X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

¿Hispanofobia o semiótica de una España caduca?

Amador Ramos Martos Publicada 03/10/2017 a las 06:00 Actualizada 02/10/2017 a las 20:49    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

“La semiótica es en principio la disciplina que estudia todo lo que puede usarse para mentir”. Umberto Ecco

Tengo que reconocer que mi capacidad de asombro ante la mediocridad de tantos políticos (utilizo el género neutro inclusivo masculino sin intención sexista, para no estar recurriendo de forma cansina a la mención de los sufijos “o/a” para referirme a ambos géneros) no tiene límites. Probablemente, porque tampoco los tiene, no ya la incompetencia, si no la ruin actitud política de algunos –no sé si muchos– de ellos.

La libertad de expresión, sagrada en una democracia, hay que respetarla. Aunque nuestros representantes políticos a nivel nacional o autonómico, debieran ser cuidadosos. Mejor, exquisitos en su discurso frecuentemente visceral en exceso, y prudentes en el manejo, interpretación y finalidad que dan al uso de los símbolos nacionales.

Los vídeos del PP sobre la Hispanofobia, puestos en circulación en las redes y convertido en trending topic con su carga inquietante e inoportuna de visceralidad, y el de la propuesta del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid -demandando la celebración de un pleno extraordinario que apruebe una declaración institucional para reafirmar (que yo sepa nunca la ha negado el Consistorio madrileño) su adhesión a la Constitución española de 1978 recurriendo al exhibicionismo de la enseña nacional y a juras masivas de bandera–, eran a todas luces innecesarios.

Unas imágenes difundidas con el objetivo exclusivo de hacer “ruido mediático” y para tensar más una situación provocada a sabiendas –lo saben el PP y Mariano Rajoy– con su calculada y estratégica inhibición, cuando no oposición abierta, ante las demandas realizadas desde hace años por el Govern catalán.

Una actitud, la adoptada por el PP, que solo sirve –al contrario de lo que debiera hacer un gobierno responsable, dialogante, integrador y sensato- para echar más leña a un ¿incipiente? fuego territorial, que ha disparado todas las alarmas a última hora –nadie quiso ver el humo inicial– y cuyas consecuencias, el número de hectáreas de territorio político calcinadas por los pirómanos nacionalistas de uno u otro signo, conoceremos el día 1-O.

En ocasiones, el lenguaje y simbología políticos, son utilizados con finalidad mezquina recurriendo a la interpretación semiótica (ciencia que estudia los signos en el seno de la vida social) sectaria y excluyente de otras interpretaciones de los mismos. Un manoseo burdo de los símbolos de todos, con el que muchos españolitos, pero sobre todo ciudadanos –tan españoles o más, que, no sé si algunos o muchos españolazos– no estamos en absoluto de acuerdo y no compartimos.

El PP, no quiere entender y debiera hacerlo, que su modelo de “lo español” y de patriotismo, contaminado lo reconozca o no, por el franquismo sociológico residual que alberga en su seno, no puede ser patrimonializado en exclusiva por el partido, y ser utilizado como rueda de molino con la que debemos comulgar semióticamente todos los españoles.

Un hecho, que los disidentes del añejo modelo español y patriótico del PP, debemos reivindicar sin pudor y sentirnos además, orgullosos de hacerlo. Como en su momento señaló Iñigo Errejón en una entrevista en un diario nacional: “El miedo a discrepar es un método de selección de la mediocridad”.

El miedo o pudor de algunos partidos, y de muchos ciudadanos, a exhibir discursos y actitudes alternativas al paradigma del “ buen español” del PP, ha dejado el monopolio del mismo en manos de la facción más excluyente, sectaria, disgregadora, trasnochada y mediocre del españolismo.

Hago esta reflexión, tras ver las imágenes contenidas en el video patrocinado por el grupo popular del Ayuntamiento madrileño para demandar, casi exigir, que Madrid: “se engalane” en un tributo a la Constitución, el próximo 12-O día de la Hispanidad, haciendo exhibición multitudinaria de la bandera de España, (el significante) como reafirmación nacional ante el desafío catalanista.

El PP haciendo su particular e interesada interpretación semiótica de la bandera de todos (el significado) la utiliza como recurso patriótico de su singular patriotismo. Un recurso de última hora, una cortina de humo (rojo y gualda en este caso) para tapar su inanición previa en la génesis del conflicto catalán.

Y lo peor, tratando de ocultar bajo su impostura, la riada de corrupción que no cesa y que corroe las entrañas del partido. Menos exigencia a los españoles decentes de tributo patriótico a los símbolos del estado, y más exigencia de tributación patriótica a las arcas públicas de tantos patriotas de mierda que o expolian al país, o no tributan a Hacienda.

Una morralla antiespañola, que aprovechando los recortes legales de derechos básicos y beneficiándose de la corrupción y del antipatriótico fraude fiscal, han esquilmado el bienestar social, y cegado el futuro de tantos tibios, pero decentes españolitos.

El desafío del Govern será ilegal, anticonstitucional y oculta también en su seno la parte alícuota de corrupción de los partidos que lo apoyan y recurre también – como hace el Gobierno español- a la manipulación semiótica y sesgada de sus particulares significantes y significados nacionales.

No creo que nadie sensato y dotado del más mínimo espíritu democrático podrá afirmar lo contrario. Pero en el fondo, lo que el Govern y una parte no despreciable de ciudadanos de Cataluña vienen demandando por las razones –sinrazones a veces– que sean, es una solución a sus reivindicaciones que serán todo lo ilegales y anticonstitucionales que se quieran, pero legítimamente democráticas.

Frente a esta reivindicación crónica del catalanismo (no todo él independentista), el PP, durante muchos años desde la oposición primero, y después desde el gobierno, se enrocó en su inacción, haciendo inviable política y democráticamente la solución de un desencuentro anunciado y creciente.

Un problema político al fin y al cabo el planteado desde hace tiempo por el Govern, y que el Gobierno, ignorando la POLÍTICA (mayúsculas intencionadas) que es el instrumento base de la convivencia y del entendimiento democrático, se ha visto obligado a encarar y resolver en el último momento.

Recurriendo para ello en exclusiva, a medidas judiciales, económicas, y al uso de las fuerzas de orden público con baja intensidad, hasta el momento –que yo sepa– en que escribo estas líneas en una lluviosa mañana del 1-O desde… Azpeitia.

Se equivocan Rajoy, el Gobierno y el PP, si piensan que: la exhibición sobreactuada y partidista de la enseña nacional; las masivas juras de banderas propuestas; el vergonzante video exhibido por el PP asociando Constitución con la masa enfebrecida de futboleros celebrando los éxitos de “la roja” –una paradoja semiótica– en Cibeles y las imágenes de un desfile militar; van a ser útiles como alternativa de última hora para “compensar”, recurriendo a las vísceras, la absoluta ausencia de diálogo del PP, imprescindible para abordar constructivamente un consenso que acerque a las partes en conflicto.

Al contrario, disiento y creo que conmigo muchos españoles, -españolitos tibios según algunos españolazos- de la interpretación semiológica (el significado) que el PP hace de la bandera (el significante) con la exhibición partidista de la enseña nacional, un símbolo que ellos, patrimonializan semióticamente, y del que se creen portadores e interpretes exclusivos.

Un partido el PP, devastado por la corrupción que no cesa, en minoría parlamentaria, con una legión de imputados en sus filas –algo impensable en una democracia decente– y agrietado éticamente por la discordancia semiòtica entre su discurso y ejercicio políticos, no puede venir ahora, exigiendo a los ciudadanos, que justifiquemos con nuestra adhesión ciega e inquebrantable, la exhibición e interpretación sectaria y excluyente de su modelo de patriotismo, al que recurre ante el choque largamente anunciado y del que es en gran medida… responsable.

Me reivindico sin complejos –por si alguien duda de mi españolidad– como español. Pero eso sí, español a secas, de perfil patriótico quizás “tibio” para algunos españolazos. Un español al que no gusta recurrir a excesos semióticos para manifestar los gentilicios que me adornan, incluido por supuesto... el español.

Un español andaluz, de Málaga, casado con vasca y con nietos euskaldunes; ciudadano desde hace 30 años de Madrid, ciudad que me apasiona. Español... sí, ciudadano de España, pero...sin estridencias... que evita –casi abomina– el exhibicionismo de un modelo tóxico y disgregador de un patriotismo, para mí... huero, falsario y en ocasiones... lugar de refugio de algunos patrióticos canallas.
_________________

Amador Ramos Martos es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • M.T M.T 03/10/17 13:05

    Muy bien definido el término Semiótica o Semiología como disciplina que estudia el valor de los signos o símbolos en el seno de la vida social. Entre otros los políticos y publicistas o quienes elaboran sus mensajes son excelentes conocedores de lo que entraña el valor de los signos, símbolos utizados en el mensaje : imágenes o palabras.
    Los ciudadanos, hablantes, no vivimos tan ajenos a la interpretación de estos signos, percibimos la intención comunicativa en su uso y nos identificamos o no desde nuestra ideología y sentido crítico, muy presentes también el uso de diminutivos: ito, o aumentativos: -azo, que usted tan certera e intencionadamente ha utilizado en su uso del lenguaje.
    En este terreno del signo lingüístico, la palabra, me pregunto si desde la Semiótica, el significado del término 'democracia' que tanto nos gusta no está del todo adulterado desde tantos y tan diversos intereses partidistas de modo que cada hablante le otorga un valor completamente interesado y sesgado a ese término. Me queda esa duda. Gracias por su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • martín pérez martín pérez 03/10/17 09:58

    Suscribo sus palabras que amén de acertadas juzgo necesarias. Enhorabuena por el temple, difícil tratando según qué temas de habitual tratamiento visceral, y por la claridad de conceptos señor Ramos Martos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • AMP AMP 03/10/17 10:53

      El verdadero problema radica en una buena parte de la "ciudadanía", que sigue incondicionalmente a esos a los que te refieres en el último párrafo.
      Ningún patriotero, rufián, matón o dictadorzuelo es nada sin las hordas que le siguen.
      Es más fácil y cómodo creer que pensar.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • AMP AMP 03/10/17 10:56

        Mi comentario era sobre lo escrito por Amador. Debo haberme equivocado dando al responder, al parecer.
        Perdón.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre