x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La vida laboral de los trabajadores pobres en la España de la recuperación económica

Publicada el 09/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/04/2019 a las 19:34
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde la primera reforma laboral socialista de 2010 tras desatarse ferozmente la llamada "crisis" (se me viene a la memoria aquel título del disco de Supertramp titulado Crisis? What crisis?), pasando por la siguiente "vuelta de tuerca" con la ya tristemente famosa reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 (¿Para salir de la crisis?) y actualmente en vigor, hasta la presente subida del salario mínimo interprofesional (SMI) con el actual Gobierno (que ya está provocando nuevos despidos en las empresas con la excusa de no poder asumir dichos incrementos), la clase media de este país, el grueso de la clase obrera y trabajadora, la que ha soportado con mayor crudeza el embate de todas las crisis, de todas las reformas laborales, de jubilación y de pensiones se está viendo empobrecida y reconvertida en clase media baja. No han dejado de bajar sus ingresos económicos mientras todos los productos y servicios siguen subiendo. Llegan al punto de empobrecerse de manera endémica. Mientras, las clases dirigentes, la élites económico financieras, la clase bancaria, los grandes empresarios, los altos directivos políticos, las eléctricas, las empresas del Ibex 35, etc. no han dejado de subir sus dividendos obteniendo pingües beneficios.

El ejemplo que voy a desglosar de todo este proceso de empobrecimiento está sacado de la realidad cotidiana de miles de individuos y familias de toda España. Sin ir más lejos, para ilustrar este relato pondré un ejemplo cercano, la vida laboral de mi propio hermano y que representa de manera brutal todo lo que digo.

La crisis económico-financiera (o de la burbuja inmobiliaria en España), se desató a raíz del colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006 y provocó posteriormente en 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime, arrastrando al resto de la economía global del planeta a la crisis de 2008 en el resto países capitalistas.

En 2007, siendo trabajador fijo de una empresa con sede social en Norteamérica, y miles de filiales por toda Europa, la empresa decide plantear un despido colectivo estructural, conocido como ERE (término que parece restarle importancia a sus terribles consecuencia para el empleo digno). Con la excusa de pérdidas en las ganancias previstas, promovió un despido general que nada más en España afecto a más de 300 trabajadores fijos y a sus respectivas familias.

Como en realidad la empresa no dejó de tener trabajo, encargó, a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), nuevas contrataciones, contando en muchos casos con los mismos trabajadores a los que había despedido previamente con el ERE, pero reduciendo sus derechos laborales como antigüedad, facilidad en el despido y, lo más lamentable de todo, bajándoles el sueldo considerablemente.

Así, desde 2007 a 2017 se sucedieron una serie de contratos de trabajo por obra y servicio, y últimamente solamente temporales que propician una mayor precariedad, incertidumbre y desasosiego y que, gracias a las reformas laborales de 2010 y 2012 y su posterior desarrollo, han permitido contratos de solo una semana de duración, que no acumulan antigüedad, que son de una cotización bajísima a la Seguridad Social, donde día que faltas al trabajo se te descuenta entero, donde las vacaciones van incluidas en el sueldo del mes para incrementarlo un poco, pasando de incertidumbre en incertidumbre, saliendo y entrando del paro, donde con cada contrato se ve reducido el salario hasta bajar ostensiblemente de los mil euros. Y, finalmente ya en 2019, con la entrada en vigor de la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, la empresa le dice que no puede "soportar" dichos incrementos en toda la plantilla y lo despide con fecha uno de enero con cincuenta y dos años.

Hasta aquí el relato de una vida laboral cualquiera, la de mi hermano y la de miles y miles de familias en toda España.

Y, ¿cómo hemos llegado a esta situación, a este estado en el que se encuentra buena parte del país, de precariedad, de incertidumbre, de pobreza?

