x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Enconar el conflicto

Jesús Pichel Martín
Publicada el 08/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/11/2018 a las 21:01
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Si no todos, sí muchos piensan que es necesario reformar la Constitución porque ha perdido la eficacia que tuvo al menos durante sus primeros 30 años, desde quienes piden retoques ad hoc para solventar problemas puntuales —sucesión de la Corona, redefinición del Senado, competencias autonómicas, etc.—, hasta quienes desearían su sustitución por otra nueva que redefiniese la forma política del Estado y su organización territorial. Pero es igualmente general la idea de que en la realidad política actual es prácticamente imposible que pueda ser reformada y, menos aún, redactada una nueva Constitución.

La paradoja —es necesario cambiar la Constitución pero no es posible cambiarla— es grave porque ese hipotético cambio constitucional podría ser la clave para encauzar y resolver el problema catalán.

Pero las distintas sensibilidades ideológicas, los distintos intereses políticos y electorales de los partidos, la composición del Parlamento —la fragmentación en el Congreso y la mayoría absoluta del PP en el Senado—, y los prejuicios de todos — se rompe España/Espanya ens roba, por ejemplo— parecen más interesados en la confrontación que en la solución del problema; más en aplastar al otro que en resolver el embrollo.

Es inútil lamentablemente apelar a la buena fe porque ya nadie se fía de nadie y todo sirve para enconar el conflicto. El encarcelamiento de los políticos del procés, las discrepancias entre Fiscalía y Abogacía del Estado respecto a la calificación de los delitos y las penas, el aviso del independentismo de que no aceptará otro veredicto que la libre absolución, la acusación al gobierno de haber presionado a la Fiscal General, etc. son buena prueba de ello.

Puede que haya elecciones —municipales, autonómicas o generales— que reconfiguren el peso político de cada cual, pero me temo que sean cuales sean los resultados de nada servirán mientras no haya en una mayoría sólida una voluntad honesta de resolver el problema políticamente de la mejor manera posible.
_______________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Grobledam Grobledam 10/11/18 10:57

    Efectivamente, ya va siendo hora de que los españoles nos planteemos con perspectiva y profundidad el problema que los nacional-separatismos llevan generando en el país en los últimos tiempos; sobre todo en los periodos en los que la democracia ha gobernado y les ha concedido parcelas de poder y delegación de competencias que los separatistas han usado ilegítima e ilegalmente no sólo para la defensa y promoción de su cultura, idioma, costumbres y autogobierno (lo que sería legítimo y positivo) si no para su propio beneficio como casta y privilegios. Los nefandos resultados en conflicto social y económico, generando incluso violencia y muerte y el desvarío insensato e infantiloide del Procés separatista catalán de los últimos tiempos suponen un punto de inflexión; un punto de no retorno que debe tener una respuesta política firme y decisiva, con base democrática y perspectiva de estado y mi opinión y creo que la de la gran mayoría de los españoles (el pueblo soberano) es que no debe ir en la línea de lo que reclaman los nacional-separatistas.
    Ello por el bienestar y el futuro de la ciudadanía, de toda la ciudadanía de este país. No actuar ya, puede provocar problemas graves para el conjunto de los españoles y españolas y muy graves para algunos de ellos y ellas.
    Es hora de que el estado justifique el poder que le hemos delegado como organización política común, poder soberano delegado por todos los españoles para gobernar en beneficio de todos, usando de la regla democrática de las mayorías y el respeto de las minorías. La política es eso y no otra cosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • platanito platanito 08/11/18 08:48

    Lo bueno si breve dos veces bueno. Gracián.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JesúsPM JesúsPM 08/11/18 13:37

      Gracias, platanito, por su amable comentario. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.