X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

¿Es la injusticia inherente al sistema?

Jorge Ulanovsky Getzel Publicada 26/01/2018 a las 06:00 Actualizada 25/01/2018 a las 21:09    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Si además de preocuparnos por el qué hacer para ayudar al otro nos ocupáramos del qué no hacer para evitar perjudicarle, en otro mundo viviríamos.

Admirable el periodismo independiente que se practica en este medio de comunicación, informándonos sobre todo aquello que se nos pretende ocultar, desvelando mentiras y desnudando la realidad para bien o para mal del gusto del lector.

Honorable actuar el de los jueces que aplican la Justicia para todos por igual.

Saludable la militancia de quienes con su compromiso político se enfrentan a la indiferencia y la pasividad.

Loable labor de todos aquellos que se juegan la piel trabajando en múltiples ONG solidarias y combativas.

Respetable labor la que realiza la oposición en el Parlamento.

Destacable empeño de articulistas y comentaristas que en sus textos aportan fundamentos, protestas, quejas y debates contra todo lo que sea injusto.

De agradecer y felicitar la nunca suficientemente reconocida labor docente de profesores, que introducen a sus alumnos en la oportunidad de una vida cívica.

Pero permítanme opinar, queridos amigos, que tengo la impresión de que la suma de todas estas valiosas voluntades no resultan suficientes. Nadamos en la superficie, algunos en una clara dirección, otros como náufragos de un barco que se nos ha hundido. Mientras la injusticia como pancha, en la profundidad sigue navegando tan ancha. A los más poderosos, nuestra lucha, ni cosquillas. No digo nada nuevo. Ya Aristóteles vaticinaba la quiebra moral de occidente. La vida en sí, es una eterna lucha en desventaja contra la injusticia, la vejez y la muerte.

Mucho más ilustran el estado de nuestro marco contemporáneo la literatura, el cine y la filosofía que los análisis provenientes de la narrativa política. Creo que el señor Jesús Maraña tiene esto muy claro y es de agradecerle sus constantes referencias literarias. Puesto que no hay que dejarse cautivar (en el sentido de quedar aprisionado) dentro de un encofrado informativo reducido a las pautas de una agenda mediática que privilegia el comentario de los acontecimientos provocados por la actividad política. La literatura nos permite observar una realidad más sugestiva, perforando el cuerpo macizo de la crueldad que la reviste. Muchas veces esa realidad supera a la ficción, tantas otras la ficción nos aproxima mucho más a la verdad. Mark Twain consideraba que donde mejor se puede vivir es sobre una balsa a la deriva por el Mississippi, protegidos - con la maciza soledad de los náufragos - de la espantosa crueldad que enfrenta en las riberas los unos a los otros. Venga, náufragos castigados por las injusticias, montemos sobre esa balsa!

¿Es la injusticia inherente al sistema?

Hannah Arendt nos alertaba sobre cómo la transformación de los Estados en administraciones burocráticas y los recortes sociales son una invitación a la violencia. Y está en manos de la ciudadanía el poder resistirse a esa fuerza opresiva con la astucia de la negativa y el protagonismo cívico, pacífico pero firme. Con Justicia.

Decía Balzac que nuestra civilización remplazó el principio del honor por el principio del dinero y fíjense qué interesante afirmación, sostenía que la corrupción es el arma de la mediocridad dominante, ya en el 1834. O sea, cuanta más mediocridad, más corrupción. No me identifico con quienes apuestan por el antisistema pero debo reconocer razonable que digan que así es, que si hay corrupción es porque el sistema lo promueve. Pero es que el “sistema” somos todos. Creo que es este el punto esencial del problema. La necesidad de que todos seamos conscientes de cuánto nos daña la injusticia. La intransigencia que debemos establecer en el ejercicio del vivir cotidiano frente a toda justificación hipócrita de un proceder inmoral. ¿Desde qué moral? Toda aquella que se fundamente en el principio capital de no dañar al otro, llámese mujer, niños, animales, vecino, diferente, pobre, desposeído, oprimido, la tierra. Cada ciudadano debería entender que su integración en la sociedad no puede limitarse a ser un mero elector, bajo tutela de las instituciones, la administración y el estado. Que su obligación va más allá de introducir una papeleta en el interior de una urna. Que su protagonismo consiste en poner las instituciones a su servicio, no a la inversa. Manifestando sus opiniones, críticas, propuestas y autocríticas. Desde lo personal hasta lo social. Empezando a barrer por casa. Es decir, la única y verdadera lucha, a largo plazo, debe materializarse en una respuesta ética colectiva frente a la injusticia, con la construcción de un sujeto altruista, más dispuesto a respetar al otro.

Mi sugerencia es la de tener más presente, insisto, todo aquello que debemos exigirnos NO hacer para mejor sustraernos de la injusticia, que sabemos siempre ha ido por delante, y lo seguirá estando. Por ejemplo, si ayudamos a toda esa gente que huye de los conflictos bélicos, ocupaciones, genocidios y persecuciones NO debemos venderles armas a los señores de la guerra; si el partido que gobierna está plagado de ladrones NO se lo puede seguir votando; si el animal que me quieren dar para comer es el resultado de una crueldad monstruosa, NO lo debo consumir; NO debo aplicar ningún tipo de violencia física ni verbal contra mi mujer, mis hijos o mi perro; NO debo faltar el respeto ni a mis enemigos; si en mi lugar de trabajo se emprende algún tipo de transgresión de la legalidad, NO debo prestarme a colaborar con ello… Podré así sentirme contribuir aunque de forma subjetiva a favorecer en algo al otro, sin fastidiarle, ni agredirle, para diferenciarme en lo posible de la aseveración lapidaria de Stendhal: “Cada cual piensa en sí mismo en este desierto de egoísmo llamado vida”. En favor de la alteridad se nos requiere imponernos un cierto sacrificio sobre nuestro apetito insaciable, sobre nuestras pulsiones viscerales. Entre los ricos habrá algunos razonables. Otros no, a los que ya les tocará pagar las consecuencias de su tozuda avaricia cuando por ejemplo, en materia ecológica, se acabe de cumplir lo que nos advertía Gerónimo, el apache: “Cuando el último árbol sea abatido, cuando el último río esté envenenado, cuando el último pez sea capturado, entonces se sabrá que el dinero no se come”.

No se me ocurre otra solución. Seguro que alguien más inteligente que yo podrá aportar una mejor y quizás menos utópica que la mía.
______________

Jorge Ulanovsky Getzel es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • vaaserqueno vaaserqueno 26/01/18 23:36

    Estoy totalmente de acuerdo con usted, tenemos responsabilidad como personas y como ciudadn@s. No somos sujetos pasivos de los males de la sociedad porque la sociedad somos nosotr@s. Hace poco, hablando con unos amigos, alguien preguntó que era lo que peor llevábamos, yo contesté que las pequeñas agresiones cotidianas, el empujón en el metro, la descortesía, los que se cuelan, el insulto.... , todas esas pequeñas cosas que conforman esta sociedad individualista y egocéntrica, en la que lo único que importa es uno mismo y nos impide mirar más allá.
    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 26/01/18 22:33

    Muy interesante columna. En qué barrio (estación de metro) vive tu hija. Estuve poco mâs de 2 años en Londres hace la tira de tiempo. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Jorge Ulanovsky Jorge Ulanovsky 27/01/18 11:16

      DULWICH. Hola tierry. Es un pequeño poblado bastante céntrico, rodeado de bosques de libre acceso. Con una pastelería y bar alucinante, una barbería cafetería (están de moda en Londres) y una Galería de Arte que fue la primera pública que se construyó en Inglaterra. El gran encanto de Londres, sus espacios verdes abiertos. Y con respecto a lo que nos aporta vasserqueno me impresiona el respeto que hay entre la gente, nadie te escatima una sonrisa, o un gesto amable. Mi hija, que es Española y ama España siempre me lo dice, no olvidar que la mayoría de los londinenses votaron contra el brexit. Quizás un día me encuentres paseando a mi nieta por el bosque. Y un consejo, antes del 2 de abril, no perder de ver la Expo Modigliani en la Tate Modern. Abrazos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/01/18 14:06

        En google earth he visto que está en la south bank. Casi siempre estaba en la north bank. Veo que está muy céntrico y con muchas zona verdes, he leído "boating lake". Lo siento pero no podré ir a la Tate para Modigliani. Hasta que mi hijo pequeño no saque el diploma me impido alegrías asî. Bueno tampoco podría hacer muchas. Abrazos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • itnas itnas 26/01/18 17:26

    No sé si le he entendido bien Sr. Ulanovsky. Ya su primer párrafo me ha resultado extraño, pues si ayudo al otro ¿cómo voy a perjudicarle? (naturalmente dejando a un lado el fácil chiste de 'ayudar a hundirle en la miseria', por ejemplo). Tengo la impresión de que su colección de noes es obvia como consecuencia haber establecido una valoración ética previa; por ejemplo, si el partido que gobierna es corrupto, la acción de no votarlo es una consecuencia de ser corrupto; o no aplicar violencia a mujer, niños o animales es una consecuencia de saber que éticamente no es correcto hacerlo. Si Ud. cree que la injusticia campa a sus anchas es porque sabe qué es justo, de forma que si en la sociedad en la que vive hay una legislación justa, automáticamente sabrá qué no hay que hacer si no desea injusticia.
    En todo caso, su recordatorio de qué no hay que hacer me ha parecido refrescante y agradable de leer. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.