Corresponde plantearse la pregunta que lanza la periodista en la escena final de la reciente película española El Reino. ¿Acaso no habían pensado ustedes, señores de la política, del mundo de las finanzas, del mundo de las grandes empresas que esta situación no se puede sostener así indefinidamente? ¿Acaso no han pensado en el daño que están haciendo a esta clase media, a la clase trabajadora, que es la que sostiene con sus impuestos nuestro sistema social, la que soporta la mayor parte de los envites feroces de la crisis económica?

¿Acaso piensan que manteniéndonos "entretenidos" con este show mediático que tienen montado en este país, con sus programas de televisión de entretenimiento, sus fake news (noticias falsas que circulan por la redes como Facebook, Twitter, Whatsapp), con sus soflamas y arengas políticas que propician el enfrentamiento entre la clase trabajadora, pobres de derecha contra pobres de izquierda, de la clase media, no terminará despertando y se rebelará?

¿Y dicen ustedes que España se está recuperando económicamente?
_______________

Rafael Santana es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Ambon Ambon 15/04/19 11:04

    Es la lucha de clases y la estamos perdiendo desde hace unos 25 años.

    Sé que suena muy antiguo, llevan décadas diciendo que ese concepto no tienen sentido en nuestra época, pero cambia proletariado por clases medias y trabajadoras y cambia burguesía por sistema financiero y tendrás la misma situación de finales del XIX y principios del XX, un trabajo sin regulación, controlado por el empleador y sisn garantías para quien trabaja, todo ello por una supuesta competitividad. ¿Se hundieron las empresas cuando se consiguió la jornada de 8 horas? ¿se hundieron cuando se crea el Estado del bienestar que se sostiene con impuestos? ¿Se hundió la economía con la aparición de las clases medias? Mas bien todo lo contrario en todos los casos.

    Para revertir esa derrota es imprescindible asumir lo que es cada uno, situarse en su trinchera, vamos tener conciencia de clase y actuar en consecuencia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Larry2 Larry2 11/04/19 10:57

    Gracias por el artículo, conozco a bastantes personas que se han visto afectadas por estas situaciones, es decir de ERES  encubiertos, o con hijos que estan con contratos precarios, que siguen apoyando y votando politicas de PP, Cs, o neoliberales, y que echan la culpa a todos los politicos. No lo entiendo no quieren ver las cosas como son, les esta afectando a ellos mismos, y no quieren cambiar la dinámica. Si roban los del PP, que son los suyos, roban todos, si hacen esas prácticas abusivas en el mundo laboral, las hacen todos. los sindicatos debieran maNIFESTARSE más, pero cuando se convocan huelgas o movilizaciones, ni se mueven. Estamos hartos de que ocurra esto, pero la culpa es nuestra, y el asunto es que a mucha gente de derechas también se la está llevando por delante las politicas de los partidos que apoyan. No tenemos solución, no espabilamos. agur. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jat jat 10/04/19 19:06

    Hola Rafael, el caso de tu hermano es triste, pero como bien dices sufrido por igual por miles y miles de familias (o millones diría yo). Preguntas, retóricamente imagino, si las élites piensan en el daño que están causando y si creen que esto durará para siempre sin que la gente se rebele. No tengo ni idea si las élites piensan en la gente, yo creo que les da igual, nos han atomizado, solo actuamos individualmente, es un "sálvese quién pueda" del que no somos conscientes de lo terrible que es hasta que no padecemos en carne propia la crudeza de esta selva de sociedad que hemos creado. El 15M hubo un atisbo de rebeldía, se podrían haber hecho grandes cosas, pero el sistema dominado por los poderes que nombras fue más hábil y supo incorporar el descontento como un engranaje más de la maquinaria que nos aplasta, de eso van a ser 8 años ya y desde mi punto de vista nada ha cambiado, es más, me atrevería a decir que estamos peor. Ojalá, por el bien de la mayoría, terminemos despertando, pero mucho me temo que esto va para largo... Salud!!, gracias por tu artículo y la mayor suerte para tu hermano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.