - identitaria: tener más renta y ser más que los demás.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    9

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 03/06/17 18:47

    2/2 Debo de aburrir un montón cuando vuelvo a escribir que puedo comprender los sentimientos y entender los argumentos de quienes no son partidarios de la independencia por el simple hecho de que los he compartido. Estoy dispuesto a debatir, dialogar, razonar junto a cualquiera que presente argumentos fruto de la reflexión sosegada o exprese sentimientos con sinceridad y sin fanatismo. De planteamientos como los que hace el señor Herrero solo puedo decir que bien valdría la pena la independencia con tal de tener que soportarlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    8

    • Inocencio XIV Inocencio XIV 03/06/17 18:52

      De "NO tener que soportarlos", obviamente. Aprovecho para añadir que deseo a los lectores Salud y República (cada uno las suyas respectivamente, claro).

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      10

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 03/06/17 18:43

     1/2  La derecha catalana se ha inventado "el negocio de la estelada" y la izquierda catalana no ha vacilado en sumarse al carro patriótico. Es decir, unanimidad: ya estamos todos por la independencia. Sólo falta que se sume el señor Herrero, quien presumiblemente no es catalán, junto con  Albert Rivera y García Albiol. Que no es catalán se deduce de su desconocimiento de la enseñanza en Cataluña pues eso de  "cómo inculcan a los niños en la escuela el odio a España enseñándoles a gritar con rabia: ¡independencia, independencia!" sólo puede ser un desvarío de un fanático foráneo. Sólo le ha faltado añadir que les dan a los niños una figurilla de Isabel La Católica para que le hagan vudú en casa. Sería de agradecer el cursillo acelerado de internacionalismo que nos regala si fuera porque vuelve a caer en la dialécticamente cómoda postura de inventarse una realidad paralela (para lelos, más bien). Esto hace cuando atribuye a la izquierda catalana haber "cambiado La Internacional por "Els  Segadors" o defender "con más ardor las fronteras que a los trabajadores". Los que han cambiado La Internacional por un sillón en un consejo de administración son los dirigentes de un partido antes socialista y obrero y los que defienden las fronteras con ardor son los que instalan concertinas y no asumen las cuotas asignadas por la Comunidad Europea de refugiados. La izquierda catalana es tan legítima y consecuente en sus planteamientos como lo pueda ser la izquierda española, francesa o neozelandesa. Un montón de lugares comunes no constituyen una verdad, señor Herrero. Tomemos como ejemplo uno que con facilidad puede volverse en su contra. Eso de que  "Y así vemos a pudientes y pringados, oriundos y conversos, unidos por la causa común, por encima de diferencias y privilegios, para pasmo del mundo entero" usted lo refiere al "pueblo catalán", pero perfectamente podría describir a los defensores de la Unidad Española pues de ella hacen causa común Rouco Varela, Aznar, usted, la familia de los Alba y mucha pobre gente que no tiene dónde caerse muerta. 

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    16

  • Birth 2 Birth 2 03/06/17 16:30

    Este es un artículo interesante, Andrés Herrero. Me gustaría sin más apuntar que en el pasado, las izquierdas (lo que era la izquierda) se abogaba internacionalista porque su atención se ponía en el capitalismo, que no tenía patria. Ahora parece que haya un giro. El gran corporativismo ha controlado los resortes del estado al que trata de reducir de dimensiones y de las instituciones como las de la Unión Europea desde las que impone sus intereses. Frente a esta realidad, el defender "la patria", la identidad, viene a ser un defensa del control de las políticas y competencias accesibles a traves de una democracia activa. ¿Qué movimiento social se puede comparar a las grandes corporaciones? Todo lo contrario. Incluso se infiltran para manipularlas desde dentro. ¿Va Cataluña a ser "independiente", separándose de España y permaneciendo o adheriéndose posteriormente a la UE? En la actualidad la primera ministra Sturgeon ha pospuesto la petición de un referendum para insistir en la independencia. Al parecer la población escocesa no ve tan claro las ventajas de pertenencia a la UE cuando UK esté fuera de la UE. En fín. Veremos. Una negociación política y una consulta a tiempo hubiera ahorrado este desatino. En mi opinión, la derecha española es una extrema derecha radical y extremadamente autoritaria y pedestre, cerca de la derecha polaca y húngara. Dinamarca ha abolido la pena por blasfemia contra las religiones...Habría que recordar que estamos hablando de un gobierno conservador de derechas, que pagó por conseguir la información y empapelar a los bancos y clientes daneses implicados en las listas de Panamá. Siento la extensión del discurso. Buen artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

  • VALLE VALLE 03/06/17 14:41

    Excelente artículo. Veo como muy grave y desconcertante que los que se dicen de izquierdas colaboren en ese proceso tan retrógrado y elitista basado en el desprecio de quienes no comulgan con sus pretensiones. Pero claro, les hay que consideran que ir en camiseta al Parlament es el certificado de ser de izquierdas, y no la solidaridad, ni el internacionalismo ni la justicia social por encima de las fronteras.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    7

  • La mosca La mosca 03/06/17 12:59

    Señor Herrero, creo que al final ha dado la clave de las prisas independentistas. Lo que de verdad preocupa a esos dirigentes de Senyera en el reloj y la cartera, sobre todo en la cartera, es que, si la cosa se demora, pueden acabar encerrados una temporada, que espero sea muy larga, por ladrones. A ver si los catalanes despiertan de una vez y ven a través de la cortina de humo de "España nos roba" quienes son de verdad sus esquilmadores. Por cierto que el lema ya hacía furor entre loa payases  catalanes en tiempos de Fernando El Católico de Aragón  a quien uno de ellos estuvo apunto de desmontarle la coronada testa de un tajo cuando andaba en cavilaciones en "el Salón del Tinel de su Palacio Real de Barcelona". Como se puede ver la cosa viene de lejos y la historia es la que es no la que cuentan algunos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    12

    9

  • korrosivo korrosivo 03/06/17 11:31

    No hablen de Historia a los separatistas. La única Historia que les vale es la impostada, la que se han inventado para justificar y dar carta de naturaleza a sus delirios de nacioncillas y republiquillas que nunca existieron (ni existen) con sus esteladillas y fanalets de añadidura, que diría el Quijote. Que una sociedad considerada tradicionalmente como instruida y de sentido común, haya caído en manos de semejante caterva de falsarios, embusteros y opotunistas y de sus delirios de grandeza, muestra bien a las claras que dicha sociedad ni era tan instruida ni tenía tanto sentido común como proclamaba. ¿Se daran cuenta del fraude antes de que Cataluña esté arruinada del todo? Perdónenme que lo dude, y mucho. Cuando la gente se ciega tanto como para no ver más allá de sus narices, sólo en trompazo contra el muro, con el correspondiente dejarse la piñata en el morrón, les despierta del encantamiento. Al tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    12

    10

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre